Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Alerta: Virus Coxsackie amenaza la salud de tus niños

Hasta el momento se tienen registrados 61 casos de este virus en México

México.- El virus Coxsackie pertenece a la familia de los enterovirus (que incluye también los virus de la poliomielitis y el virus de la hepatitis A), los cuales viven en el tracto digestivo de los seres humanos. Estos virus se pueden contagiar de una persona a otra, por lo general a través del contacto con manos sucias o superficies contaminadas con heces, donde pueden vivir varios días.

En las zonas tropicales, las infecciones se producen durante todo el año, pero en climas más fríos los brotes del virus Coxsackie ocurren más a menudo en verano y otoño.

Un bebé con este virus. Foto: Twitter

En la mayoría de los casos, los virus Coxsackie provocan síntomas leves parecidos a los de la gripe, que desaparecen sin tratamiento. Pero en algunos casos pueden generar infecciones más graves.

Los virus Coxsackie son muy contagiosos. Suelen propagarse de una persona a otra a través del contacto con manos sucias y superficies contaminadas con heces. También se pueden contagiar mediante las gotitas de líquido que se expulsan al estornudar o toser.

Ronchas en la palma de la mano

Cuando una comunidad se ve afectada por un brote del virus Coxsackie, el riesgo de infección es mayor entre los bebés y los niños menores de 5 años.

El virus se propaga con facilidad en contextos grupales, como los que se dan en los colegios, las guarderías o los campamentos de verano. La infección por el virus Coxsackie es más contagiosa durante la primera semana de enfermedad.

Signos y síntomas

El virus Coxsackie puede producir una amplia variedad de síntomas. Alrededor de la mitad de los niños infectados por el este virus no muestran síntomas. Algunos niños tienen fiebre alta repentina, dolor de cabeza y dolores musculares. Otros presentan también dolor de garganta, malestar abdominal o náuseas.

Un niño infectado por el virus Coxsackie puede tener fiebre sin presentar ningún otro síntoma. En la mayoría de los casos, la fiebre dura unos 3 días y luego remite.

En lengua y garganta. Foto: Twitter

Aparte de la fiebre, el virus Coxsackie puede provocar distintos síntomas que afectan a diferentes partes del cuerpo:

Enfermedad mano-pie-boca: un síndrome causado por el virus Coxsackie que cursa con ampollas rojas y dolorosas en la garganta, la lengua, las encías, el paladar duro y la cara interna de las mejillas, así como en las palmas de las manos y las plantas de los pies.

Prevención

No hay ninguna vacuna para prevenir la infección por el virus Coxsackie. Lavarse las manos es la mejor manera de protegerse.

Recuerde a los miembros de su familia que se laven las manos con frecuencia, sobre todo después de ir al baño (en especial, en los lugares públicos), después de cambiar pañales, antes de las comidas y antes de preparar alimentos.

Los juguetes que se comparten en las guarderías deben limpiarse de manera regular con un desinfectante porque el virus puede vivir en estos objetos durante varios días.

Los niños que contraen una infección por el virus Coxsackie deben faltar a la escuela o a la guardería durante varios días para evitar el contagio.

La duración de la infección por el virus Coxsackie varía mucho. En los cuadros que sólo cursan con fiebre, la temperatura del niño puede volver a la normalidad al cabo de 24 horas, aunque la duración promedio de la fiebre es de 3 a 4 días. La enfermedad mano-pie-boca suele durar de 2 a 3 días y la meningitis viral puede durar de 3 a 7 días.

Otros casos

En el Estado de México ya se han presentado varios casos del virus Coxsackie en escuelas primarias, el cual provoca sintomas como ampollas en algunas partes del cuerpo como pies y manos, así como fiebre.

Gustavo Michua, El líder de la sección 17 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). Aseguró no tener casos reportados de estudiantes afectados por el virus en el valle de Toluca, sin embargo se tomarán medidas necesarias,se dará recomendaciones a las familias y a los directivos de los planteles para tratar de evitar esta infección.

Foto: El Sol de Toluca.

Así mismo, en caso de que un menor presente síntomas de inmediato se llamará a los padres para que sean atendidos y de igual manera sean retirados del plantel para evitar el contagio a más compañeros.

De acuerdo a declaraciones del director del Centro Estatal de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades (CEVECE). El virus Coxsackie es más usual en guarderías y escuelas debido a que se transmite muy fácilmente por cualquier contacto, por eso detalló que es importante mantener las manos limpias y estarselas lavando constantemente.

La directora de Políticas Públicas de la Secretaría de Salud, Concepción Carmona Ramos, señaló que en Hidalgo se mantienen atentos al desarrollo del virus coxsackie, ya que se tiene el registro de 61 casos en esta entidad y que mantiene en alerta a los estados vecinos.

Ronchas en la piel. Foto: Twitter

Precisó que entidades como Tlaxcala y Estado de México, han emitido una alerta por el brote que afecta a niños menores de 10 años, sin embargo en Hidalgo la situación no es alarmante, pero se sigue de cerca su desarrollo.

La funcionaria pidió a los padres de familia y a las autoridades educativas estar pendientes de los síntomas que presenten los infantes, entre ellos, fiebre, erupción similar a ampollas generalmente en manos, pies y boca, además de que este padecimiento es contagioso, por lo cual se pide que si los niños presentan algún problema de salud por este virus no acudan a las escuelas.

En el estado el brote se ha registrado en la zona centro como Pachuca, Mineral de la Reforma, Tizayuca, la regionales de Tula-Tepeji entre otros.

Un caso en México. Foto: Diario de Toluca

Destacó que al no ser un padecimiento sujeto a vigilancia epidemiológica no se puede hacer un comparativo con otros años, sin embargo es un hecho que se ha incrementado su presencia en este 2017.

La funcionaria destacó que al haber una mayor afectación ente los escolares se mantiene una coordinación constante con la Secretaría de Educación Pública, para llevar un control de casos y de vigilancia.

La enfermedad tiene un periodo de entre siete y 10 días, además de que no tiene un tratamiento específico y se busca controlar la fiebre.