Política

Olga Sánchez Cordero, una política poderosa 

Es la primera mujer en la historia de México en ser la titular de la Secretaría de Gobernación, el cargo político más importante después de la presidencia 

Por  Agencia Reforma

Olga Sánchez Cordero, titular de la Secretaría de Gobernación(Reforma)

Olga Sánchez Cordero, titular de la Secretaría de Gobernación | Reforma

Ciudad de México.- Olga Sánchez Cordero, Ministra en retiro de la Suprema Corte de Justicia, es la primera mujer en la historia de México que encabeza la Secretaría de Gobernación, el cargo político más importante después de la presidencia. El clamor de todo este país se llama justicia", subraya Olga Sánchez Cordero, y acompaña sus palabras con el movimiento de las manos.

La primera mujer en la historia de México al frente de la Secretaría de Gobernación, el cargo político más importante después de la presidencia, dice que su compromiso es dar respuesta a esa sentida demanda, a impulsar un desarrollo con justicia social.

"(Hay que) tratar de resolver muchos de los temas que tenemos enfrente, uno de los más importantes y uno de los más difíciles de resolver es la violencia y el crimen.Ya no queremos simulaciones en este Gobierno, de verdad. Queremos avanzar, como diría yo, en la transparencia", afirma después de su charla sobre "La participación femenina en la política", en el teatro de General Terán, en donde tiene una casa de descanso a la que viene más o menos cada mes, acompañada de su familia, desde hace 50 años.

Lleva una especie de huipil corto chiapaneco, pantalón gris perla y zapatos de piso. Tiene 71 años, es delgada, de facciones delicadas y cabello blanco. La ex Ministra de la Suprema Corte de Justicia dice que, hoy, el Ejército Mexicano y las Fuerzas Armadas, en general, tienen muy claro lo que son los derechos humanos y la protección de éstos.

Olga Sánchez Cordero. Foto: Reforma

Lo menciona en relación a la disculpa pública que ofrecería el martes pasado, a nombre del Gobierno, a los padres de los estudiantes del Tec, Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo Verdugo, quienes fueron ejecutados por militares el 19 de marzo del 2010, y señalados como sicarios por el Ejército, en un principio.

Ella se acercó a los padres de ambos en diciembre del 2018, y en el histórico acto oficial, realizado en el Auditorio Luis Elizondo, les reiteró que no los dejará solos, porque sabe que el proceso para lograr la impartición de justicia en este caso aún es largo.

Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo Verdugo eran estudiantes de excelencia del Tecnológico de Monterrey, no sicarios, recalcó la Secretaria de Gobernación, en el evento.

"Por mi conducto, el Estado mexicano hace el compromiso de la reparación integral del daño que provocaron las autoridades desde el 19 de marzo del año 2010". Aunque no precisó en qué consistiría.

Rosa Elvia Mercado Alonso, mamá de Jorge, dijo refiriéndose a Sánchez Cordero:

Recibimos un trato digno como víctimas, trato que ninguna autoridad de ese nivel nos había brindado durante nueve años de búsqueda de justicia.

Inicios

Olga María del Carmen Sánchez Cordero Dávila nació el 16 de julio de 1947, en la capital del País. Fue la primera de los seis hijos de Jorge Sánchez Cordero y Olga Guadalupe Dávila, quien murió cuando ella tenía 25 años. 

Estudió en el Colegio Francés y la carrera de Derecho en la UNAM, siguiendo los pasos de su papá, quien, además, fue notario público. También Olga lo sería más tarde y se convertiría en la primera mujer en asumir esa responsabilidad en el entonces Distrito Federal.

"Mi padre, que en paz descanse, me dijo: 'Estudia Derecho mientras te casas'. No lo critico, te estoy hablando de hace más de 50 años. Mi madre, lamentablemente, dejó esa misma carrera en tercer año porque era mal visto que una mujer casada continuara con sus estudios profesionales. 

