Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Aún la homosexualidad es vista como tabú

OMS - HOMOSEXUALIDAD

Está por celebrarse, el 17 de mayo próximo, pero de 1990, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) suprimió la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales.

La homosexualidad estaba incluida en los manuales de psiquiatría como un trastorno mental más. Y, como otros problemas psiquiátricos, se pensaba que esta alteración de la conducta podía curarse con diversas terapias y tratamientos.

Ello, porque los primeros casos de gente homosexual que se estudiaron, no fue gente común de la calle, fueron de gente con enfermedades mentales recluida en manicomios. A eso se le debe añadir la mentalidad conservadora de la época.

De esta manera la investigación científica y el paso de los años se han encargado de revertir estas ideas.

No obstante, aunque la comunidad científica internacional reconoce que la homosexualidad no se puede considerar una enfermedad, hay personas que, contradiciendo a la ciencia, siguen pensando que se trata de un trastorno.

Por ello dos son los puntos de vista predominantes sobre la homosexualidad que han entrado en conflicto a lo largo de la historia, asegura el diario español El mundo. El de aquellos que siempre han defendido que es una orientación sexual más y el de quienes han considerado que se trata de una desviación psicológica que se puede cambiar.

Así, la medida de la OMS se puede considerar que no ha impedido que se sigan practicando todo tipo de terapias para intentar "curar" a los gays y las lesbianas.

Ante esta situación, Fernando Chacón, decano del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid, dijo al periódico hispano antes citado, que la APA se vio obligada a firmar una declaración en el año 2000 en la que expresa que "no hay evidencia científica que apoye la eficacia de la terapia 'reparativa' para alterar la condición sexual, por lo que no está incluida como tratamiento psiquiátrico".

Hoy en día, en algunas clínicas en China usan tratamientos extremos con el intento de "corregir" la orientación sexual de los hombres aplicando descargas eléctricas en sus genitales.

Y en España, grupos religiosos protestantes y católicos han comenzado a ofrecer cursos basados en la reorientación sexual para "curar la homosexualidad".

Asimismo, el obispado de Alcalá de Henares (Madrid) publicó en 2011, a través de su página web, una guía para dejar de ser homosexual, recomendando la lectura de determinados párrafos de la Biblia, la meditación, la oración y el estudio de las vidas de San Carlos Lwanga y San Pelayo.