Política

Ven vacíos negativos en ley del uso de la fuerza

Artículo 19, como parte del Frente por la Libertad de Expresión y Protesta Social, señala cuatro puntos que afectarían el libre actuar de los ciudadanos

Por  Lorena Caro

Ven vacíos negativos en ley del uso de la fuerza(Foto ilustrativa Reforma)

Ven vacíos negativos en ley del uso de la fuerza | Foto ilustrativa Reforma

Todos los policías del país, las Fuerzas Armadas que participen en seguridad y los elementos de la recién creada Guardia Nacional podrían aplicar la Ley del Uso de la Fuerza.

Esta normativa, avalada por el Senado en el marco de la aprobación de las leyes secundarias de la Guardia Nacional, y presentada como proyecto de decreto, responde al comportamiento que deberán tener dichas autoridades al efectuar detenciones, enfrentar a posibles delincuentes o atender alguna manifestación.

Contempla a su vez la lista de armas letales y no letales que pueden utilizarse, como dispositivos que generen descargas eléctricas o el bastón PR-24, y es permisible de actuar cuando una manifestación se torne violenta. 

Al respecto, Luis Knapp, coordinador de defensa de Artículo 19, destacó que son preocupantes las ambigüedades y las perspectivas con base en las que se redactaron las leyes, que afectan, particularmente, a la protesta social y a la libertad de expresión, pero que sobre todo se distancia del discurso del presidente Andrés Manuel López Obrador, que ha destacado en diversas ocasiones que no habrá represión al movimiento social. 

Ilustración El Debate

Sin apego a derechos humanos 

Desde la Ciudad de México destacó para EL DEBATE que el Gobierno no está teniendo el conocimiento o la perspectiva amplia y conforme a los estándares internacionales que debe regir el uso de la fuerza en contexto de manifestaciones públicas: «Los efectos de esta ley, si se aplican de manera discrecional, arbitraria o amplia, como abre camino la ley, pueden llevar a consecuencias graves de censura.

Pero creo que es más a un mal entendimiento por parte de este Gobierno de lo que implica la libertad de expresión, la manifestación pública, la protesta social, creo que es un concepto que traen arrastrando añejo, de cómo entender la protesta social, pero no lo están entendiendo a la luz de las nuevas normas internacionales que también hay y a la luz del contexto histórico que ha habido en México», destacó. 

El coordinador de defensa de Artículo 19, organización que es parte del Frente por la Libertad de Expresión y Protesta Social, señaló que son cuatro los principales puntos que impactan en el ejercicio de la libertad de expresión y la protesta social con la Ley del Uso de la Fuerza. 

El primero —indicó— es el protocolo para control de multitudes, como lo destaca en los artículos 16 y 40, que —comentó— plantean desde una perspectiva errónea el ejercicio de la protesta social.

Opinó que debe entenderse como un ejercicio de derechos humanos, la libertad de expresión, la libertad de reunión, la libertad de asociación, de opinión, y no como una multitud de personas que solo están saliendo y ocupando las calles del espacio público y que la policía debe controlar. 

Actos de violencia

Agregó que el artículo 27 califica las manifestaciones por «objeto lícito», en el cual se prohíbe el uso de armas letales, pero permite, en una interpretación contraria, que en aquellas manifestaciones que no tengan objeto lícito sí pueda usarse la fuerza: «Incluso, el uso de armas letales. Y eso, ¿quién lo califica? Pues la Policía, el mando operativo. No está protegida por la ley ni la Constitución. Esa ambigüedad que queda ahí es muy preocupante para posteriores interpretaciones, amplias o discrecionales y arbitrarias que puedan hacer los agentes que apliquen la ley», sentenció. 

Otro concepto que menciona es la característica de considerar las protestas sociales como «violentas», en las que sí se aplicaría el uso de la fuerza o iría escalando en aquellas manifestaciones que se tornen violentas. 

Luis Knapp reconoció que esto no implica que no se den actos de violencia, pero ocurren dentro de las mismas manifestaciones, y para ello ya existen leyes que las castigan o responden. 

«Discriminar o individualizar esos actos no califica una manifestación de violenta porque eso también puede ser una excusa para decir que la manifestación se salió de control. Ya se volvió violenta, entonces hay que proceder al uso de la fuerza, hay que dispersarlos, hay que proceder, y entonces agredir a las personas, como ha pasado en años recientes», explicó. 

Por último, mencionó que es preocupante que en el artículo 15 se enumeren las armas que califican como menos letales o incapacitantes porque advirtió que se explica el tipo de arma y no el efecto que puede generar y que, a pesar de ser menos letales, puede causar la muerte: «Un golpe en la cabeza con un bastón, como se le denomina, puede ocasionarle a una persona un derrame cerebral o la muerte definitiva. La descarga eléctrica en algunas personas puede provocarle que el corazón se detenga».

Luis Knapp destacó que una ley de esta naturaleza debe ser abierta al debate, ampliamente discutida y construida con la participación de la sociedad civil, que contemple parlamentos abiertos y un órgano ciudadano regulador de que se cumpla con lo establecido.

Dictamen: Senado aprueba Leyes de la Guardia Nacional

El pasado 21 de mayo, el Senado aprobó en lo general y en lo particular el dictamen por el que se expide la Ley de la Guardia Nacional: 114 votos a favor, cero en contra y una abstención.

Se contemplaron la ley orgánica de la Guardia Nacional; el Uso de la Fuerza Pública; el Sistema Nacional de Seguridad, así como el Registro Nacional de Detenciones. Organizaciones civiles han criticado que no se escuchó a las víctimas ni a los policías para la creación de dichas normas.