Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Política

Matan a alcalde de Guerrero mientras comía pozole

El asesinato de políticos en Guerrero es imparable y particularmente, los perredistas han padecido los embates más sangrientos

Por: El Debate

FOTO: Temática

FOTO: Temática

GUERRERO.-  Sujetos desconocidos asesinan a balazos al presidente municipal de Petatlán, Arturo Gómez Pérez, perteneciente a la región de la Costa Grande del estado, cuando se encontraba con amigos en una pozolería.

El vocero de seguridad, Roberto Álvarez informó que de acuerdo a información preliminar de la policia estatal, los hechos ocurrieron a las 23:45 horas cuando sujetos desconocidos agredieron a balazos al presidente municipal de Petatlán, Arturo Gómez Pérez, quien se encontraba cenando con amigos.

El alcalde de Petatlán murió por la gravedad de sus heridas, mientras la Policía  estatal inició operativo en busca del agresor o agresores.

Foto: Ilustrativa
Foto: Ilustrativa

Fue trasladado de emergencia a una clínica de la localidad pero los médicos ya no pudieron hacer nada pues ya no presentaba signos vitales.

Por su parte, la Fiscalía General del estado inició las diligencias respectivas para investigar los hechos.

La víctima era militante del PRD y en los últimos meses trabajaba para lograr su reelección como alcalde.

El cuerpo del alcalde era velado por sus familiares y amigos en su vivienda ubicada en el centro de Petatlán.

Sinónimo de muerte

Guerrero ha vivido un año de violencia ejercida en contra de políticos y funcionarios públicos en la que la peor parte la han sufrido los militantes de partidos de izquierda, de manera específica los del PRD.

Al menos 11 políticos han sido asesinados en lo que va del año y uno más está desaparecido.

De esa manera, ser político se ha convertido en sinónimo de muerte en Guerrero.

Cerca de las 17:00 horas del 26 de abril, el alcalde perredista de Teloloapan,  Robell Urióstegui Patiño, salió en helicóptero de esa localidad.

Sepelio de Demetrio Saldivar.

De manera urgente, abandonó su domicilio, sus funciones y escoltado por elementos del ejército, abordó la aeronave que le había enviado el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores.

Iba asustado, acompañado por toda su familia. Era, la medida que habían decidido adoptar ante las amenazas de muerte que recibió mediante un escrito enviado a su celular por parte de un presunto grupo criminal.

En el mensaje le advertían que le podría ocurrir lo mismo que al ex diputado local y ex alcalde perredista de Acapetlahuaya, Roger Arellano Sotelo, asesinado el pasado 9 de abril.

Los antecedentes eran suficientes para temer por su vida.

Dijo que ante la amenaza se comunicó con el gobernador para que lo apoyara a salir de su municipio.

Una vez puesta tierra de por medio, junto con un equipo de asesores sobre seguridad, decidió que permanecerá en Chilpancingo por cuatro días, mientras se instrumentan medidas de seguridad en torno a su persona para que continúe con sus actividades de presidente municipal de Teloloapan.

Ambiente de riesgo

El de Robell Urióstegui es el último episodio de la guerra que los grupos delictivos parecen haber declarado a los políticos de Guerrero, donde los casos de asesinatos, secuestros y extorsiones se han incrementado en las últimas semanas.

CatalinoDuarte, secueestrado.

En noviembre del 2016, el presidente municipal de Teloloapan, Robel Urióstegui Patiño, ya había admitido el temor de sufrir un atentado ante los intentos de extorsión que recibía por parte de supuestos grupos delictivos.

Decía que en Guerrero, no habíau n solo alcalde que no hubiera recibido ese tipo de amenazas.

Ante medios locales declaró:

“He recibido mensajes, tiene cuatro o cinco días que recibe el último mensaje, son mensajes donde pretende someternos a que nosotros nos prestemos a extorsiones, no vamos a ceder nosotros”.

 

Fue en ese periodo cuando un video difundido en redes sociales,  supuestos integrantes del grupo delictivo de La Familia Michoacana, lo acusaban de traición y respaldar al grupo Guerreros Unidos.

Sobre eso respondió:

“Me someto a las autoridades para que pueda clarificarse este tema de la vinculación que nos quieren hacer, no existe ningún compromisos con algún grupo delictivo, rechazo contundentemente esa vinculación”.

Historias de impunidad

La presidenta nacional del PRD,  Alejandra Barrales, exigió más garantías para los gobernantes en Guerrero. 

Estimó que cerca de 20 alcaldes perredistas han sufrido amenazas por parte de grupos criminales solamente en Guerrero y Michoacán.

Mencionó como ejemplo el caso de Demetrio Saldívar Gómez Gómez, asesinado por dos sujetos armados, quienes le cerraron el paso en un vehículo aparentemente tipo Tsuru y luego lo ultimaron a balazos.

También demandó que haya una respuesta de la Secretaría de Gobernación para investigar los asesinatos de diversos líderes perredistas ya que “no hay respuesta, sino que la respuesta es ver poco a poco que el crimen va cobrando todas estas vidas”.

Criticó que las autoridades locales se han mostrado omisas al no reforzar las medidas de seguridad en los casos denunciados.

Mencionó que durante abril, en menos de 15 días , tres dirigentes del PRD habían sido amenazados de muerte de ellos perdieron la vida y uno más, Catalino Duarte, fue secuestrado.

La secretaria general del PRD, Beatriz Mojica Morga, estimó que se han reportado más de 4,000 asesinatos en Guerrero en el último año y medio, entre los que se cuentan maestros, doctores, enfermeras, empresarios y jóvenes universitarios, “es una problemática grave”, indicó.

Más ataques

En los últimos días en Guerrero integrantes de la clase política han sido objetos de agresiones.

En Acapetlahuaya, la tarde del domingo 9 de abril hombres armados llegaron a una casa del barrio La Guadalupana y a tiros interrumpieron una fiesta familiar.En el convivio se encontraba el ex diputado local y ex alcalde de ese municipio, el perredista Roger Arellano Sotelo.

Las balas le dieron al ex legislador y a su tío, Octavio Arellano Eloisa, quien murió en una clínica de esta ciudad, mientras que Arellano falleció cuando era trasladado a un hospital de la Ciudad de México.

Nicolás Diego Herrera.

Un día después, el lunes 10, dos personas acribillaron a balazos a Modesto Carranza Catalán, el suplente del diputado del PRI, Saúl Beltrán Orozco,compadre del líder criminal, Raybel Jacobo de Almonte El Tequilero.

El miércoles 12, en el municipio de Pungarabato (Ciudad Altamirano), hombres armados se llevaron al ex alcalde y ex diputado federal por el PRD, Catalino Duarte Ortuño, quien continua plagiado.

Y el sábado 16 de abril, el presidente municipal de Alcozauca, Nicolás Diego Herrera, fue secuestrado y dos días después liberado.

También en abril la fracción parlamentaria del PRD en el Congreso local, retiró un punto de acuerdo en el que se iba a tratar el asunto del secuestro del ex diputado local, Catalino Duarte. La familia de la víctima pidió no lo hicieran pues se encuentran en la etapa de negociación con los plagiarios.

Con información de El Universal. 

En esta nota:
  • Tierra de muerte
  • Políticos bajo fuego
  • Asesinato de alcaldes