Salud

Cómo puede saber un padre de familia que su hijo padece Trastorno de conducta alimentaria

Los trastornos de la conducta alimentaria pueden ser tratados y evitar sus consecuencias si se detectan a tiempo

Por  Juan Leyva

Los trastornos de la conducta alimentaria pueden traer consecuencias negativas a la salud.(Freepik/pvproductions)

Los trastornos de la conducta alimentaria pueden traer consecuencias negativas a la salud. | Freepik/pvproductions

Los trastornos de la conducta alimentaria son problemas relacionados a la forma de comer de las personas que se pueden convertir en perjudiciales para la salud, las emociones y sus relaciones personales. 

Los trastornos de la conducta alimentaria más frecuentes son  la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa, el trastorno por atracón y el trastorno por evitación/restricción de la ingesta. 

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Los padres pueden detectar los problemas de la conducta alimentaria de sus hijos si ponen atención a los siguientes detalles

Anorexia nerviosa

  • ha perdido más peso de lo normal 

  • Se queja constantemente de molestias relacionadas con la digestión como dolor, pesadez o gases. 
  • Ha reducido de manera considerable si ingesta alimentaria 
  • Realiza actividades que denotan interés en áreas relacionadas con la comida. 
  • Ha cambiado el tiempo en que permanece en el baño
  • Ha rechazado  ciertos alimentos y prefiere acentuadamente otros
  • Quejas de nerviosismo o de dificultad para concentrarse.
  • Evita las relaciones sociales
  • Manifiesta su deseo de estar solo
  • Aumenta la motivación para realizar cualquier tipo de trabajo o ejercicio físico.

Bulimia nerviosa

  • Cambios en el peso (ascensos y pérdidas).
  • Intentos de hacer dieta y cambios frecuentes en el tipo de dieta.
  • Saltarse comidas para intentar paliar los excesos, así como episodios de ayuno.
  • Mal humor, cambios en el estado de ánimo o quejas de angustia y tristeza
  • Indicios de vómitos.
  • Uso de laxantes.
  • Patrón de ejercicio compulsivo alternado o no con etapas en que no se realiza actividad física.
  • Cambios en los hábitos de intercambio social (relaciones a veces muy intensas y también temporadas de soledad).
  • Compras de comida, "ataques" a la nevera o a la despensa. A veces restos de comida en el dormitorio u otros lugares inadecuados.

En caso de que crea que uno de sus hijos tiene algún trastorno de la conducta alimentaria: 

Pida ayuda pronto. Si se aborda a tiempo, los trastornos de la conducta alimentaria pueden ser tratados y llegar a una recuperación. 

Hable con su hijo acerca de sus preocupaciones. Manteniendo la calma y hablando directamente del tema, hágale saber que se encuentra dispuesto a ayudarle. 

Sea paciente y comprensivo. Aprenda sobre cómo puede ayudar a su hijo en el tema. 

Es importante que sepa que no todos los trastornos de conducta alimentaria son iguales y que tampoco todos las personas presentan los mismos indicios, por ello debe estar atento a cualquier cambio respecto a la relación de su hijo con la comida. 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo