Salud

¿Cómo funciona la vacuna contra la influenza?

En medio del Covid-19 y de la influenza, el experto Mauricio Rodríguez Álvarez de la UNAM explica cómo funciona la vacuna contra la influenza y destaca la importancia de cuidar la sana distancia, la higiene en manos y utilizar cubrebocas

Por  Lorena Caro

La vacuna contra la influenza estimula una respuesta del cuerpo contra el virus(Cristina Félix / Debate)

La vacuna contra la influenza estimula una respuesta del cuerpo contra el virus | Cristina Félix / Debate

México.-  En entrevista transmitida en vivo a través del Facebook de Debate, el experto de la UNAM desestimó mitos de antaño que rodean la vacuna contra la influenza y explicó cómo funciona. Además, destacó qué comportamiento podría tener el virus frente a la epidemia del Covid-19

Aunque en términos epidemiológicos resulta preocupante el hecho de que en el país dos virus respiratorios de importante impacto compartan temporalidades, como la influenza AH1N1 y el SARS-CoV-2, Mauricio Rodríguez Álvarez, académico de la Facultad de Medicina de la UNAM, resaltó que ambos virus pueden prevenirse con las mismas medidas, y, mejor aún, la influenza tiene a su disposición una vacuna.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

¿Qué pasa si me pongo la vacuna?

Para Debate, el también vocero de la Comisión Covid-19 de la UNAM abundó que la influenza es una infección causada por un virus que afecta el sistema respiratorio, por lo cual muchas veces la sintomatología que da es sistémica, que es ataque al estado general. Cuando ocurre esto —señaló—, indica que el sistema inmune está reaccionando a la infección. 

Mauricio Rodríguez Álvarez explicó a su vez cómo se compone la vacuna contra la influenza, aclarando que vacunarse no contagia la enfermedad en sí.

Comparación Covid-19 con enfermedades similares. Fuente: Secretaría de Salud de Sinaloa

"Cuando nos vacunan contra la influenza, lo que hacen es que estimulan a nuestro cuerpo a que haga una respuesta de defensa contra los fragmentos del virus de la influenza que nos inyectaron. Entonces, es posible que después de la inyección durante algunos días tengamos ataque al estado general un poco, quizá un poco de fiebre, pero nunca, ni de chiste, vamos a tener neumonía ni vamos a tener la infección respiratoria, porque la inyección de la vacuna es una inyección que se aplica en el músculo, que no hay manera de que la infección puede llegar a ser respiratoria", comentó el especialista. 

Asimismo, reafirmó que es posible que la vacuna contra la influenza genere una respuesta parecida a lo que pasa cuando se tiene la enfermedad, pero jamás con la misma fuerza o intensidad. Puntualizó que también es deseable que después de que se coloque la vacuna el organismo reaccione a eso, puesto que se generan las defensas. 

Mauricio Rodríguez Álvarez agregó que en dichos síntomas posvacuna la mayoría de las veces no se requiere la intervención de medicamentos.

"Si te sientes un poco mal o te duele la cabeza poco, o te da una poco de fiebre, no sería necesario usar medicamentos, se podría dar paracetamol para calmar, pero no es necesario la mayoría de las veces", aclaró. 

Aunque la vacuna la quisiera toda la población, expuso que primero se deben vacunar los grupos de riesgo, porque son las personas a las que si les da influenza, están más propensas a complicaciones, como las personas mayores de 60 años, con enfermedades del corazón, con enfermedades de los pulmones, embarazadas, menores de cinco años, los que tienen un tipo de cáncer o que utilizan tratamiento inmunodepresor. 

Es importante —indicó— que una vez que se asegure la vacunación para este sector, quizá se podría pasar a una segunda categoría de riesgo que podrían ser los que tengan en su casa a una persona vulnerable; es decir, a quienes cuidan o acompañan a estas personas. 

Alérgicos al huevo 

Rodríguez Álvarez comentó que una de las únicas contraindicaciones de la vacuna es ser alérgico al huevo de gallina, ya que uno de los pasos de su producción se hace en ellos.

"La vacuna podría contener cantidades muy pequeñitas de proteínas del huevo de la gallina, y esas, la gente que sea alérgica al huevo, es mejor que no se ponga esa vacuna, porque le puede causar una reacción", expuso. 

El académico de la Facultad de Medicina de la UNAM recomendó que si este 2020 es la primera vez que alguien se aplica la vacuna contra la influenza, tiene que estar pendientes de que no genere ninguna reacción, pero en caso de tener cualquier problema, acudir con la persona que los vacunó para que los ayude a registrar y tomar nota de lo que está pasando. 

La mayoría de las veces no pasa nada. Es una vacuna de la que se ponen 32 millones de dosis cada año

En México, la vacuna que se utiliza en el sector público, se llama Vaxigrip, y es fabricada por el laboratorio francés con base en México Sanofi Pasteur, que es la mayoritaria. Además, Rodríguez Álvarez explicó que se venden otras vacunas también de este laboratorio o de otros laboratorios, y todas son producidas en huevo, y tienen la misma plataforma, lo que cambia únicamente es la presentación.

Por ejemplo —expuso— la vacuna del sector salubridad es un frasco de diez dosis, para optimizar el transporte, el uso, entre otros, y la vacuna del sector privado, generalmente es de una dosis o de cinco dosis, que son presentaciones diferentes que se venden en los consultorios privados. 

Este año, la Secretaría de Salud anunció que se tiene una meta de aplicar 36 millones 530 mil 667 vacunas contra la influenza. 

COVID-19 e influenza

En medio de la pandemia de Covid-19, muchas personas que antes no se habían colocado la vacuna contra la influenza buscan la dosis por primera vez. En ese sentido, el especialista indicó que las diferencias entre la influenza y Covid-19 clínicamente no son muchas.

Explicó que las dos pueden comenzar por algo común, como un catarro que se complica con síntomas más generales, como dolor de cabeza, malestar general y dolor de cuerpo. Si es la influenza —comentó—, se da más el dolor de articulaciones, dolor muscular, cansancio y fiebre muy alta en los tiempos más complicados del virus; y en el Covid-19 quizá la perdida y disminución del olfato y del gusto podrían diferenciarlo. 

"Lo que es muy importante es que las dos se pueden prevenir de la misma manera: cubrebocas, higiene de manos, sana distancia, evitan que entre influenza, el Covid-19, entonces no hay ya razón para no hacerlo", expuso. 

Al ser cuestionado sobre si ambos virus pueden afectar a una persona al mismo tiempo, el vocero de la Comisión COVID-19 de la UNAM dijo que sí. Explicó al respecto que ambos son virales y se transmiten igual; sin embargo, comentó que, para saberlo, habría que hacer las pruebas de laboratorio. Advirtió que en esta temporada también están presentes otros virus que pueden confundir o alertar, pero que tienen menor impacto, como los rinovirus, los adenovirus y el parainfluenza. 

Para las personas de riesgo que ya tuvieron COVID-19 y buscan aplicarse la vacuna, dio algunas recomendaciones. Dijo que si la evolución de su enfermedad COVID-19 es favorable y a los diez días no muestran problemas, la vacuna contra la influenza se la podrían poner después de los catorce días de haber comenzado con signos y síntomas.

Sin embargo, comentó que si el COVID-19 se les complicó o si continúan con secuelas como fatiga, mala coagulación, dolor de cabeza o tos, deben acudir a su médico antes de vacunase para que evalúen sus condiciones clínicas y les determinen si es adecuado ponerse la vacuna en ese momento o si mejor se esperan un par de semanas más.

 "En algunos casos, el sistema inmune, digamos, que está como debilitado, medio aletargado, confundido con la infección del COVID-19 o con todos los medicamentos que se usaron, entonces lo mejor es esperar un poco a que esté el cuerpo completamente bien", explicó. 

Reaperturas y brotes 

Frente a importantes fechas que se aproximan, como el Día de Muertos o el mes de diciembre, así como semáforos en amarillo para algunos estados, Mauricio Rodríguez Álvarez lamentó que la gente esté confundiendo las reaperturas ordenadas, reguladas, muy bien vigiladas, con el regreso a la vida cotidiana previa, lo cual desde el punto de vista de salubridad no es correcto, según opinó: «No hay que perder de vista que cuando se da o se llevan a cabo las reaperturas, básicamente es para que esos negocios y esas actividades puedan continuar.

No se trata de ya todos ir a hacer todo, que ya pueden estar los restaurantes llenos y que ya pueden estar las tiendas llenas y los bares y los antros y los cines y el boliche, no, no, no», refutó. 

Expuso que todo lo que se ha ido reabriendo tiene reglas, protocolos, restricciones, horarios, y si la gente no respeta eso, van a ocurrir nuevos contagios, que es lo que ya se está viendo en algunos estados, como la Ciudad de México, Nuevo León, Chihuahua, Zacatecas y otros varios estados que habían bajado la incidencia.

"Así como vamos ahorita, será mejor que no vayamos haciendo planes para juntarnos, que vayamos pensando en pequeñas reuniones, muy reducidas, muy controladas, con un formato distinto para poder reducir los riesgos porque la epidemia va a estar estacionada durante varios meses más en los sitios más poblados porque es donde encuentra más contagios", afirmó.

Rodríguez Álvarez concluyó que en la medida de que todo mundo utilice el cubrebocas, la sana distancia y la higiene de manos, en espacio público y en todo momento, se van a poder ir reduciendo los contagios, mejorando y cambiándole la cara a la epidemia Covid-19.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo