Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Cinco mujeres retan al Ártico tras superar el cáncer

Se trata de la III edición del Reto Pelayo, un proyecto creado por el periodista y escritor Eric Frattini

Cinco mujeres retan al Ártico tras superar el cáncer

 Cinco mujeres españolas unidas por la superación del cáncer afrontan estos días una aventura en el Ártico, donde dan lo mejor de sí mismas, mental y físicamente, para recorrer 300 kilómetros entre los hielos en una expedición medioambientalmente sostenible.

Se trata de la III edición del Reto Pelayo, un proyecto creado por el periodista y escritor Eric Frattini, que en las convocatorias anteriores llevó a otros dos grupos de mujeres que habían sobrevivido a esta enfermedad a la cumbre del Kilimanjaro, en Tanzania, y a atravesar el Atlántico.

"Es un viaje de superación para inspirar a miles de personas", explica Frattini a EFE, y para combinar la salud, el deporte y el cuidado del medioambiente en una aventura que tiene previsto durar 14 días y se espera concluya el próximo 27 de septiembre en el glaciar del Qooroq, en Groenlandia.

Frattini indica que todas las expediciones de este tipo en las zonas polares, tanto en la ártica como en la antártica, reciben una normativa de la NASA con reglas muy estrictas para cumplir todo lo relacionado con la protección del entorno natural.

La primera de ellas es la obligación de no dejar ningún rastro de su paso por la región: "ningún residuo de ningún tipo, incluido los excrementos", por lo que un viaje así precisa que los aventureros lleven consigo "absolutamente de todo".

La travesía, que aspira a "cero emisiones", incluye la escalada de un glaciar de entre 1.800 y 2.000 metros de altura, una caminata de unos 230 kilómetros a una temperatura de entre -35 grados y -45 grados y una última etapa en kayak de 80 kilómetros en dos días.

La aventura es respetuosa con el medio ambiente, "ya que no emplea ningún aparato con motores que pueda contaminar el aire ni generadores que provoquen humos o gases".

Cumplidas las exigencias medioambientales, la expedición recibirá el reconocimiento de la NASA, junto con una certificación oficial.

Todas las protagonistas de esta expedición solidaria, con edades comprendidas entre 35 y 51 años, aceptaron el reto ambiental además del físico y, con él, "el compromiso con miles de mujeres que sufren el cáncer y lo superan".

Se trata de un porcentaje que, gracias a los avances médicos, es "muy elevado", aunque Frattini recalca que "siempre que se menciona esta enfermedad se habla de víctimas, pero la buena noticia es que la gran mayoría de las que lo padecen se cura".

Entre las expedicionarias figura Ana, quien sufrió un cáncer de mama hasta hace tres años y medio, un proceso doloroso durante el cual "perdí mucho peso, las uñas de los pies y hasta piezas dentales", pero con un tratamiento adecuado, tiempo suficiente y una actitud positiva consiguió superarlo, ha contado a Efe.

Vencido el cáncer, "quería hacer muchas cosas, quería vivir" y el desafío de Groenlandia encajaba "a la perfección" con sus aspiraciones.

Además, ha asegurado que las expedicionarias no necesitaron preparación psicológica "porque el cáncer nos preparó ya para todo", aunque sí afrontaron un programa físico de tres meses para adquirir la forma necesaria para "disfrutar" del desafío.

Ana ha insistido en la necesidad de transmitir un mensaje de esperanza y dar "un empujón" a las personas con cáncer porque, "es cuestión de tiempo, de todo se sale y después del tratamiento sigue habiendo vida y nuevos retos". EFE