Salud

COVID-19 y las complicaciones por enfermedades cardiovasculares

Llevar un control adecuado de las enfermedades vasculares y del corazón es benéfico para evitar complicaciones si se adquiere coronavirus, explica cardiólogo

Por  María Sánchez

"Las personas con enfermedades cardiovasculares deben llevar un control adecuado de estas", Dr. Oswaldo Lagunas Cardiólogo | Foto: El Debate

México.- Aun cuando la COVID-19 es considerada una infección respiratoria, adquirirla aumenta el riesgo de presentar una afectación en el sistema cardiovascular, al mismo tiempo tener una enfermedad cardiaca o vascular previa aumentaría el riesgo de complicaciones al adquirir la nueva infección por SARS-CoV-2, de acuerdo con las observaciones realizadas por el cardiólogo Oswaldo Uriarte al público de EL DEBATE, quien en entrevistas para este medio, una de ellas a través de las redes sociales, también hizo distintas recomendaciones al padecer coronavirus o tener alguna enfermedad cardiovascular. 

Enfermedades que agravan la COVID-19

Para el doctor y especialista en cardiología Oswaldo Arturo Lagunas Uriarte, el coronavirus actualmente como infección respiratoria y sistémica, por todas sus particularidades, ha venido a mostrar el estado de salud general de los mexicanos, en sí una población en riesgo, pues padecer COVID-19 de manera grave para muchos puede ser mortal debido a la alta prevalencia de enfermedades crónicas en la población, que a la vez complican o favorecen las enfermedades cardiovasculares. 

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

De acuerdo con el especialista, alrededor del 70 por ciento de la población mexicana tiene obesidad, y hace más de una década competimos con Estados Unidos por el primer lugar.

Este padecimiento facilita que se presenten disfunciones cardiacas, como la hipertensión, que en el caso de nuestro país se presenta en más del 20 por ciento de los mexicanos, quienes tienen una tasa mayor de fallecimiento por ataques cardiacos que el resto de la población mundial, y además son personas jóvenes, de entre 30 y 40 años, quienes también se ven afectados por las enfermedades cardiovasculares, como la hipertensión, las deficiencias cardiacas y los ataques al corazón. 

COVID-19 y enfermedades cardiovasculares
Oswaldo Arturo Lagunas Uriarte
Origen: mexicano
Profesión: médico cardiólogo
Trayectoria: especialista en cuidados coronarios críticos. Egresado del Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez. Médico de cardiología adscrito al Centro de Investigación y Docencias en Áreas de la Salud (Cidocs) del Hospital Civil de Culiacán. Fue coordinador de Salud municipal en Culiacán del 2007 al 2010, expresidente del Colegio de Cardiología de Sinaloa, y vicepresidente del Colegio Médico de Sinaloa. Forma parte de Centro de Aplicación Ambulatoria y Medicina Especializada y del Comité de Salud Municipal de Culiacán.
Foto: Cortesía

Causa de complicaciones

De acuerdo con el especialista en cardiología, la fisiopatología de la COVID-19 es algo que todavía está en descubrimiento, pero ya se sabe que quienes padecen enfermedades cardiovasculares (ECV) son más proclives a presentar complicaciones de gravedad al adquirir la infección viral. 

En un estudio publicado en la Revista del Colegio Americano de Cardiología (Journal of the American College of Cardiology), Elissa Driggin y sus colaboradores describen que, en más de 1500 pacientes en cuidados intensivos, alrededor del 17.1 por ciento padecía hipertensión, un 16 por ciento padecía alguna enfermedad cardiaca y cerebrovascular, y 9.7 por ciento de ellos tenía diabetes. 

Más datos y correlaciones

El mismo artículo menciona que en otro estudio se observaron 44 732 casos de pacientes en terapia intensiva en Wuhan, China, y la tasa de mortalidad en pacientes con enfermedad cardiovascular era de 10.5 por ciento. En el caso de padecer hipertensión, la tasa que se presentó fue de 6 por ciento, tasa notablemente mayor que personas sin los padecimientos, en cuyo caso era del 2.3 por ciento. 

Factores de riesgo y muerte por COVID-19

Si bien lo anterior es grave, para el doctor Lagunas Uriarte lo lamentable es que en México muchísimas personas no solo presentan un factor de riesgo frente al coronavirus, sino que padecen enfermedades como la diabetes, donde según la investigación de Elissa Driggin se presenta una tasa de mortalidad por coronavirus del 7.3 por ciento. Al respecto, el cardiólogo dijo: «Entre más factores de riesgo, más probabilidades de que pueda complicarse la neumonía por coronavirus y de que lleguen a padecer eventos adversos en el sistema cardiovascular, incluyendo un infarto al miocardio, arritmias cardiacas letales y la muerte propiamente provocada por el fallo del corazón». 

Además, el especialista destacó que la población mexicana tiene todas estas comorbilidades por ser una población muy sedentaria, que hace poco ejercicio y tiene una alimentación poco saludable, lo que aumenta el riesgo cardiovascular: «Si la persona no hace ejercicios y no mantiene una actividad física por lo menos de 150 minutos a la semana, aumentan los riesgos», destacó. 

COVID-19 y enfermedades cardiovasculares
Ilustración El Debate

Coronavirus afectan el corazón

Además, la enfermedad por coronavirus por sí misma tiene repercusiones en el sistema cardiovascular que pueden presentarse por primera vez al padecer la enfermedad. 

Mencionó que la infección por coronavirus en el organismo provoca una viremia (distribución viral en todo el cuerpo), que en muchos casos será asintomática o se cursa de forma leve, pero en poblaciones como la mexicana, del 20 al 30 por ciento tendrá afecciones pulmonares, cursando neumonía, lo que también es otro factor de riesgo para que se presenten fallas o lesiones cardíacas.

De acuerdo con el galeno, alrededor de 44 por ciento de las personas internadas con neumonía por coronavirus presentará arritmias cardiacas, que pueden ser transitorias o configurarse de forma grave. 

Más factores de riesgo 

El médico contó que hay pacientes que llegan en primera instancia a atenderse por infarto, sin signos de coronavirus. Se les atiende, y a los días presentan otros síntomas como aumento de temperatura, tos seca y otras manifestaciones características de COVID-19. Se les realiza la prueba, y salen positivos, lo que puede sugerir que el infarto pudo tener una relación con la infección. 

Si las personas ya tienen alguna enfermedad crónica, como diabetes, obesidad o hipertensión, son más propensas a padecer daño cardiaco mientras cursan la infección por coronavirus. 

Así afecta el virus al corazón

El médico explicó que el daño al corazón ocurre por diferentes mecanismos, por toxicidad directa del virus a las células del miocardio durante la infección, provocando miocarditis, por ejemplo.

Otra forma se da cuando la infección por coronavirus afecta el sistema inmune y provoca una tormenta de citosinas inflamatorias, que provocará una inflamación generalizada que también afectará al músculo del corazón, afectando también los vasos sanguíneos del miocardio y de todo el organismo, provocando una baja de oxígeno en todos los tejidos vasculares y el corazón, causando la muerte celular en ellos. 

El doctor mencionó que otro mecanismo por el cual se daña la bomba del cuerpo durante la COVID-19 es porque la inflamación generalizada favorece la ruptura de las placas de colesterol y la acumulación de plaquetas que se juntarán, favoreciendo la trombosis en tejido cardiaco y con ello un infarto agudo al miocardio. 

Otras formas de daño cardiovascular

Esta trombosis también se puede presentar en las vasos y arterias pulmonares, lo que provocará que la presión de la sangre bombeada por la parte derecha del corazón que irriga los pulmones dilate el músculo cardiaco, provoque una falla y al mismo tiempo favorece la aparición de otras complicaciones en el miocardio.

El médico explicó que durante la infección la respuesta metabólica del organismo induce a una mayor demanda de oxígeno de los tejidos, pero si el aporte es menor a este requerimiento, tanto los pulmones como el corazón se esforzarán por llevar el oxígeno a los tejidos, y esto por sí mismo puede provocar daño. 

Consideraciones de cuidado

Según observaciones del especialista, la afluencia de las personas que buscan atención por problemas cardiovasculares o de infarto al miocardio disminuyó desde un 30 hasta un 50 por ciento por miedo al contagio, por eso también aumentaron las complicaciones cardiacas durante la pandemia, y con ello se han presentado fallecimientos en los domicilios, por lo que sugirió no descuidar el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares y visitar al especialista para llevar un control adecuado. Sugirió además conservar buenos hábitos alimenticios, de actividad física y dormir adecuadamente. 

Consideraciones 

Entre otras cosas, en entrevista dijo que ahora a todas las personas que se van a atender para realizarse alguna intervención quirúrgica para atender algún fallo del corazón tienen que realizarse la prueba del coronavirus previamente antes de la intervención para asegurar la salud del paciente, y si sale positivo la intervención se pospone, lo mismo para todas las situaciones de intervención.

Esto es importante porque así se evita que el personal de Salud se contagie y el gremio médico tenga carencias de personal capacitado para atender a toda la población durante la contingencia.

En vivo

El doctor Lagunas realizó un en vivo que puede ver en las redes sociales de EL DEBATE:

  • 21 por ciento del total de fallecimientos que se registraron en México en los últimos años se debe a enfermedades cardiovasculares, configurándose como la principal causa de muerte en el país, de acuerdo con el doctor Lagunas. 

Acciones de CONTROL en casa

La Asociación Americana del Corazón recomienda mantener estas tareas diarias para llevar un buen control: tratar de realizar una cantidad suficiente de actividad física, seguir una dieta saludable para el corazón y tomar los medicamentos para las enfermedades cardiovasculares como se recetan. Pésese.

Informe al médico los aumentos de peso desde un kilogramo. Revise si hay hinchazón en las piernas. Cheque la dificultad para respirar y el dolor torácico. Determine si puede hacer el mismo nivel de actividad física que realizó el día anterior. Analice si tuvo un sueño reparador.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo