Salud

Artritis gotosa, una de las causas del dolor de rodilla

El dolor por artritis gotosa duele hacerse más intenso en pocas horas y se presentan síntomas similares a las de la infección como hinchazón, calor y enrojecimiento

Por Juan Leyva

-

La artritis gotosa, o simplemente conocida como gota, es uno de los causantes comunes del dolor de rodilla, aunque puede también afectar a otras articulaciones. La gota es un tipo de artritis. Ocurre cuando el ácido úrico se acumula en la sangre y causa inflamación en las articulaciones.

La gota aguda es una afección dolorosa que normalmente afecta solo una articulación. La gota crónica se refiere a episodios repetitivos de dolor e inflamación. Más de una articulación puede verse afectada.

La artritis gotosa aguda suele comenzar con un dolor agudo (a menudo nocturno). Afecta con mayor frecuencia la articulación metatarsofalángica del dedo gordo del pie (llamada podagra), aunque también el empeine, tobillo, rodilla, muñeca y codo. Raras veces afecta la cadera, los hombros, la articulación sacroilíaca, esternoclavicular o de la columna cervical. 

El dolor suele hacerse más intenso en pocas horas y se presentan síntomas similares a las de la infección como hinchazón, calor, enrojecimiento y extremada sensibilidad a la presión. 

La gota es causada por tener un nivel de ácido úrico superior a lo normal en el cuerpo. Esto puede ocurrir si:

  • El cuerpo produce demasiado ácido úrico
  • El cuerpo tiene dificultad para deshacerse del ácido úrico
  • Cuando se acumula demasiado ácido úrico en el líquido alrededor de las articulaciones (líquido sinovial), se forman cristales de ácido úrico. Estos cristales hacen que la articulación se inflame, causando dolor, hinchazón y elevación de la temperatura en el área.

La causa exacta se desconoce. La gota puede ser hereditaria. El problema es más común en los varones, las mujeres posmenopáusicas y las personas que beben alcohol. A medida que las personas envejecen, la gota se vuelve más usual.

Te recomendamos leer: 

El diagnóstico y el tratamiento temprano de la gota permiten a la mayoría de los pacientes tener una vida normal.

En muchos pacientes con enfermedad avanzada, una disminución agresiva de la concentración de urato en suero puede resolver los tofos y mejorar la función articular. La gota suele ser más grave en pacientes que comienzan sus síntomas antes de los 30 años. 

Autoridades conmemoran el Día del Maestro en Ahome
Síguenos en
Más sobre este tema