Selecciona tu región
Salud

Ansiedad y soledad principales causas de llamadas a líneas de ayuda durante la pandemia

Ansiedad y soledad, los principales motivos registrados en centros de ayuda psicológica por teléfono durante la pandemia de covid-19.

Por María Sánchez

-

México.-  La pandemia de Covid-19 ha afectado de forma significativa la salud mental de las personas alrededor del mundo. Un estudio reciente de al menos 8 millones de llamadas hechas a las líneas de ayuda en 19 países y regiones encontró que los pedidos de auxilio aumentaron durante la primera ola de contagios, teniendo como principal causa la soledad y las preocupaciones inherentes a la pandemia y al confinamiento.

Lo anterior lo relató Heidi Ledford, de la revista Nature, quien mencionó que el análisis titulado como “Preocupaciones de salud mental durante la pandemia de covid-19 según lo revelado por las llamadas a la línea de ayuda” y publicado el 17 de noviembre, es uno de los más grandes dentro de aquellos que están en la búsqueda de respuestas a los desafíos de la salud mental durante la crisis sanitaria actual. 

Las personas querían hablar

En el estudio mundial sobre salud mental, los autores mencionan que las llamadas a las líneas de ayuda se precipitaron después de la primera ola inicial de infecciones por coronavirus en el 2020.

El aumento de llamadas  al tener la pandemia ya instalada fue de hasta un 35 por ciento más alto que antes de esta. La información recabada en los países participantes en la investigación reflejó las intenciones de los usuarios, “estaban ansiosos y solos, en lugar de experimentar abusos o impulsos suicidas”, señaló Ledford.

Leer más: Ómicron se extiende sin causar muertes de momento pero afectando la economía

En la opinión de Marius Brülhart, economista y coautor del artículo, lo que las personas manifestaron era la necesidad de hablar con alguien sobre lo que estaban viviendo durante la pandemia. “No hubo señales de una explosión en las llamadas debido a violencia doméstica o suicidio”, declaró, recalcando que esto no implica que estas no se hayan dado en algunas regiones en el globo.

Confinamiento y economía afectaron

Explicando más a fondo los hallazgos, mencionaron que al iniciar la pandemia, con la subida de casos hubo también mayor temor a un aumento de las crisis de salud mental, incluidos los suicidios y la adicción y el abuso de la pareja íntima. Empero, Heidi señaló que Brülhart y sus colaboradores no encontraron datos que ubicaran esta problemática en los países analizados.

“Eso no invalida el sufrimiento de algunas personas o estudios anecdóticos o regionales que podrían haber encontrado resultados diferentes”, recalcó Brülhart; solo quiere decir que dicha tendencia no surgió de los datos de la línea de ayuda a gran escala que recopiló con sus colaboradores.

Cabe mencionar que, de acuerdo a los datos recogidos, en países como Francia y Alemania, las líneas de ayuda telefónica recibieron más llamadas relacionadas con el suicidio cuando los bloqueos se volvieron más estrictos (se mantuvo el confinamiento y se cerraron todo tipo de centros recreativos, incluyendo restaurantes y bares).

Este tipo de llamadas disminuyó con la llegada de apoyo financiero del Gobierno, como pagos para trabajadores sin licencia y negocios en dificultades.

La salud mental y el ambiente

Los investigadores señalan que, más que causales, los resultados son correlativos, es decir, no se puede conocer si la asistencia financiera fue la causa de que las llamadas relacionadas con el suicidio en Francia y Alemania disminuyeran, pero los resultados indican que vale la pena tomar en cuenta estos datos e investigar más.

Una conclusión interesante que resaltó Ledford es que la salud mental es ecológica, por tanto, lo que sucede en nuestro medio ambiente y comunidades nos impactan y afectan, siendo los aspectos financieros una parte importante de ese medio ambiente social en el que vivimos.

El enfoque del estudio proporcionó “una manera interesante de rastrear los cambios en la salud mental a medida que ocurren”, compartió a Lendfor Cindy Liu, psicóloga clínica del Hospital Brigham and Women en Boston, Massachusetts.

Dejando en claro con ello que no hay una manera excelente de monitorear la salud mental, pero es posible aproximarse a la realidad y a otros enfoques de la misma mediante estudios como el ya descrito.

Los Datos

El estudio

Los datos se recopilaron de las líneas telefónicas de ayuda en caso de crisis de 19 países y regiones del mundo, incluidos Estados Unidos, China, Líbano y 14 países europeos. La información extraída incluyó los motivos de las llamadas, pero no los datos demográficos de las personas que llamaban, porque en muchos casos fueron anónimas. El número inicial de llamadas podría haberse visto afectado por problemas de personal, porque muchas líneas de ayuda informaron estar abrumadas tanto por el volumen de llamadas como por la escasez de personal (Brülhart, 2021).

Leer más: La variante Ómicron en México, un reto sanitario para todos

Llamadas

La mayoría de los pedidos de auxilio telefónicos del estudio fueron hechos por primera vez o de manera esporádica antes y después de la pandemia. Fueron las mujeres las que más llamaron a las líneas de apoyo en todo el mundo (Brülhart, 2021).

Joven encuentra a su perro perdido después de 6 años, pero con otro dueño
Síguenos en

María Sánchez

Reportera de Investigación

Ingresé a EL DEBATE en febrero del 2019, trabajo en la redacción de Culiacán. Tengo formación en Fact Checking y periodismo de datos, curso impartido por Knight Center for Journalism en las Américas, así también, otros cursos de formación en el ámbito periodístico como uso de lenguaje inclusivo y de periodismo especializado en derecho electoral. Actualmente escribo sobre una gran diversidad de temas desde las ciencias exactas hasta humanidades, en el departamento de Investigación de DEBATE apoyándome en búsquedas rigurosas en material oficial y científico, bases de datos gubernamentales y no gubernamentales, entrevistas a personalidades públicas, del medio político, académico, expertos en temas, así como a líderes de la sociedad civil, entre otros. Mi misión es dar a los lectores artículos con información veraz, relevante, útil y novedosa de diferentes campos en un lenguaje asequible, además de sensibilizar a la población con temas referentes a lo humano. Mi formación lo respalda. Estudié la licenciatura en química farmacéutica bióloga y una maestría en ciencias con orientación a la biotecnología ambiental en la Universidad Autónoma de Sinaloa. En 2020 recibí dos seminarios en el centro Transpersonal de Buenos Aires, Argentina, uno denominado Vínculos y emociones y otro más sobre Psicología y espiritualidad. Tomé un Diplomado para la Paz Aplicada impartido en Culiacán por la Universidad de San Diego, California, en 2018 y más tarde en 2019 participé como colaboradora en el proyecto de investigación “Todos tenemos una historia”, formando parte de la Comisión Ciudadana de la Memoria en Culiacán, organizada por el Instituto Transfronterizo de dicha universidad y como líder de equipo de investigación. Dediqué más de tres años de labor docente en el Tecnológico de Monterrey Campus Sinaloa, donde me formé en educación y participé en la elaboración de proyectos y documentos académicos. Formé parte de la Red de Educadores Ambientales de Sinaloa (REAS), donde participé en la elaboración del marco conceptual de la organización y su plan de trabajo. Tengo la intención de seguirme preparando y crecer en compañía de mis compañeros en EL DEBATE, y continuar haciendo con ellos las alianzas que nos han integrado como un equipo sólido dentro de la empresa.

Ver más

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Debes ingresar un E-mail valido. Ha sucedido un error en la suscripcion.
¡Tu suscripcion ha sido exitosa!

Suscribirse implica aceptar los términos y condiciones