Salud

Cáncer de pulmón: qué es, síntomas y tratamientos

El cáncer de pulmón es común entre las personas fumadoras pero también puede ser desarrollado por las no fumadoras

Por  Juan Leyva

Foto: Pixabay

Foto: Pixabay

México.- Cuando las células malignas de los pulmones comienzan a crecer sin control se denomina cáncer de pulmón. Si se detecta a tiempo, se puede prevenir la metástasis a otros órganos del cuerpo como el cerebro y los ganglios linfáticos. 

Existen dos tipos de cáncer de pulmón, de acuerdo al Instituto Nacional del Cáncer (NIH, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, existen dos tipos de cáncer de pulmón: 

Cáncer de pulmón de células no pequeñas: Este tipo se desarrolla en personas fumadores, ex fumadores, fumadores pasivos o personas que han estado expuestas al radón.

Cáncer de pulmón de células pequeñas:  Sólo se desarrolla en fumadores y ex fumadores. 

La mayoría de las veces el cáncer de pulmón es originado por el hábito de fumar, el humo del cigarrillo contiene sustancias cancerígenas que se acumulan en los pulmones, sin emmargo, los no fumadores también pueden desarrollarlo. 

Otras causas del cáncer de pulmón son: 

  • Efectos del radón, un gas radiactivo que se enceuntra en las rocas y el suelo que se forma a raíz de la descomposición natural del radio. 
  • Exposición a carcinógenos, en este grupo entran el amianto, uranio, arsénico y derivados del petróleo. 
  • Predisposición genética. Algunas personas heredan genes mutados de sus padres que aumenta la predisposición al cáncer de pulmón. 
  • Marihuana. Se ha investigado y descubierto que los cigarrillos de marihuana contienen más alquitrán que el tabaco. 

Entre los otros factores que pueden influir en el desarrollo del cáncer de pulmón están; inflamación recurrente, polvo de talco, exceso o deficiencia de vitamina A y contaminación del aire. 

El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de los estados Unidos indica que los principales síntomas del cáncer de pulmón son: 

  • Tos persistente o que empeora.
  • Dolor de pecho.
  • Dificultad para respirar.
  • Sibilancias.
  • Tos con sangre.
  • Sensación de cansancio todo el tiempo.
  • Pérdida de peso sin causa conocida. 

El cáncer de pulmón, como la mayoría de los cánceres son tratables si se detectan a tiempo. Este tipo de cáncer puede ser prevenido si se evita el cigarrillo, se practica ejercicio con regularidad, consumir alimentos saludables, entre otros.