"Pero yo no abandoné, a pesar de que me casé cuando estaba estudiando, y mi esposo (Eduardo García Villegas) también era estudiante. Ya tenemos 50 años de casados, felizmente, porque es un compañero de vida para mí", comparte con su voz fuerte y clara.

Olga cuenta que son padres de tres hijos: Olga, Paula y Eduardo, y abuelos consentidores de siete nietos, que son su debilidad. Desde que se casó, General Terán se volvió un terruño entrañable para ella, porque las raíces de la familia de su marido están ahí. 

Los orígenes no son donde uno nace, sino donde el cariño y el amor se encuentran.

Reflexiva, platica ahora que el parteaguas en su vida fue el movimiento del 68, porque marcó la lucha de los jóvenes por las libertades.

"El movimiento culmina lamentablemente en la matanza, y subrayo matanza, de Tlatelolco, en octubre del 68, poquitos días antes de los Juegos Olímpicos. Fue un momento muy tenso para México, pero que se puede recordar como un antes y un después en materia de conquista de las libertades en nuestro País.

Yo era muy joven, pero estuve ahí, comprometida con el movimiento y, además, con mi minifalda, para que no haya duda.

Luego, a principios de los 70, viajó con su esposo y sus hijos a Reino Unido. Ambos iban a estudiar un posgrado en Política Social y Administración en la University College of Swansea. 

"Lo único que llevaban era literalmente la bendición de sus padres, no más que su beca, mucha juventud, ilusiones y tres hijos muy pequeños a los que se las ingeniaban en atender sin descuidar sus estudios, por su enorme deseo de salir adelante", comparte su hija Paula, quien es Magistrada de Circuito.

Ella describe a su mamá alegre, sencilla, trabajadora a decir basta, empática con el dolor ajeno y con los más vulnerables.

Es una persona que tiende puentes. Respeta mucho la otredad y la diversidad ideológica. Estima que es necesaria la diversidad en todos los sentidos, empezando por tener una sociedad plural.

"Y a la par de sus responsabilidades profesionales siempre buscó criarnos lo mejor posible y conservar a la familia unida, aunque se partiera en cuatro".

La hoy Secretaria de Gobernación formó a un buen número de abogados, como catedrática de la UNAM. En 1993 fue Magistrada numeraria del Tribunal Superior de Justicia y dos años después la nombraron Ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Desempeñó esa encomienda durante casi 21 años, en los que se distinguió por su posición respecto a temas polémicos que sigue impulsando, como el uso recreativo de la mariguana, la despenalización del aborto, el matrimonio entre personas del mismo sexo y la ley de voluntad anticipada para una muerte digna.

"Durante más de 10 años fui la única mujer en la Corte y empecé a darme cuenta de que había casos con una auténtica asimetría entre las partes, que no era considerada por los jueces, quienes aplicaban la ley a rajatabla cometiendo injusticias.

"Entonces, empecé a pensar en cómo introducir la perspectiva de género en las decisiones judiciales. Y no sólo la perspectiva de género, la perspectiva indígena, la del adulto y adulta mayor, la de personas con discapacidad y de la infancia. También empecé a escribir y a dar conferencias, que aunque no se llamaban estrictamente perspectiva de género, podrían haberse llamado juzgar con ojos de mujer" 

Uno de los casos más controversiales que enfrentó y por el que recibió duras críticas, ocurrió en el 2013, cuando la Suprema Corte de Justicia ordenó la liberación de la francesa Florence Cassez, quien había sido acusada de ser parte de una banda de secuestradores, y sentenciada a 60 años de cárcel.

La Ministra se basó en las faltas al debido proceso, ya que Cassez no recibió asistencia consular al ser detenida y presentar su declaración, además consideró que el montaje televisivo armado por la Agencia Federal de Investigaciones sobre su captura vició todo el proceso penal.

Quien votó en contra fue el Ministro José Ramón Cossío. Él cuestionó a sus colegas si la liberarían en caso de que fuera otra persona, y argumentó que en casos similares se ordena la reposición del procedimiento, pero que no existía justificación alguna para hacer diferencias con Cassez.

El escritor y periodista Sergio Sarmiento, quien por años ha estado atento a la labor de la Suprema Corte de Justicia, refirió en su columna Jaque Mate que Sánchez Cordero ha sido siempre progresista, por lo que no sorprende verla en un Gobierno de izquierda.

"Pero es progresista en sentidos que, a veces, incomodan a esa izquierda conservadora que tenemos en México. Es, por otra parte, una abogada acostumbrada a defender la ley ante las presiones y la conveniencia política.

Como Ministra fue una férrea defensora de la igualdad de todos ante la ley... No considera que los derechos humanos deban someterse a votación.

A principios de febrero, Grupo REFORMA documentó que la Secretaria de Gobernación tenía un penthouse en Houston, que no aparecía en su declaración patrimonial, pero ella acusó a la Secretaría de la Función Pública de no mostrar ese inmueble valuado en poco más de 11 millones.

Tres días después compartió en su cuenta de Twitter la hoja de su declaración patrimonial, que incluía el departamento en copropiedad con su esposo, adquirido hace 10 años.

"Que quede claro", mencionó en esa ocasión, "tenemos 100 años trabajando, 50 yo y 50 él. Nuestro patrimonio se ha hecho, peso sobre peso, durante 100 años".

Las revistas Forbes y Newsweek la han enlistado en los últimos años entre las mujeres más poderosas de México y del mundo, pero ella no se percibe como la política más empoderada del país.

"Me siento una ciudadana más, con una responsabilidad de la Secretaría de Gobernación nada más y nada menos, pero, por supuesto, que no estoy buscando ni el poder, ni siquiera el sueldo, porque lo estoy donando totalmente".

Sánchez Cordero participó en la elaboración de la Constitución de la Ciudad de México, promulgada el 5 de febrero del 2017. Fue consejera del Grupo Financiero Banorte y senadora.

El notario público de la CDMX Joaquín Mendoza Pertierra dice que la funcionaria ha abierto brecha en todos los campos en los que se ha desempeñado. 

Olga Sánchez Cordero. Foto: Reforma

"Siempre ha buscado cómo proteger a los grupos vulnerables, a los menos favorecidos, pero sin desproteger a nadie, con sensibilidad y una visión integral".

La Ministra dice que sus días inician con el alba, porque se levanta a las cuatro de la mañana para llegar a tiempo a las conferencias matutinas del Presidente Andrés Manuel López Obrador. 

Él nos ha exigido, entre otras cosas, que en seis años tenemos que hacer lo que se hace en 12 años. Entonces, hay que aprovechar todo el tiempo. 

Ella platica que conoce a López Obrador desde que era Jefe de Gobierno del Distrito Federal,  y ella Ministra. AMLO era muy amigo del entonces Presidente de la Suprema Corte, Genaro Góngora Pimentel, quien en varias ocasiones la invitaba cuando se reunían.

La diputada federal Tatiana Clouthier dice que Olga es una mujer adelantada a su tiempo, dinámica, muy capaz y con mucho ímpetu para trabajar.

"En la Secretaría de Gobernación ella aporta por primera vez la visión de las mujeres en términos de apoyar con la gobernabilidad en un País en el que habíamos tenido siempre una visión muy masculina.

Me parece que sale una fórmula interesante, donde tienes a un hombre Presidente y a una mujer en el brazo de la gobernabilidad. Creo que entre los dos aportan una mirada periférica de 360 grados. 

Para la Secretaria de Gobernación, la participación política de la mujer es sumamente relevante porque le da voz a más de la mitad de la población.

"Quiero que se sepa que tengo la mano firme, pero que también tengo un guante de terciopelo.

"No se puede ser Secretaria de Gobernación si no se tiene carácter y una mano firme, pero a la vez comprensiva para todos aquellos que necesitan que se les tienda la mano; eso es definitivo".