Selecciona tu región
Política

Mujeres en el poder político, un triunfo obligado en México

El machismo en la política es una realidad en México; Sinaloa es uno de los estados donde menos mujeres han accedido a puestos en el gabinete.

Por David Ortega

-

México.-  Luego de las últimas elecciones en México, las mujeres tuvieron resultados importantes. De 500 curules en la Cámara de Diputados en San Lázaro, 248 serán ocupados por mujeres. De 32 entidades, siete serán gobernadas por mujeres y el 30 por ciento de las presidencias municipales del país estarán a cargo de mujeres también.

Si bien México, en comparación con otros países de la región, ha avanzado de manera significativa en los últimos años en este tema, aún quedan obstáculos en el acceso igualitario a los cargos de representación, porque aún sigue habiendo importantes niveles de violencia política en razón de género y una visión machista, opinaron investigadoras y académicas de la UNAM.

De acuerdo con Enkoll, agencia dedicada a la investigación en opinión pública y estudios de mercado, en su estudio: Paridad de Género en Gobiernos Estatales, para el cual se consultó el sitio web oficial del Gobierno de cada estado, donde aparecen publicados los nombres y cargos de las personas que forman parte de los gabinetes legales y ampliados, tomando en cuenta el gabinete legal de cada estado, se encontró que en cuanto al porcentaje de mujeres en gabinetes de los estados, el estado de Puebla ocupa el primer lugar, con el 65 por ciento de mujeres; seguido de Chiapas, con 56 por ciento, y la Ciudad de México, con 55 por ciento. 

Estados incumplen con paridad 

En el último lugar se encuentra Baja California Sur, con el cero por ciento, es decir, ninguna mujer está presente, y estados como Sinaloa, Nayarit, Sonora, Aguascalientes, San Luis Potosí y Guerrero también están en los últimos lugares, pues solo tienen a una mujer en su gabinete.
Sobre estos datos, Flavia Freidenberg, doctora en ciencia política, investigadora del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM y coordinadora del Observatorio de Reformas Políticas de América Latina, mencionó que es extraño este contraste entre las entidades porque, según la norma aprobada a nivel constitucional en el 2019, se tiene la exigencia de que todos los cargos de designación, como los gabinetes, tienen que integrar mujeres de manera paritaria. Por lo que estos datos son muy importantes, pues entonces, no parecería que las élites políticas de los estados estuvieran cumpliendo con este mandato constitucional.

“Sería importante llamar la atención de los y las gobernantes para que cumplan lo que dice este mandato de paridad”, señaló.

El estudio de Enkoll también muestra lo referente a la paridad en gobernantes de entidades federativas. Después de las elecciones del 2021, seis mujeres gobernarán los estados de Tlaxcala, Baja California, Guerrero, Chihuahua, Campeche y Colima, más la Ciudad de México, con la jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum. Siendo siete, de 32 estados, con mujeres en la gubernatura, lo que representa el 22 por ciento.

Objetivo mundial 

Para Karla Valverde Viesca, adscrita al Centro de Estudios Políticos de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM como académica e investigadora, estos resultados no son algo nuevo, pues se ha luchado mucho para ello.

Refirió que el Parlatino, que promueve la ONU, establece esta idea de la democracia paritaria para no dejar excluidos a varios sectores de la población, como el de las mujeres. Por lo que pretende impulsar la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y de las niñas, y esto se incluyó como un objetivo específico en la agenda 20-30.

“No somos el único país que estamos proponiendo o tratando de transitar hacia eso, hay un esfuerzo global en ese sentido y responde a un marco normativo de una organización de las Naciones Unidas, que va centrando la discusión y va también marcando cierto rumbo”, mencionó.

De ahí que en términos de establecer una paridad como principio y como regla constitucional en nuestro país, los partidos políticos puedan, a través del registro de las candidaturas, postular de una manera paritaria, en términos de igualdad sustantiva entre los sexos y la inclusión de las mujeres en los espacios de decisión pública.

“Qué gusto que se abran estos espacios para las mujeres, pero pues falta, falta mucho, no es un punto de llegada, yo diría que es un punto de partida”, explicó Valverde. 

Obligar a los partidos

Al respecto, Flavia Freidenberg indicó que estos resultados evidencian nuevamente que hubo que obligar a los partidos a poner mujeres candidatas por la reforma constitucional de 2014, reforzada por el mandato constitucional de 2019, además de la exigencia en 2021 de que los cargos estatales también debían cumplir con la paridad.

Para la investigadora, el tener ahora siete gobernadoras significa un salto muy importante en términos de la representación política de las mujeres en el sistema político mexicano, porque esto implica que la representación de las mujeres no solo debe darse a nivel legislativo, sino también en los otros cargos importantes de toma de decisiones. 

“Esto evidencia que si las mujeres están en las candidaturas, ganan elecciones”, dijo. Flavia Freidenberg indicó que México ha vivido en las últimas décadas un proceso de transformación importante respecto a la representación política de las mujeres. La evidencia más clara en este sentido es que, después de dos procesos electorales federales, la integración de la Cámara de Diputados ha resultado paritaria.

En la elección del 2018 se tuvo una integración cuasi paritaria y en 2021 se tienen 248 mujeres legisladoras, de 500 curules, lo que representa el 49.6 por ciento de representación de las mujeres en esta Cámara.

Machismo en la política 

“Si uno mira a nivel Legislativo federal, entonces sí podríamos decir que estamos ante una paridad real, no solo paridad formal en la integración legislativa de la Cámara y, efectivamente, este es un avance sustantivo en relación a la historia política de México”, señaló.  Sin embargo, estas cifras no demuestran la paridad de género en la política mexicana, sino solo en el nivel Legislativo federal, pues a este resultado habría que sumarle otros datos, como los resultados en otros niveles institucionales.

La doctora Valverde comentó que, aunque existía la regla de postular a mujeres para la paridad, por una parte, existe la idea de que las mujeres no pueden, no deben o que mejor se dediquen a otra actividad que no sea la política, parte de la discriminación que enfrentan y, por otro lado, la cultura machista, en la que han sido tradicionalmente los hombres los que se han dedicado a la política, por lo que ha sido complicado “mover esa pared”.

Algo que también sucede en otros ámbitos económicos o empresariales. Sin embargo, con la visibilización del tema, se ha visto que hay mujeres muy preparadas para los cargos de toma de decisiones, agregó.

“No porque tengamos un Congreso con una buena cuota de género y con porcentajes de paridad muy aceptables, nos encontramos en una democracia paritaria, para ello tendríamos que ampliar esto y no dejarlo en el ámbito político-electoral, ampliarlo”, opinó.

Acceso a la igualdad

De acuerdo con Freidenberg, en los Congresos locales, por ejemplo, también se ha incrementado el número de representación femenina, al menos así lo ha observado en el proyecto de investigación, que se encuentra desarrollando en el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, que demuestra que al menos se ha avanzado en 30 puntos porcentuales.

La integración de mujeres en los Congresos estatales desde 1987 a la actualidad, lo que da cuenta de que se ha reducido la brecha de género también en los Legislativos estatales, algo importante para ir reduciendo las diferencias de acceso en la igualdad de hombres y mujeres en la política mexicana. “Pero falta mucho para decir que ya está, ya llegamos y ya el resultado es definitivo en términos de esa igualdad”, aclaró.

Freidenberg expuso que la principal causa que explica la reducción de la brecha de género en el acceso de las mujeres a los Legislativos, estatales o federales, no tiene que ver tanto con que la ciudadanía ahora votó por mujeres, sino más bien con el hecho de que hasta ahora las mujeres han podido acceder a las candidaturas, gracias a que se reformó y se fortaleció el régimen electoral de género, que se refiere a las reglas que establecen el modo en que los partidos políticos deben registrar las candidaturas para los cargos de elección popular.

“En los últimos 30 años, México ha ido fortaleciendo ese régimen electoral de género, primero recomendaba que los partidos pusieran mujeres en las candidaturas, después obligó a los partidos a poner un 30 por ciento, después un 40 por ciento y ya desde la reforma constitucional de 2014, México le exige a los partidos poner paridad de género. Desde que hemos aprobado la paridad, el régimen electoral de género se ha ido fortaleciendo y eso es lo que explica que hoy contemos con más mujeres electas”, explicó.

Hacia un país paritario 

Para Karla Valverde, en el ámbito político electoral en México sí se ha avanzado, pero porque se han buscado reformas constitucionales, legales, de políticas públicas que permiten o promueven una igualdad sustantiva.

“Se supone que también tendríamos que tenerlo en el económico, social, en el cultural, en la vida diaria, pero pues no, todavía no alcanzamos eso”. Freidenberg opinó que México está trabajando por construir un país más paritario, ejemplos de ello son el movimiento amplio de mujeres, el movimiento feminista, las autoridades electorales, tanto jurisdiccionales como administrativas, así como las propias mujeres de los partidos políticos. 

“Por supuesto que siempre se puede hacer más, tenemos deudas pendientes respecto a los órganos locales, a las presidencias municipales que, en esta última elección, las mujeres alcanzarán el 30 por ciento de las presidencias municipales y, sobre todo, que hay que pensar que en una sociedad donde el 50 por ciento de la población es femenina, pues le corresponde el 50 por ciento del poder, al menos en todos los niveles institucionales”, sostuvo.

En palabras de la investigadora, a pesar de que en México se ha avanzado, aún quedan obstáculos, no solo para el acceso igualitario a los cargos de representación por mujeres, pues quedan déficit y barreras en relación a los órganos de designación, como los gabinetes, y aún queda mucho trabajo de transformación cultural porque aún sigue habiendo importantes niveles de violencia política en razón de género, no solo cuando ellas quieren acceder a los cargos, sino también cuando ellas quieren ejercer los cargos en igualdad de condiciones.

Por tanto, México, en comparación con otros países de la región, ha avanzado de manera significativa en los últimos años, pero todavía falta mucho para pasar de la igualdad formal a la igualdad real, afirmó Freidenberg.

Los Datos

Paridad en la Cámara

En la elección del 2018 se tuvo una integración cuasi paritaria y en 2021 se tienen 248 mujeres legisladoras, de 500 curules, lo que representa el 49.6 por ciento de representación de las mujeres en esta Cámara.

Leer más: Estado evade diagnosticar las causas de las desapariciones en México

Las mujeres gobiernan

Después de las elecciones del 2021, seis mujeres gobernarán los estados de Tlaxcala, Baja California, Guerrero, Chihuahua, Campeche y Colima, más la Ciudad de México con la jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum.

"El poder de la oración": mujer reza mientras hombres pelean y se vuelve viral
Síguenos en