Salud

Con tratamiento de virus modificado genéticamente, curan a un niño de cáncer de retina

El  tratamiento consistió en la inyección directa del virus en el ojo, el adenovirus generalmente síntomas parecidos a los de un resfriado

Por  Juan Leyva

Uno de los ojos del niño pudo ser salvado(Pixabay)

Uno de los ojos del niño pudo ser salvado | Pixabay

El cáncer de retina de un niño ha sido superado gracias a un nuevo tratamiento que se basa en la modificación que se le ha realizado genéticamente al un virus.

El tratamiento se realizó en un hospital de Barcelona y para lograrlo se ha tenido que echar mano de una empresa de biotecnología para lograr modificar el virus para el tratamiento. 

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

El virus modificado ha sido un adenovirus que ayudó a lograr que el niño no haya quedado totalmente ciego. El  tratamiento consistió en la inyección directa del virus en el ojo, el adenovirus generalmente síntomas parecidos a los de un resfriado pero modificado genéticamente es capaz de seleccionar, atacar y destruir de manera selectiva las células cancerígenas

El niño que fue tratado mediante esta técnica es un venezolano de 4 años de edad que fue diagnosticado con retinoblastoma, un tumor raro pero que es más frecuente entre los niños, fue diagnosticado en ambos ojos pero se le pudo salvar la vista en uno de ellos. 

De acuerdo a Manel Cascalló, director de VCN Bioscienc, dijo que este tipo de tratamientos hacen que las células del tumor sean más blandas, lo que facilita que luego la quimioterapia acceda mejor al tumor y que también se está usando este tratamiento para ensayos clínicos de tumores de páncreas, cabeza y cuello, y ovarios.

Los padres del niño fueron invitados a participar un ensayo clínico para valorar la eficacia de este tratamiento innovador con el virus oncolítico VCN-01 cuando el niño comenzó con síntomas en el segundo ojo. Un año y tres meses después de recibir el tratamiento con el virus modificado y una quimioterapia posterior, el tumor sigue inactivo, sin signos de nuevas reactivaciones y ha logrado mantener el 30 % de visión que tenía en el ojo antes de empezar el ensayo.

Tras este tratamiento, el pequeño ya lleva 15 meses sin rastro de tumor, lo que “es muy importante, porque cuanto más tiempo pasa, menos riesgo de que se reactive”, destaca Jaume Català, oftalmólogo y cirujano del hospital.

Para seguir desarrollando el tratamiento y superar las distintas fases del ensayo para que en un futuro pueda validarse, ahora los investigadores buscan más pacientes que sufran un retinoblastoma que no responde a los tratamientos convencionales.

Qué es el cáncer de retina 

El retinoblastoma es un tipo de cáncer que comienza en la retina, ubicada en la parte posterior del ojo. Este cáncer se descubre con mayor frecuencia en niños de corta edad. 

En aproximadamente la mitad de los casos, esta mutación se desarrolla en un niño cuya familia nunca ha tenido cáncer en el ojo. En otros casos, la mutación está presente en varios miembros de la familia. Si la mutación es hereditaria, existe un 50% de probabilidades de que los hijos de una persona afectada también tengan la mutación. Por lo tanto, estos niños tendrán un alto riesgo de desarrollar retinoblastoma.

El cáncer generalmente afecta a niños menores de 7 años. Se diagnostica con mayor frecuencia en niños entre 1 y 2 años.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo