Salud

Algas marinas, nueva fuente rica en Omega 3

Cosechar microalgas no solo es una alternativa más sostenible que la pesca, sino que las algas tampoco parecen conllevar el riesgo de polución con contaminantes.

Por  Juan Leyva

Foto: Pixabay

Foto: Pixabay

Estados Unidos.- Hay muchos motivos para consumir omega 3, que son abundantes en el pescado y sus aceites.

Pero un consumo alto de pescado y de sus aceites ha creado una escasez en todo el mundo. Además, el pescado puede ser caro, y también hay preocupaciones sobre las toxinas, por ejemplo el mercurio, que afectan a muchos pescados grasos en cierta medida. Como los ácidos grasos omega 3 tienen un rol en la vista, la salud del cerebro, la reproducción, y una piel y un pelo sanos, se están buscando otras fuentes.

Una fuente que también es una bendición para los veganos es los omega 3 de las algas marinas, que son ricas en compuestos antiinflamatorios y antioxidantes, carotenoides, vitaminas y aminoácidos esenciales. De hecho, los peces se hacen tan ricos en omega 3 porque comen esas algas.

Cosechar microalgas no solo es una alternativa más sostenible que la pesca, sino que las algas tampoco parecen conllevar el riesgo de polución con contaminantes.

Los científicos apenas están comenzando a explorar los beneficios para la salud de las microalgas y la mejor forma de cosecharlas. Pero unos estudios pequeños ya han encontrado que las cápsulas de aceite de algas pueden ser igual de efectivas que comer salmón o tomar los complementos de aceite de pescado tradicionales. Aunque ya hay microalgas disponibles en forma de cápsulas o gotas, es posible que en un futuro no muy lejano las veamos en la comida y las bebidas.

También recuerde que algunos alimentos de origen vegetal suministran ácidos grasos omega 3, como el aceite de canola, las nueces, las semillas de lino molidas y el edamame, por mencionar unos cuantos. El problema es que contienen ALA, o ácido alfa-linolénico, un omega 3 que es más difícil de procesar y usar para el cuerpo que el EPA, o ácido eicosapentaenoico, o el DHA o ácido docosahexaenoico, que se encuentran en el pescado. Pero son alternativas viables, sobre todo si una persona no come pescado.