Política

"Feminizar a la sociedad significa cambiarla", afirman

Para que una mujer llegue a la Presidencia de México, se requiere  feminizar la política y la democracia, advierte investigadora de la UNAM

Por: David Ortega

"Feminizar a la sociedad significa cambiarla", afirman | Especial/EL DEBATE

Ciudad de México. La política exige y dificulta en mayor rango la incursión de la mujer solo por su género, indicó Flavia Freidenberg, académica del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM y miembro del Comité Académico y Editorial del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), en entrevista para EL DEBATE.

«La gente, o si quieres el electorado, todavía sigue siendo un electorado que no entiende la necesidad de la igualdad, pero también hay muchas barreras que enfrentan estas mujeres para llegar a los cargos; es decir, aunque rehagamos reformas, aunque introducimos leyes, aunque obligamos a través de disposiciones, de reglamentos y demás, sigue habiendo mucha exclusión», señaló la fundadora de la Red de Politólogas #NoSinMujeres.

Flavia Freidenberg

Dijo que lo anterior es evidente en el ámbito económico, ya que existe una tremenda y profunda desigualdad en el acceso y en el ejercicio del poder de las mujeres, a lo cual se agrega que tienen que enfrentarse con el mundo para llegar a un cargo de elección popular y, ya lográndolo, las expectativas sobre su desempeño son incluso más elevadas que las que se les impone a los hombres, expuso Freidenberg.

A las políticas se les exige más

«A mí a veces lo que me molesta un poco es que a las mujeres les exigimos más cuando son actoras políticas que lo que les exigimos a los hombres. Las mujeres tienen que ser impolutas, tienen que ser honestas, tienen que ser capaces, tienen que saber coordinar su vida profesional, su vida académica, su vida personal; y a los hombres se les permite todo, y eso me parece que es muy hipócrita de la ciudadanía», dijo. 

Esto debido a que se piensa que las mujeres deben hacer las cosas distintas, «situación que no debe suceder, pues lo mismo se le tiene que exigir a los hombres porque, sino, se reproduce la discriminación», señaló la investigadora. 

Estas ideologías —dijo— aún están presentes en las sociedades, pese a que en América Latina ya ha habido varias mujeres en la Presidencia, quienes —de acuerdo con la investigadora— no ganaron sus elecciones por ser mujeres, sino porque son liderazgos distintos: «Me llamó la atención en su momento que hubiera siete mujeres presidentas en América Latina, eso sí que fue llamativo, pero creo que debemos seguir trabajando», dijo. 

«Yo te digo cómo me gustaría que fueran a mí: feministas progresistas, con agenda de género, incluyentes, honestas, capaces, habilidosas. Estoy pensando en la supermujer», dijo, pero no se puede caer en ello, de ahí la importancia de feminizar la política, la sociedad y la democracia, explicó.

Imagen temática. Foto: AP

¿Cómo feminizar a una sociedad? 

Freidenberg explicó que todo radica en la educación que se da en los hogares a niños y niñas, de ahí la importancia de comenzar a deconstruir todas aquellas ideas en donde lo femenino resulta algo negativo, como hacer que lo femenino deje de ser algo inferior, enseñar a los hijos a cocinar, limpiar y cuidar de sí mismos para ser igualmente competentes en el hogar como se espera que las hijas se desempeñen en el mundo laboral, indicó.

Enseñar a los niños a cuidar de los demás, a expresar sus sentimientos: «Llorar no es cosa de niñas, correr como niñas no está mal, ser niña no es algo débil; hacer que deje de ser un insulto a los pequeños que juega como una niña, que llora como una niña, que hace cosas como niña, como si fuera algo que está mal», puntualizó. A la par, también darle importancia a no aceptar ni hacer bromas sexistas ni reproducir estereotipos. 

Comentó lo fundamental que es esto desde la educación, y enseñar el equilibrio entre vida familiar y profesional: «No es cierto que no se pueda conciliar la vida profesional con lo familiar, tengo que cambiar la manera en que se dan las relaciones de mercado, cuidado, familia y mundo profesional», señaló, además de no reproducir estereotipos ni roles de género y para lo cual los medios de comunicación y la escuela son fundamentales, indicó.

Imagen temática. Foto: AFP

«Las reglas políticas están bien, pero creo que hay un cambio cultural que tiene que acompañar estas reglas institucionales, y para mí ese cambio va por feminizar la política», afirmó, de esa forma todos los ciudadanos deben tener criterio e ir en contra de los propios estereotipos que ya se tienen «porque nos educaron con una visión masculina», señaló. 

Involucrarse en el cambio 

En cuanto al proceso electoral, mencionó que las grandes necesidades que se observan son: se requiere que exista «cancha pareja», equilibrio en el acceso a recursos, la necesidad de dejar de pensar que en el electorado es tonto, dejar de subestimar a los votantes, repensar el tema de las malas prácticas y el clientelismo que permea toda la estructura del sistema político.

«De un sistema político que además no está dando respuestas en términos de seguridad a la ciudadanía y tampoco de bienestar a su ciudadanía, además les exigen que sean ciudadanos de primera cuando no llegan a fin de mes, es absolutamente paradójico», señaló. Es un Estado en una tremenda desigualdad estructural, afirmó.

Asimismo, indicó que existe una grave ausencia de derecho, ya que en el tema de la violencia aún suceden situaciones que no pueden ser toleradas por la sociedad: «Están matando candidatos y candidatas a nivel local casi diariamente, entonces es muy preocupante, y ahí la necesidad de una ciudadanía activa, la ciudadanía que se apropie de la democracia, que se apropie de las elecciones, de los partidos políticos y llamar y convocar a que esta ciudadanía sea responsable en esto», comentó sobre la violencia en el proceso electoral actual. 

Imagen temática. Foto: AP

«Piensen, por favor, qué va a hacer cada uno de ustedes de cara a las elecciones 2018: ¿van a seguir esperando que otros hagan las cosas por ustedes o ustedes van a ir a cambiar esta sociedad? Y eso significa feminizarla», expuso.

Avances y retos

  • Integración paritaria del gobierno en la Ciudad de México

En el caso de la CDMX, la nueva Constitución obliga que no solo las candidaturas, sino en la integración, deba ser paritaria, lo que Flavia Freidenberg calificó de novedoso: «Es un logro en todo el diseño institucional mexicano», dijo.

Sin embargo, será un gran resto a la hora de las votaciones, pues la ciudadanía no va a votar 50 por ciento mujeres y 50 por ciento hombres. «El INE va a tener que hacer un gran ejercicio de innovación para compensarlo», destacó. La Constitución obliga al Instituto Electoral a tomar decisiones que lleven a compensar; es decir, lo que no se gane por mayoría relativa en términos de paridad, se tendrá que compensar con representación proporcional «y eso es un desafío fundamental», explicó.

LOS DATOS

  • 2006

La sonorense Dora Patricia Mercado Castro fue candidata a la Presidencia de México en el año 2006, apoyada por el partido Alternativa,  obteniendo  1 128 850 votos, equivalente a 2.70 por ciento del total.

  • 2012

Josefina Vázquez Mota, panista con trayectoria, fue electa por su partido para aparecer en las boletas electorales del 2012. Vázquez Mota recibió más de 12 millones de votos en la contienda electoral, equivalente al  25.41 por ciento, que no fueron suficientes para lograr que el PAN siguiera en Los Pinos.

  • 1994 

En las elecciones presidenciales de este año contendió Cecilia Soto González con el Partido del Trabajo, logrando el 2.75 por ciento de los votos. 

  • I982 y 1988 

La activista Rosario Ibarra de Piedra fue la primera mujer que buscó la Presidencia de la República en México con el hoy extinto Partido Revolucionario de los Trabajadores. Su lucha política comenzó cuando su hijo Jesús Piedra Ibarra fue desaparecido al ser acusado de pertenecer a un grupo armado comunista en 1974, obteniendo 1.77 y 0.4 por ciento de los votos, respectivamente, en las dos elecciones.

En esta nota:
  • Violencia de género
  • México
  • Mujeres