Salud

Cómo lograr que los niños reduzcan el consumo de azúcar

Las preocupaciones sobre el azúcar y los niños van mucho más allá del riesgo de caries

Por  New York Times

El consumo de azúcar se relaciona con muchas enfermedades graves. Foto: Pixabay

El consumo de azúcar se relaciona con muchas enfermedades graves. Foto: Pixabay

Una amplia revisión de la investigación realizada por la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA), encontró que los niños que consumen muchos alimentos y bebidas con azúcar añadido podrían desarrollar factores de riesgo de la enfermedad cardiaca, como obesidad y colesterol alto, ya en la niñez.

 Esos riesgos pueden ocurrir con una ingesta de azúcar mucho más baja que la de un niño típico. En respuesta a esta amenaza, la AHA publicó unas contundentes recomendaciones para proteger la salud de los niños. 

 En primer lugar, los niños menores de dos años no deben recibir ningún azúcar añadido. Eso significa ningún alimento empaquetado de ningún tipo que incluya algún tipo de azúcar en los ingredientes. Los azúcares naturales de los alimentos enteros, como por ejemplo la fruta, son adecuados. Además, los niños y adolescentes de 2 a 18 años de edad deben ingerir menos de 25 gramos de azúcar añadido al día.

 Cálculo de los límites de azúcar para la familia

Para niños y mujeres: 25 gramos equivalen a 6 cucharaditas de azúcar, lo que equivale a 100 calorías o a alrededor de un 5 por ciento de la ingesta calórica diaria. Para niños y mujeres: 37 gramos equivalen a 9 cucharaditas de azúcar, lo que equivale a 150 calorías o a alrededor de un 5 por ciento de la ingesta calórica diaria. Compare esas cifras con los 80 gramos de azúcar que la mayoría de los niños comen cada día. Esto es más del triple que el límite sugerido. 

 ¿Qué se puede hacer para reducirlo? Las etiquetas nutricionales incluyen el azúcar en gramos, así que es fácil monitorizar la ingesta diaria. Dado que las bebidas endulzadas plantean una amenaza en particular, los niños y adolescentes deben limitarse a una sola porción de 8 onzas (237 mililitros) por semana. 

 Otra fuente significativa es el cereal para el desayuno. Una porción de algunas marcas contiene la mitad o más del límite diario, más o menos igual que dos galletas. La granola parece buena, pero puede estar igual de llena de azúcar, ya sea en forma de cereal o de barrita. El arroz inflado solo, las hojuelas de maíz y los cereales calientes hechos de granos integrales, como los copos de avena y la sémola, son más saludables. Tómelos en cuenta para comenzar el día de una forma que sea buena para el corazón.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo