Selecciona tu región
Salud

Alertan por desinformación sobre vacunas Covid-19 en internet

Ante malos datos y mitos en redes sociales sobre la vacunación contra covid-19, el antídoto es ser críticos y recurrir siempre a fuentes oficiales o expertos.

Por María Sánchez

-

México.-  No es equivalente afirmar que muchos de los enfermos de gravedad con Covid-19 han sido vacunados a asegurar que todos los que ya fueron vacunados enfermarán de coronavirus de manera grave.

La última sería una concepción errónea de la realidad, pero es algo que toman como premisa algunas personas cuya idea es no vacunarse. Incluso hay trabajadores del sector salud y a quienes las personas tomarían como autoridad.

El infectólogo Benjamín Madrigal Alonso, en entrevista para Debate, comentó que mucha de la información y datos que señalan las personas en contra de la vacunación, si bien son ciertas, no abarcan toda la verdad y tampoco explican la realidad fehacientemente, pues su interpretación se queda corta al no tomar en cuenta todo un universo de datos para dar una opinión contra las vacunas actuales.   

Un caso de desinformación

Como ejemplo, veamos el siguiente caso: luego de una manifestación por el derecho a no vacunarse en la ciudad de Culiacán, llevada a cabo el día 13 de agosto del 2021, un hombre a favor de esta causa hace una entrevista a un trabajador del sector salud que labora en el Laboratorio Estatal procesando muestras provenientes de los hospitales del sector salud.

Hasta el día de ayer, la entrevista se ha difundido por video a través de redes sociales como Facebook y WhatsApp, en ella ningún participante usa cubrebocas.

El entrevistador menciona que la vacunación es una imposición y que tienen derecho a no vacunarse; además, se muestra inconforme con el hecho de que se diga que son los no vacunados los que contagian a los vacunados, argumentando que son los vacunados los que en realidad enferman de gravedad, y que ahí tienen pruebas. 

El trabajador del Laboratorio Estatal (donde se reciben muestras de todo el estado), asegura que, comparado con el año pasado, este 2021 había disminuido la cantidad de muestras positivas de pacientes graves que les llegaban, por lo que se había “pensado que estaban disminuyendo los casos de covid”, a razón de que ya recibían solo tres o cuatro diarias, pero también aseguró que desde un mes a mes y medio anteriores a ese día de la entrevista, empezaron a recibir cantidades muy grandes de muestras positivas a Covid-19, contando que un día había recibido más de 80 muestras.

“Tengo la facilidad de tener la información de cada una de las muestras, viene el nombre de la persona, sus datos clínicos y últimamente ya viene la información de si ha sido vacunado o no vacunado”, menciona el trabajador.

El hombre prosigue comentando que, de las 80 muestras que recibió ese día, alrededor de 12 habían sido de personas vacunadas, y que de esas 12, 6 u 8 correspondían a personas con covid-19 grave.

Sin decir cifras exactas o periodos de tiempo exactos, el trabajador de la salud continuó diciendo que a la siguiente semana aumentó de un 10 por ciento a un 50 por ciento de muestras positivas de vacunados del total que estaban recibiendo en el laboratorio, y que el último domingo que estuvo trabajando ya había recibió muestras positivas con arriba del 90 por ciento de vacunados: “entonces, es mayor la cantidad de vacunados que los no vacunados los que se están enfermando”, aseveró. Quien daba su testimonio también mostró una serie de hojas donde se encontraban los datos de los pacientes, afirmando que más recientemente en un solo día contó más de 100 muestras de enfermos de covid-19, en las cuales más del 90 por ciento de personas vacunadas eran las positivas graves.

El entrevistador, por su parte, aseguró: “esto apenas lo vamos comenzando (dice nombre de entrevistado), y vamos a seguir tratando de hacer que la gente nos entienda y vea la realidad del asunto”.

Primer análisis de sus datos y argumentos

Como se puede captar, la información dada resulta alarmante, sesgada y, por lo tanto, engañosa. Analizando los argumentos de estas personas, el doctor, catedrático e investigador Benjamín Madrigal Alonso piensa que quienes digan que son solo los no vacunados los que se enferman, tiene una visión parcial de los resultados que tiene a la mano, ya que ve la situación desde el punto de vista de un trabajador, técnico en laboratorio, no de un experto.

“Hay lo que se llama en estadísticas sesgo de selección, es decir, esos resultados que él puede mostrar son totalmente parciales, no tienen ninguna validez como para soportar un análisis estadístico”, mencionó Madrigal.

Además, la persona que da la opinión sobre los resultados “quizá no es consciente de ello, pero se siente experto en covid-19; esa persona o esas personas se sienten expertas en covid y están emitiendo opiniones y ni si quiera tiene una idea clara de otras variables que afectan al hecho de que personas vacunadas se encuentren hospitalizadas: la carga viral, las probabilidades de contagio, el manejo de aerosoles, todo lo que pueda haber en las posibilidades de transmitir enfermedad, el cómo transmites la enfermedad en espacios cerrados, cómo lo transmite en espacios abiertos”, las comorbilidades de las persona enferma, la edad y un largo etcétera a tomar en cuenta. 

El trabajador de la salud mencionó que el año pasado habían recibido una gran cantidad de muestras, y que este año se enviaron menos muestras, y luego desde hace mes y medio nuevamente empezaron a tener muchas.

Para Madrigal esto quizá no tenga que ver con el número de enfermos directamente en hospitales, si no con la propia disposición de las pruebas de laboratorio en el estado, como en todo México.

“Hay que recordar que llegó el momento en que se determinó que ya no se iban a hacer pruebas diagnósticas, y aquí si me consta porque en Aguascalientes conozco varios médicos, sobre todo generales, que son a los que metieron a hospitales a áreas covid a manejar ventiladores, ellos me decían “No, es que a nosotros nos dijeron que nada más a los graves hay que hacerles pruebas, y todos lo no graves que llegan los regresamos a su casa y listo”, es decir, se dejaron de hacer pruebas en no graves por indicación oficial y, por lo tanto, ahora todas la que se envían a analizar son seguramente en su mayoría de graves.

Aquí cabe destacar otros datos que no está tomando en cuenta el trabajador del laboratorio estatal, el número real de quienes padecen covid-19, estando vacunados y que serían de casos leves a moderados, y cuyas estadísticas tampoco señalan por él, estableciendo sesgos y malinterpretando de este modo los resultados.

Profundizando en la respuesta

Dentro de los argumentos que manejan estas personas, está decir que el sector salud y los médicos ocultan información o que no la han dado de forma correcta. Desde el punto de vista del experto en infectología Benjamín Madrigal, el pensar que son solo los vacunados los que están enfermando es algo fuera de la realidad. 

De hecho, el 17 de agosto, Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud, informó sobre el tipo de pacientes que están llenando los hospitales: el 93 por ciento no tienen vacunación, 4 por ciento están vacunados parcialmente, es decir, no tienen una protección completa y eficiente.

Además, del total de los hospitalizados, solo un 3 por ciento ha recibido un esquema completo. “Debe completarse el esquema de vacunación para conferir la protección adecuada a la persona”, destacó Benjamín. Las cifras de Sinaloa resultan en proporción similares pues, hasta el 31 de julio, el 16 por ciento de los hospitalizados tenían una dosis y solo 1.6 por ciento tenía esquema completo. Quedando el 82.4 por ciento de personas sin vacunar entre el total de las hospitalizadas por coronavirus.

¿Son malas las vacunas?

Para indicar que hay algún problema con las vacunas y que ya sea que son la causa directa de la hospitalización se requiere investigar y analizar qué es lo que está sucediendo con esos vacunados con esquema de dos dosis que ingresa al hospital, quizá se contagian antes o poco después de haber recibido su dosis: “recibir esquema completo no quiere decir que ya estoy protegido, y al día siguiente ya puedo salir a hacer lo que sea”, pues hay que recordar que la inmunidad efectiva tarda en aparecer al menos de 14 a 21 días luego de la administración de la segunda dosis, explicó el médico.

Mucha gente, al recibir su segunda dosis, se olvidó de todas las medidas de prevención, lo cual no es conveniente, pues puede contagiarse y enfermar de gravedad al no tener la suficiente cantidad de anticuerpos circulando en su organismo. El doctor insistió, además, en que ninguna vacuna evita al 100 por ciento que la persona se contagie, por lo que siempre habrá un porcentaje de vacunados con esquema completo que presenten la enfermedad.

Las vacunas y la inmunidad que aportan

En México hay un gran mosaico de vacunados, no hay homogeneidad en la población vacunada, porque se habían utilizado hasta siete vacunas distintas para inmunizar a la población contra el coronavirus. Si todos, por ejemplo, estuvieran vacunados con Moderna, se garantizaría que solo una minoría enfermaría de covid de manera tan intensa como para ir a un hospital, debido a la eficacia de esas vacunas (94.1 por ciento), “pero la cuestión está que tenemos vacunas con diferente eficacia y esto va a hacer que para México tengamos un mosaico de inmunidad muy complejo de descifrar”, expresó Benjamín.

Así, por ejemplo, los vacunados con CanSino son los que menos protección tienen en función de poder contagiarse y desarrollar enfermedad leve, para evitar hospitalización tienen solo el 90 por ciento, es decir, el otro 10 por ciento estaría desprotegido, lo que significa que muchos de los vacunados pueden enfermar de manera leve, desarrollar enfermedad grave o morir. No se ha garantizado que todos los vacunados están salvados, las autoridades sanitarias lo han dicho muchas veces. “Se ha insistido en el uso de cubrebocas, en la distancia, en el lavado de manos, como las medidas clave aun estando vacunados”, comentó Madrigal Alonso.

No vacunarse propagará la infección

En cuanto a afirmar que los no vacunados son quienes están contagiando, esto es más que posible. “Los contagios tienen que venir de algún lado”, menciona el especialista, “ y si en un momento dado yo me contagio, lo más probable es que me contagie de los no vacunados. La ley de la probabilidad lo establece, aquí no es de que yo crea”, pues son las personas que tienen en desarrollo una gran cantidad de virus las que pueden transmitirlos. 

El médico recordó que cualquier persona que tenga la variante delta tiene una mayor carga viral y, por tanto, va a contagiar con mayor facilidad. Actualmente, muchos de los no vacunados son los rebeldes a la vacunación y son también quienes conviven con todos los demás como si nada pasara, lamentó Madrigal. Son ellos los que van a enfermarse con más frecuencia y, a su vez, van a contagiar a más personas, vacunados y no vacunados, por tanto, “quien asegure que los no vacunados son inocuos y que no contagian, se equivoca”, y que hay que mantenerse atentos ante este tipo de información sin fundamentos, concluyó Madrigal. 

Para entender...

¿Qué es un movimiento antivacunas?

Se define como el rechazo de una o varias vacuna a pesar de su disponibilidad, basándose muchas veces en mitos, falacias y datos malinterpretados. Aun cuando múltiples estudios han refutado los argumentos antivacunas, como la demostración de una disminución de la morbilidad y mortalidad en el mundo por el uso de vacunas en un 92 por ciento y 99 por ciento, respectivamente, a lo largo de los años, desde el surgimiento de estas, el movimiento antivacunas sigue vigente y se vuelve creativo, adaptándose al momento en que se vive, tal es el caso de los mitos difundidos actualmente en contra de las vacunas que palian la covid-19.

Lo anterior hace necesario utilizar estrategias científicamente respaldadas que refuten la mala información de quienes abonan al movimiento antivacunas y así evitar que este siga creciendo, ya que el rechazo a las vacunas va en detrimento de la salud general de la población (OMS 2019, Ramírez Aranda y col., 2020).

Los Datos

Vacunas autorizadas

En México, hay un total de ocho vacunas autorizadas para su aplicación. Corresponden a los activos de: Pfizer/BioNTech,
AstraZeneca/Oxford, 
Sputnik V, 
Sinovac,
CanSino,
Covaxin,
Johnson & Johnson y  recientemente, el 18 de agosto, han sumado a 
Moderna (Segob, 2021).

Leer más: México supera las 251 mil muertes por Covid-19; existen más de 149 mil infectados

Función de las vacunas

Las personas vacunadas sí pueden infectarse y transmitir la enfermedad de covid-19. Las vacunas reducen el riesgo de desenlaces no deseados, como hospitalizaciones y defunciones (López-Gatell, 2021).

Arrojan a bebés sobre alambre de púas en aeropuerto de Afganistán (VIDEO)
Síguenos en

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Debes ingresar un E-mail valido. Ha sucedido un error en la suscripcion.
¡Tu suscripcion ha sido exitosa!

Suscribirse implica aceptar los términos y condiciones