Salud

Aumentan los ataques cardíacos entre las mujeres más jóvenes

Un problema es el mito persistente de que la enfermedad cardiaca es una "enfermedad de los hombres"

Por  New York Times

Foto ilustrativa. Pixabay.com

Foto ilustrativa. Pixabay.com

Las mujeres más jóvenes de EE. UU. están sufriendo una tasa más alta de ataques cardiacos ahora que hace 20 años, al mismo tiempo que el panorama ha mejorado entre los hombres más jóvenes.

 Esos son los hallazgos clave de un nuevo estudio de comunidades de EE. UU., en que los investigadores reportan que la tasa de ataque cardiaco entre las mujeres menores de 55 años ha subido de forma paulatina y constante desde 1995. Al contrario, la tasa se redujo entre los hombres de ese grupo de edad.

 En 2014, esas mujeres más jóvenes conformaban el 31 por ciento de las hospitalizaciones por un ataque cardiaco, un aumento respecto a un 21 por ciento a finales de los 90.

Foto pixabay.com

 Los hallazgos se publicaron en una edición especial del 19 de febrero de la revista Circulation que se enfocó en la salud cardiaca de las mujeres.

 No está del todo claro por qué los ataques cardiacos aumentaron entre las mujeres más jóvenes. Pero el periodo del estudio abarcó un momento en que las tasas de obesidad aumentaron en todo el país.

 "Las mujeres jóvenes tienen una prevalencia de obesidad más alta que los hombres del mismo grupo de edad, y esto es particularmente verdad entre las minorías", señaló la investigadora sénior, Melissa Caughey, profesora de cardiología en la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill.

 "La obesidad puede ser un factor de riesgo de hipertensión y diabetes", apuntó Caughey, "y las tres cosas pueden conducir a un mayor riesgo de ataque cardiaco".

 De hecho, encontró el estudio, la hipertensión y la diabetes eran más comunes entre las mujeres más jóvenes que sufrieron un ataque cardiaco, en comparación con sus contrapartes de sexo masculino.

  La Dra. Suzanne Steinbaum apuntó que "la obesidad, la hipertensión y la diabetes parecen ser más nocivas para las mujeres". Steinbaum es vocera de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association), y no participó en el estudio.

 "Ojala pudiera decir que estos hallazgos me sorprenden, pero no es así", añadió Steinbaum, directora de prevención cardiovascular, salud y bienestar de las mujeres en el Hospital Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

 Los resultados se basan en un estudio de 19 años de duración de adultos que vivían en comunidades de EE. UU. en Carolina del Norte, Mississippi, Minnesota y Maryland. Con el tiempo, hubo casi 29,000 hospitalizaciones por un ataque cardiaco: un 30 por ciento ocurrieron entre personas de 35 a 54 años de edad.

 Pero aunque con los años la tasa de hospitalización de los hombres más jóvenes se redujo, subió poco a poco entre las mujeres más jóvenes, llegando a entre dos y tres ataques cardiacos por cada 1,000 mujeres en 2014, mostraron los hallazgos.

 En ese momento, un 31 por ciento de las hospitalizaciones por ataque cardiaco ocurrían entre las mujeres más jóvenes, un aumento respecto al 21 por ciento a finales de los 90.

 Al contrario, el número de hombres jóvenes hospitalizados por un ataque cardiaco se redujo con el tiempo, aunque la tasa siguió siendo más alta en comparación con las mujeres jóvenes, de alrededor de cuatro por cada 1,000 en 2014.

 Según el equipo de Caughey, un problema es el mito persistente de que la enfermedad cardiaca es una "enfermedad de los hombres".

 Steinbaum se mostró de acuerdo. Incluso entre los médicos, apuntó, sigue habiendo un "sesgo inconsciente" de tomarse menos en serio afecciones como la hipertensión en las mujeres que en los hombres.

 El estudio sí encontró que las mujeres más jóvenes con ataque cardiaco eran menos propensas que los hombres a recibir los medicamentos recomendados para reducir su riesgo de otro ataque.

 Para las mujeres, apuntó Caughey, los hallazgos subrayan la importancia de prestar una atención temprana a la prevención.

 "Muchos de los factores de riesgo del ataque cardiaco son modificables", señaló. "Aunque nunca es demasiado tarde para adoptar un estilo de vida saludable para el corazón, mientras antes mejor. Y eso es algo que las mujeres jóvenes deben tener presente".

 Pero eso puede ser más fácil de decir que de hacer, y esa es gran parte del problema, según Steinbaum. Las mujeres que están entre la treintena y la cincuentena con frecuencia están trabajando y criando a sus hijos, y quizá también cuiden a sus padres ancianos.

 "Las vidas de las mujeres de hoy día son de verdad complicadas", dijo Steinbaum. "Debemos encontrar la forma de también cuidar de nosotras mismas".

 Levantarse y moverse a lo largo del día es esencial, dijo, ya sea que eso signifique ir al gimnasio, caminar o encender la música y bailar con los niños.

 "El ejercicio es la mejor medicina", aseguró Steinbaum. "Saque el tiempo, de la mejor forma posible, para hacer 150 minutos de actividad cada semana".

 Un segundo estudio publicado en la misma edición resalta la importancia de simplemente levantarse del sofá. Siguió a mujeres mayores, y encontró que mientras menos tiempo pasaban las mujeres sentadas o acostadas a lo largo del día, más bajo era su riesgo de sufrir un ataque cardiaco o accidente cerebrovascular en algún momento.

 El efecto fue independiente de cuánto tiempo las mujeres dedicaban el ejercicio, por ejemplo a caminar a paso rápido. Los investigadores dijeron que eso sugiere que las mujeres mayores se benefician tan solo de levantarse y moverse a lo largo del día.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo