Salud

Actividades físicas requieren responsabilidad ciudadana

Especialistas en ciencias biomédicas y en microbiología destacan el comportamiento 
del COVID-19 en espacios para ejercitarse, como parques, veredas o gimnasios

Por  Lorena Caro

Aspectos de un gimnasio de crossfit.(Foto: El Debate)

Aspectos de un gimnasio de crossfit. | Foto: El Debate

México.- Luego de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y más de 200 expertos de 32 países señalaran que el COVID-19 puede ser transmitido a través de partículas microscópicas suspendidas en el aire, el retorno a las actividades físicas en parques y gimnasios requiere de una importante responsabilidad por parte de la ciudadanía, destacó Jaime Bustos Martínez, doctor en Ciencias Biomédicas por la UNAM, para EL DEBATE. 

Hasta ahora, la OMS había reconocido que el virus se transmite a través de las gotículas emitidas al toser o estornudar, hablar o respirar; sin embargo, los investigadores han destacado evidencia científica sobre la transmisión por aerosol, que corresponde a las partículas microscópicas, y que, a diferencia de las gotículas, son más pequeñas y pueden quedar suspendidas en el aire y no solo caer a alguna superficie.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Ejercicio a conciencia

Aunque Jaime Bustos Martínez puntualizó en entrevista para EL DEBATE que es más apropiado y menos riesgoso ejercitarse en lugares abiertos como parques o veredas que en lugares públicos cerrados, advirtió que en cualquiera de los casos se debe apelar a la conciencia civil: «Me refiero a que si yo por ejemplo sé que he conviviendo con personas que han estado contagiadas y aun así me voy al gimnasio, yo estoy ahí siendo un foco de infección, entonces más bien un enfoque de conciencia comunitaria y de conciencia civil el que uno sea consciente en que si ha estado en lugares de riesgo, no propagar el virus», afirmó. 

Asimismo, mencionó que es importante saber que al ejercitarse en espacios abiertos el aire puede dispersar el virus, y si este llega a una superficie puede ser inactivado de forma natural con más o menos dos o tres días.

Si la temperatura es alta, el virus incluso dura menos tiempo en el ambiente, según expuso. Pero si además en dicho parque o calle hay mucho viento mientras las personas hacen ejercicio al aire libre, el virus se puede propagar a distancias un poco mayores. En ambos casos, hizo hincapié en que si es respetada la distancia adecuada de 1.5 metros o 2 metros, no se escupe mientras se realiza la actividad, y sobre todo se utiliza cubrebocas, el riesgo disminuye considerablemente.

Precauciones

Si se camina en ambos sentidos —ejemplificó—, y si los ciudadanos se logran encontrar y por alguna razón uno tose por donde va a pasar el otro, es importante tratar de abrirse y tomar distancia. 

El mayor problema respecto al contagio en el retorno a actividades físicas —destacó— se da en los espacios cerrados, sin ventilación y con aire acondicionado. El también químico farmacéutico biólogo por la Universidad Autónoma Metropolitana mencionó que si por alguna razón una persona contagiada esparce el virus en el ambiente cerrado y no se ventila, el virus va a permanecer con más tiempo y puede contagiar a las personas: «Con la declaración de la OMS, se encontró que el virus puede permanecer en el ambiente si no hay corrientes de aire; ahí va a estar flotando, y en algún momento va a caer, pero en un espacio cerrado el virus puede mantenerse por más tiempo. Si no se ventila, el virus permanece, y ese es un problema en los gimnasios donde no hay mucha ventilación», explicó Jaime Bustos Martínez.

Aclaró que el virus no se transmite a través del sudor en el gimnasio o en salas de baile, por ejemplo, sino a través del estornudo y de la saliva, «pero si se toca la boca con la mano y con esa misma mano toca los aparatos, también está contagiando», expuso. 

En el caso de espacios cerrados con aire acondicionado, Jaime Bustos Martínez agregó en entrevista para EL DEBATE que puede provocar que circule más el virus; y si la temperatura es baja, que dure más en el ambiente. 

Permanencia en el aire

Por su parte, César Hugo Hernández Rodríguez, experto en microbiología de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB), abundó que en los espacios cerrados hay un riesgo potencial que se eleva, aunque puntualizó que no hay suficientes aclaraciones para saber el grado de ese tipo de transmisión.

No obstante, coincidió al señalar que el mantenerse en espacios cerrados, sobre todo si estos no tienen la ventilación adecuada, es un riesgo bastante grande: «Es una mala noticia el que se reconozca ahora este mecanismo como una forma más para transmitir la infección, pero el acuerdo que sé es que si todos actuamos en el mejoramiento de la ventilación de espacios cerrados, podemos tener una estrategia eficiente para limitar a medida de lo posible los contagios», consideró. 

Asimismo, detalló que los espacios cerrados en los que se puede dar un mayor índice de contagios son aquellos de menores dimensiones, baja altura de los techos, deficiente ventilación y mayor concentración de personas, además de que «se vuelve un área más peligrosa mientras más tiempo se permanezca en ella», advirtió. 

Además de los espacios para ejercitarse, César Hugo Hernández Rodríguez reconoció otros lugares cerrados con mayor riesgo, como restaurantes, bares, salones de conferencias y conciertos, iglesias y salones de clases, en los que incluso las personas que se encuentran relativamente lejos y guardando la «sana distancia» de dos metros podrían contagiarse unas de otras debido a los aerosoles; es decir, partículas de cinco micras en promedio emitidas al respirar, hablar, toser o estornudar: «Esas partículas pueden permanecer suspendidas en el aire hasta por una hora y alcanzar distancias mucho mayores, hasta de ocho metros, que las gotas más grandes, que duran en el aire menos de un minuto y la distancia que alcanzan es de dos metros», sostuvo. 

César Hugo Hernández, también integrante del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) Nivel III, insistió en la responsabilidad que tiene la población de contribuir a cortar las cadenas de contagio y reducir el riesgo de infección a niveles lo suficientemente bajos para que no representen una preocupación a nivel social.

Ejercitarse con precaución ante COVID-19

  • Ejercitarse al aire libre
    • Mantener la distancia entre personas de 1.5 a 2 metros.
    • Si la persona que corre o camina delante tose o estornuda, colocar cubrebocas o correr por otra vía, ya que algunas de esas partículas pueden mantenerse en el aire si el viento no es muy fuerte.
    • Si el viento es de moderado a fuerte, utilizar lentes, ya que el virus puede transmitirse por nariz, ojos y boca. 
    • Seguir las medidas de sanidad al llegar a casa.
  • Ejercitarse en espacios cerrados (gimnasios y otros)
    • Mantener la distancia entre personas de 1.5 a 2 metros.
    • Usar cubrebocas.
    • Usar lentes.
    • Aplicarse gel antibacterial.
    • Preferentemente los espacios deben contar con ventilación natural. La Organización Mundial de la Salud reconoció que el virus puede permanecer en espacios cerrados.
    • Seguir las medidas de sanidad al llegar a casa.
    • El ciudadano no debe asistir si ha convivido con algún familiar sospechoso o positivo de COVID-19.

Fuente: Organización Mundial de la Salud/Jaime Bustos Martínez, infectólogo.

"Si yo, por ejemplo, sé que he conviviendo con personas que han estado contagiadas, y aun así me voy al gimnasio, yo estoy ahí siendo un foco de infección, entonces más bien un enfoque de consciencia comunitaria y de consciencia civil el que uno sea consciente en que si ha estado en lugares de riesgo, no propagar el virus”, Jaime Bustos Martínez, doctor en Ciencias Biomédicas

"Es una mala noticia el que se reconozca ahora este mecanismo como una forma más para transmitir la infección, pero el acuerdo que sé es que si todos actuamos en el mejoramiento de la ventilación de espacios cerrados, podemos tener una estrategia eficiente para limitar a medida de lo posible los contagios”, César Hugo Hernández Rodríguez, experto en microbiología de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas

¿El aire es un medio de transmisión?

La UNAM explica que no. Es decir, el aire por sí solo no es infeccioso. Cuando alguien contagiado tose, se genera un aerosol con gotitas de saliva o secreciones respiratorias, y ahí está el virus.

Reactivación de gimnasios

Desde el 9 de julio, el Gobierno del Estado de Sinaloa autorizó la apertura de 600 gimnasios en todo Sinaloa. Sin embargo, se acordó la implementación de medidas de prevención, entre ellas tomar temperatura con termómetro infrarrojo antes de ingresar, y si la persona tiene fiebre de 37.5 grados o más, debe ir a su casa, aislarse y hablar al 667 713 0063, call center COVID-19 Sinaloa.

Además, todos los colaboradores deben contar con cubrebocas, goggles y caretas, así como desinfectar las superficies y los objetos cada 30 y 45 minutos, y se permite máximamente una persona por cada quince metros cuadrados. La Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios de Sinaloa (Coepriss) es quien vigila que estos espacios cumplan con las medidas de sanidad.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo