Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Política

"Los sobrecostos y la mala planeación se controlan con transparencia"

El comisionado del Instituto de Transparencia, Joel Salas dijo que la transparencia permite meter la lupa a plenitud de tres proyectos insignia de la actual administración

Por: El Debate

"Los sobrecostos y la mala planeación se controlan con transparencia" | Foto: Cortesía

México.- La transparencia y el derecho de acceso a la información son elementos clave para controlar los sobrecostos y la mala planeación de grandes proyectos de obra pública como el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, el Paso Exprés y el Tren Interurbano México-Toluca, afirmó Joel Salas Suárez, comisionado del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI).

Derivado de los hallazgos del estudio “Ojos a la Obra”, elaborado por México Evalúa, Salas Suárez llamó a conformar una alianza con organizaciones de la sociedad civil, medios de comunicación y el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) para promover que las actuales leyes de adquisiciones y obra pública se discutan porque si hay un área donde hay suspicacias de corrupción es en la obra pública y este debate deberá darse mediante un esquema de parlamento abierto.

“El Sistema Nacional Anticorrupción salió con 7 leyes, pero quedaron al menos dos leyes pendientes, la de adquisiciones y la de obra pública. En ese sentido, lo que se deriva de este estudio debe ser muy útil para el debate legislativo y ojalá que estas piezas legislativas se construyan como se hizo el SNA en una lógica de parlamento abierto. Ante esto, la evidencia empírica que nos entrega este estudio ¿cómo puede ser utilizada para resolver aquellos problemas que se identifican son cuestión de una mala ley?” señaló.

Salas Suárez indicó que la transparencia ha evidenciado las deficiencias que existen actualmente en los procesos de contratación de las obras públicas, entre las que destacan: la necesidad de reforzar la etapa de planeación; acotar los tiempos de licitación y contratación porque regularmente se tardan más de lo previsto; la falta de competitividad por descarte de participantes y los sobrecostos, durante la presentación del estudio que realizó México Evalúa denominado “Ojos a la obra”, en el cual se analizaron tres casos de obras públicas emblemáticas de la actual administración.

Destacó que el estudio da un panorama muy amplio a partir de problemáticas específicas que son susceptibles de mejora, señaló que es fundamental analizar la información que contiene para detonar el debate público sobre las contrataciones de obra pública.

“Ojos a la Obra sería imposible sin la transparencia. En estas últimas semanas se ha criticado mucho la pertinencia o no de la transparencia, pero creo que este estudio hoy lo tenemos gracias a que tenemos un andamiaje sumamente robusto que nos permite meter la lupa a plenitud de tres proyectos que de una manera u otra son insignia”, indicó.

Señaló que abrir la información relacionada con las obras públicas es fundamental para garantizar que cumplan con la finalidad de generar condiciones de tener una mayor igualdad en el país, de conectar a distintos sectores productivos, pero también de intentar que los bienes y servicios fundamentales se garanticen para todos.

“Hay que sacar las principales obras de infraestructura de nuestro país de ciclos políticos o de visiones de corto plazo. Proyectos de esta talla y de esta envergadura se tienen que discutir previamente para ver si la inversión que se va a hacer a ese tipo de proyectos, en términos de lo que se dejaría de invertir, son las mejores elecciones que en determinado momento el Estado tomaría para precisamente reducir esa brecha de infraestructura” finalizó.

Participaron en la presentación del estudio Edna Jaime, directora general de México Evalúa; Mariana Campos, coordinadora de Gasto Público y Rendición de Cuentas de México Evalúa y José Octavio López Presa, miembro del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA).

En esta nota: