Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Política

Mujeres advierten del riesgo de la violencia política

Féminas de distintos sectores del estado señalan que la cultura del machismo en la clase política mexicana es una realidad, la cual no deja  avanzar a las mujeres en su participación en el servicio público, en el país

Por: Ernesto Montoya

/img/2018/09/19/dtgvtyjytjrtyj.jpg(Imagen: EL DEBATE)

/img/2018/09/19/dtgvtyjytjrtyj.jpg | Imagen: EL DEBATE

Sinaloa.- Mujeres de Sinaloa reconocen el avance que hay en la entidad en materia de equidad de género, pero advierten el riesgo que representa la violencia política hacia las féminas, fenómeno que no es propio de un estado o de un partido político, sino de todo el país. 

Juana Minerva Vázquez González, catedrática de Ciencias Políticas de la Unidad Académica de Derecho y Ciencias Políticas de la UAS, planteó que la violencia política hacia las mujeres es una realidad en México, por lo que cuestionó: ¿por qué las mujeres renuncian? 

Foto: El Debate
Foto: El Debate

A renglón seguido se respondió: «No creo que alguien que tenga una propuesta diga “no quiero, no me interesa”, y, si es así, habría que revisar a quiénes obligan a inscribir en las candidaturas».

Vázquez González expresó, entonces, que no hay una genuina participación de las mujeres y que es simulada a través de la distribución de las cuotas de género para quienes realmente no tienen interés.

Sobre el caso de las «Juanitas», la profesora e investigadora subrayó que los partidos mostraron de lo que no están convencidos culturalmente, pero que normativamente tienen que hacer: la postulación de mujeres a cargos de representación. «Tan no están convencidos que siempre se andan quejando o siempre andan criticando que no hay mujeres, cuando en los partidos sobran las mujeres. Luego hacen juicios de valor de que no hay mujeres preparadas».

En ese sentido, dijo que, lógicamente, no habrá en el sentido del ejercicio de la política si genuinamente los partidos no promueven la participación política.

Explicó que esa falta de convencimiento en la realidad es tan fuerte que utilizan todas las formas posibles para sacarle la vuelta al cumplimiento de la ley: «Ahora, la consecuencia tendría que ser que las instituciones jurídicas por todas las vías cierren la puerta a esas actitudes machistas de los partidos políticos. En qué sentido, las instituciones jurídicas deben de tener la facultad que cuando se presenten las renuncias de las listas, para que suba el siguiente, deben de utilizar el criterio de equidad; es decir, si renuncia el segundo lugar, que es mujer, que salten al cuarto, que también es mujer, y no el tercero (que es hombre). Que el orden de prelación sea bajo un criterio de equidad».

Nora Alicia Arellano, directora del Instituto Municipal de las Mujeres en Ahome, coincidió en que todavía existe una resistencia de algunos hombres en que la mujer participe en el ámbito político, como es a la hora de elegir a las candidatas: «Se habla que en distintos partidos políticos no existen cuadros (de mujeres)».

No obstante, comentó que, poco a poco, va disminuyendo la resistencia de este sector de la clase política: «Esto es una tarea de todos los días  que tiene que ver con el reconocimiento pleno de los derechos de las mujeres en condiciones de igualdad con los derechos de los hombres, y reconocer que hombres y mujeres ante la ley son iguales».  

Para la directora del Instituto Municipal de las Mujeres en Ahome, la realidad que se vive en Sinaloa es distinta a la que se vive en Chiapas: «Lamentablemente, todavía hay un retraso en cuanto a la forma de la organización social en el respeto de los derechos de las mujeres, caso de Chiapas. En Sinaloa, afortunadamente, las mujeres que participan en la actividad política tienen una conciencia de la importancia de la participación y defienden la participación», explicó.      

Por su parte, Fernanda Rivera, diputada de la bancada del Partido Revolucionario Institucional, sostuvo que en Sinaloa es difícil que se presente una situación como la que sucedió en Chiapas, toda vez que en la entidad hay leyes electorales que garantizan la paridad de género: «En Sinaloa se garantiza la paridad horizontal y vertical, ya en candidaturas o en puestos de la función pública».

 

 

 

 

Política

  • Mujeres panistas quieren la paridad de género en integración de Congreso

Mujeres panistas buscan que se aplique el principio de paridad de género en la integración tanto del Congreso del Estado como de los cabildos de los Ayuntamientos de Culiacán y de Navolato.

Arturo Fajardo, secretario ejecutivo del Instituto Estatal Electoral de Sinaloa, explicó que lo que se alega por estas ciudadanas es que los tribunales están dando un criterio que se llama paridad en la integración donde no solo se queda en cumplir con las reglas de postulación, sino que algunos tribunales están llegando más allá para efecto de, una vez se conozcan resultados, si hay un desequilibrio en la forma de cómo quedaron integrados (Ayuntamientos y Congreso), tratar de llegar a un equilibrio, otorgándole esa diputación (según sea el caso) al género que está desfavorecido, que, en este caso, siempre será a favor de las mujeres, por la desigualdad histórica. 

Detalló que, en caso de la candidata a diputada del PAN, el Tribunal Electoral del Estado de Sinaloa ya dictó sentencia y determinó infundados los agravios: «Hubo una diputación dividida».

Subrayó que se declaró infundado ese agravio por considerar que se había cumplido por los partidos políticos las reglas establecidas por el instituto e inclusive con reglas que iban más allá de lo que establece la ley con condiciones favorables para el género femenino.

Destacó que el caso se impugnó y está en la Sala Regional de Guadalajara, la cual tendrá que resolver en estos días porque tiene que quedar resuelto para antes del primero de octubre. 

El secretario ejecutivo del IEES aclaró que existen precedentes en otras entidades donde se ha aplicado el principio de paridad en el momento de la integración, pero cada caso se debe analizar de manera particular: «No quiere decir que todas las situaciones tengan que atender ese aspecto».

En el caso de Navolato, dijo que el Tribunal Electoral aplicó el criterio (de paridad de género en la integración) porque había una desproporción de seis regidores hombres y tres mujeres. Ahí determinó que se le diera la constancia a una mujer en perjuicio de un regidor hombre. «Ese asunto lo impugnaron, y está en la Sala de Guadalajara».

Agregó que hay otro caso en el Ayuntamiento de Culiacán de una candidata panista que también fue impugnado y está en la Sala de Guadalajara.

Imagen especial/EL DEBATE

Los datos

  • Paridad

De acuerdo con el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, la paridad de género opera como un principio y como una regla constitucional. Como principio irradia a todo el orden normativo; y como regla a todos los órganos de representación popular (federal, local y municipal).

  • Vertical

De acuerdo con el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, la paridad de género es vertical porque implica la postulación de candidaturas de los órganos de elección popular. 

  • Horizontal

De acuerdo con el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, la paridad de género es horizontal porque exige asegurar la paridad en el registro de las candidaturas entre los diferentes ayuntamientos que integran un estado.

Para entender...

  • La paridad de género

Luego de que se dieron a conocer los casos de las «Juanitas» en el estado de Chiapas, donde alrededor de treinta mujeres renunciaron a sus cargos electos por presión política, distintos actores políticos y electorales dieron sus puntos de vista sobre el fenómeno político que estaba sucediendo en esa entidad: las «Juanitas». Un fenómeno que consiste en que las mujeres declinen a sus cargos para ser ocupados por hombres, pero que la reforma electoral del 2014 busca restringir con el principio de paridad de género; es decir, que los partidos deben cumplir con este derecho de igualdad política entre las mujeres y los hombres.

Este principio se prevé tanto en la Constitución Política como en la Ley General de Instituciones y Procesos Electorales y en la Ley General de Partidos Políticos.

En esta nota:
  • Igualdad
  • Sinaloa
  • Función Pública