Salud

Así venden el oxígeno líquido en gotas, un medicamento que no cura el Covid-19

La venta del oxígeno líquido en gotas promete curar y prevenir el coronavirus, incluso en las primeras doce horas desde su ingesta, aseveración totalemente falsa, pues no cura el Covid-19 y expertos explican para EL DEBATE cómo funciona en el cuerpo humano

Por  Lorena Caro

1/4
Oxígeno líquido en gotas no cura el Covid-19(Ilustración Edith Espinoza / EL DEBATE)

Oxígeno líquido en gotas no cura el Covid-19 | Ilustración Edith Espinoza / EL DEBATE

Este producto es vendido libremente como suplemento en otra de las plataformas digitales en línea, y no supera los 500 pesos en su precio a través de tarjetas y con entrega a domicilio. La SSA dice que no tiene efectos verificados de mejorar la salud.

Este producto es vendido libremente como suplemento en otra de las plataformas digitales en línea, y no supera los 500 pesos en su precio a través de tarjetas y con entrega a domicilio. La SSA dice que no tiene efectos verificados de mejorar la salud.

En redes sociales se atribuye al oxígeno líquido la cura y la prevención de COVID-19. Está para su venta en Sinaloa y Baja California, al menos en una marca.

En redes sociales se atribuye al oxígeno líquido la cura y la prevención de COVID-19. Está para su venta en Sinaloa y Baja California, al menos en una marca.

En plataformas de venta online pueden ser encontrados los productos bajo otras presentaciones y precios. En este caso, no promociona la cura de COVID-19.

En plataformas de venta online pueden ser encontrados los productos bajo otras presentaciones y precios. En este caso, no promociona la cura de COVID-19.

Sinaloa.- La enfermedad por COVID-19 aún no tiene cura. Más de un millón de personas han fallecido en todo el mundo por su causa. El panorama ha obligado a que 172 países trabajen para encontrar una vacuna, y 180 para descubrir un medicamento que salve la vida de los contagiados diarios. Hasta ahora, algunos se han curado por la respuesta de su sistema inmunitario, por la rapidez en la atención o porque alguno de todos los tratamientos compasivos de uso hospitalario le ha funcionado. 

Sin embargo, en Sinaloa existen personas que aseguran curar y prevenir la COVID-19 por medio del oxígeno líquido de administración oral, que se promueve para su uso y venta en la inmediatez de las redes sociales. DEBATE ha denunciado otros productos milagro que también han sido promocionados como cura ante la COVID-19, como el dióxido de cloro.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

—¿Tienen usted un paciente enfermo de COVID-19? —cuestiona un hombre que atiende al número telefónico de información sobre el oxígeno líquido en gotas. 

—Es lo que le quería preguntar, pues no sé si me ayuda a prevenirlo o lo tengo que usar en apenas alguien enfermo —le pregunta este medio, haciéndose pasar por un supuesto comprador. 

—Sirve para prevenir y sirve para curar —afirma. 

El hombre con voz adulta detrás del teléfono detalla más sobre el oxígeno líquido en gotas que vende. La botella de medio litro de oxígeno líquido de administración oral a través de gotas cuesta 410 pesos. Recomienda ingerir 25 mililitros por día, y puede durar veinte días si se sigue la indicación. El oxígeno líquido en gotas para toda la familia —asegura— lo puede dejar en 3 mil pesos. En su presentación, el oxígeno luce tan transparente como el agua dentro de recipientes de plástico.

—Oiga, y por ejemplo: yo tengo 32 y tengo una niña de 8, ¿lo puede tomar? —es cuestionado nuevamente. 
—Sí, lo pueden tomar todas las personas, en niños hasta adultos mayores y gente que tiene hipertensión, diabetes etcétera. Todos pueden tomar esto sin problema —confirma. 

La venta se encuentra en un local establecido en las inmediaciones del Hospital Civil, en Culiacán, pero la página de Facebook, que corresponde a la misma marca de oxígeno líquido, también aclara que tiene puntos de venta en otros municipios.
 
Entre los beneficios del producto —según el vendedor— está que también ayuda a pacientes pos-COVID-19. 

—A una cuñada le dio, y apenas está como saliendo. ¿A ella le ayuda? A ella sí le dio el COVID-19 —es interrogado de nuevo. 

—Pues claro, porque le ayudaría a eliminar los remanentes del virus —afirma, sin titubear. 

Oxígeno líquido en gotas no cura el Covid-19 1
En plataformas de venta online pueden ser encontrados los productos bajo otras presentaciones y precios. En este caso, no promociona la cura de COVID-19.

Ventas

En la página de Facebook, los responsables de la venta del oxígeno líquido de administración en gotas han publicado información en la que el llamado suplemento nutricional promete mejoras significativas desde las primeras doce horas de consumo en pacientes que lo han ingerido siendo positivos a COVID-19.

Muestran además videos con supuestos pacientes que han mejorado y folletos que explican la necesidad de ingerir oralmente oxígeno líquido para evitar que el virus permanezca más tiempo en el mundo y cause más estragos económicos. 

Pero el oxígeno líquido que se vende para consumo en gotas también está al alcance de la ciudadanía a través de otros vendedores, otros nombres y muchas otras plataformas de venta online, como Amazon, Mercado Libre o Claro Shop.

La gran diferencia de estos últimos es que no prometen curar el COVID-19, sino ayudar en enfermedades respiratorias, remediar naturalmente dolores de cabeza, migrañas y resacas, incrementar la producción de melanina, fortalecer el cabello y mejorar la suavidad de la piel; así como reponer rápidamente la energía corporal y ayudar a filtrar las toxinas de la sangre.

No obstante, en cualquiera de las modalidades y de acuerdo con los expertos, el oxígeno líquido en gotas es una farsa y, peor aún, pudiera estar violando el «Manual de buenas prácticas en instalaciones y gases medicinales» de la SSA, en su norma 016. 

¿Cómo funciona?

Israel Diarte, jefe de Atención Especializada de la Secretaría de Salud en Sinaloa, indicó a EL DEBATE que este oxígeno líquido de administración oral en gotas puede ser encontrado como un suplemento alimenticio y se puede conseguir también como la adjudicada vitamina O. Está hecho a base, supuestamente, de peróxido de hidrógeno o de magnesio.

De tal manera que el reclamo de las empresas a veces es que el peróxido de hidrogeno u oxígeno líquido permite una mejor oxigenación, pero este señalamiento —aseguró— es falso totalmente. Esto porque el oxígeno que las personas utilizan para producir energía en músculos y células es obtenido directamente del oxígeno que está pegado a la hemoglobina.

La hemoglobina es la proteína del interior de los glóbulos rojos que transporta oxígeno desde los pulmones a los tejidos y órganos del cuerpo, además transporta el dióxido de carbono de vuelta a los pulmones. 

De tal manera que si se ingiere el oxígeno por otra vía que no sea la pulmonar, el médico Israel Diarte indicó que no se va a adherir a la hemoglobina y no va a llegar a ningún lado a hacer ningún trabajo o ningún esfuerzo.

Agregó que en las personas normalmente se tiene oxígeno diluido en la sangre, pero es en cantidades muy pequeñas, de manera que no participa en la oxigenación, generalmente: «El oxígeno líquido no tiene ninguna atribución real de tener ningún beneficio en ninguna situación, ni para resolver enfermedades ni para prevenirlas ni para mejorar la salud de ninguna persona. Tal es el caso también de la llamada vitamina O, que en la mayoría de los casos termina siendo simplemente agua con sal; agua de mar filtrada con sal», aseguró. 

Pacientes COVID-19

Israel Diarte, quien atiende actualmente no solo pacientes con COVID-19, sino otras patologías como derrames cerebrales y embolias, fue claro al destacar a EL DEBATE que el oxígeno líquido para su administración oral en gotas ofrecido en diferentes plataformas no cura el COVID-19 ni lo previene, y puede representar un peligro para el paciente y su bolsillo. 

Precisó que si la persona es positiva a COVID-19 e ingiere el oxígeno líquido en gotas, en realidad lo que provoca es que retrase su tratamiento, así como la búsqueda de atención temprana. Lo anterior puede costar inclusive una hospitalización en etapas muy graves de la enfermedad, con riesgo inclusive de muerte: «El producto en sí mismo no te va a matar, no te va a salvar tampoco, no te va a beneficiar en lo más mínimo», reafirmó. 

Dijo que, a diferencia del oxígeno líquido, que prácticamente es inerte, el dióxido de cloro es un veneno conocido. Detalló que este último es un producto peligroso, provoca gases, y cuando esos gases se liberan al ambiente suelen causar una intoxicación muy severa con daño pulmonar permanente, de manera que es un producto que desde hace muchísimos años se limita su uso a las industrias: «No es un producto de uso doméstico, de uso hospitalario; no es un producto de uso médico por su alta toxicidad, no tiene ningún beneficio para tratar ningún caso de infección, ya sea por COVID-19, de influenza y por otra causa». 

En alguna forma —mencionó el médico sinaloense—, países como Estados Unidos ya han tomado acciones de índole legal para retirar precisamente algunos productos de oxígeno líquido que empiezan a tener estos reclamos de que pueden prevenir o resolver enfermedades.

De manera que esos productos —aclaró— deben decir claramente en sus etiquetas que no son un medicamento, que no previenen la enfermedad y que no tratan ninguna enfermedad, de otra forma se está comprando un producto fraudulento.

Como suplemento alimenticio se consideran productos completamente inertes; es decir, que no tienen ninguna actividad: «Soy muy puntual en ese sentido. Oxígeno líquido se puede vender como tal, oxígeno líquido, como vitamina O, y en ninguno de los dos casos tienen ningún efecto terapéutico. En realidad, insisto, debe venderse como suplemento alimenticio sin ningún reclamo en absoluto de que tenga algún beneficio su uso». 

Ilegalidad 

Para evitar confusiones en la ciudadanía, Israel Diarte precisó que el oxígeno usado en los hospitales o el que se vende como medicinal en tanques se adquiere primeramente por las empresas o por los hospitales como oxígeno líquido, a baja temperatura para su transporte y almacenamiento.

A su vez, detalló que en cuanto se libera mediante válvulas de seguridad gana calor y se vuelve gaseoso a una temperatura de -183 grados centígrados: «No requiere más que sacarlo del tanque termo para que se vuelva gaseoso», precisó. 

Es en estado gaseoso, precisamente, la única manera en que se puede utilizar legalmente para su uso terapéutico, aclaró por su parte Alan Urbina, comisionado estatal de Protección contra Riesgos Sanitarios de Sinaloa.

A su vez, advirtió que quienes venden oxígeno líquido para su administración oral en gotas con la promesa de curar y prevenir la enfermedad de COVID-19 pueden estar incurriendo en prácticas inadecuadas al no respetar la normatividad establecida en el «Manual de buenas prácticas en instalaciones y gases medicinales» de la SSA, y que aparece en la norma 016 del 2012. 

Hasta ahora, el comisionado estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios de Sinaloa mencionó que ha estado verificando los centros de distribución de oxígeno de diferentes empresas para ver cómo están trabajando.

Alan Urbina añadió que la aplicación de oxígeno debe ser indicada por personal médico, ya que hay diferencias entre el contenedor de oxígeno de uso médico y el contenedor de oxígeno de uso industrial, que puede perjudicar la salud.

Mientras que el contenedor de oxígeno médico es de acero inoxidable, el de uso industrial es de otro material que genera partículas de óxido que puede causar daños. «Por lo tanto, todo lo que se apliquen las personas debe de ser indicado por un médico y debe de ser un tanque de acero inoxidable (oxígeno) para que no genere riesgos a la salud», comentó. 

Prevención recomendada

Más allá de la ingesta y el gasto en suplementos alimenticios, de los que no siempre se conoce su preparación y procesamiento, Israel Diarte indicó que la sana alimentación y una rutina de ejercicio diaria son más eficaces para mantener a las personas sanas, y no nada más por COVID-19, sino para otras enfermedades.

Comentó que México consume demasiados refrescos y otros productos como carbohidratos simples en formas de tortilla y pan blanco que no tienen ningún valor nutricional fuera de las calorías que proveen, y contrariamente se evita comer frutas y verduras.

Además, destacó que se tiene una alta afinidad por los jugos, incluso los naturales que se venden en algunas avenidas, cuando en realidad la recomendación diaria de un jugo suele ser de menos de 200 mililitros por día.

Desde ese punto, destacó que se necesita que la ciudadanía tenga mejor costumbre de alimentación, que en alguna forma tengan un consumo mayor de vegetales en su plato, frutas, menor cantidad de carbohidratos simples, como pan, tortilla, y una pequeña cantidad de proteínas que pudiera ser huevo o carne en pequeñas cantidades. 

«Es muy importante que la gente entienda que el plato del buen comer está probado científicamente, aprobado para su uso en cualquier persona de cualquier edad», indicó.

Israel Diarte agregó otras recomendaciones, como ingerir menos sal y menos grasa y hacer una rutina de ejercicio aeróbico moderado de 150 minutos mínimo a la semana, lo cual se podría traducir en treinta minutos durante cinco días a la semana.

Oxígeno líquido en gotas no cura el Covid-19
En redes sociales se atribuye al oxígeno líquido la cura y la prevención de COVID-19. Está para su venta en Sinaloa y Baja California, al menos en una marca.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo