Selecciona tu región
Salud

Conoce las vitaminas y nutrientes necesarios para tener encías y dientes sanos

Con el paso del tiempo podemos perder minerales de nuestros dientes, tanto por la dieta como por el paso de los años, pero hay formas de combatirlo.

Por Orlando Samaniego

-

Desde pequeños, en casa nos enseñaron que, para tener dientes y encías sanas, una higiene correcta era lo más elemental. Si bien esto es muy cierto, a veces, por diversas circunstancias, necesitamos proteger nuestra salud bucal apoyados en vitaminas y nutrientes específicos.

Una dieta saludable tiene impacto general en nuestro bienestar físico y estado de salud, y claro, también se refleja en nuestros dientes y encías. Existen formas naturales con las cuales podemos ayudar al fortalecimiento de nuestra dentadura y a tener encías sanas, evitando la gingivitis, caries, entre otros males comunes que impactan la salud bucal

Prevenir tratamientos costosos y dolorosos para mantener dientes y encías sanas es clave, y para ello, existen vitaminas y nutrientes que nos ayudan, de la mano de visitas periódicas a nuestro dentista. 

Suplementos y vitaminas para tener dientes y encías sanas

- Calcio: Este es uno de los elementos más importantes para sus dientes. Si falta, puede conducir a la pérdida de las piezas dentales y generar a su vez encías enfermas. Según la publicación 'International Journal of Scientific Research', los bajos niveles de calcio pueden conducir a la osteoporosis. La hipocalcemia o deficiencia de calcio, genera que los huesos y por supuesto los dientes, se vuelvan mucho más frágiles. 

El calcio se puede comprar para tomarse como suplemento, aunque con una dieta que incluya leche, queso, yogur, sardinas, salmón, brócoli, espinacas, nueves, cereales, incluso frijoles y jugos fortificados en calcio, se podrían recuperar los niveles de calcio que el cuerpo necesita.

Se ha encontrado una mayor frecuencia de deficiencia de calcio en mujeres posmenopáusicas, mujeres con amenorrea, personas veganas o intolerantes a la lactosa. Pero en todos estos casos, su médico o nutriólogo lo puede orientar de forma particular.

- Vitamina B-3 (niacina): Esta vitamina combate la inflamación de las encías y minimiza las llagas en la boca. De acuerdo al Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, la vitamina B-3 ayuda a algunas enzimas del cuerpo a funcionar de forma correcta y ayuda mantener saludables tanto la piel, como los nervios y el aparato digestivo. La vitamina B-3 también puede ayudar a disminuir el colesterol en la sangre. 

Lea también: Vitaminas que ayudan a eliminar el dolor de rodillas, engruesan el cartílago y desinflaman ligamentos

- Vitamina B-2 (riboflavina): Al igual que la vitamina B-3, es un auxiliar contra las llagas bucales e inflamación de las encías. De acuerdo al Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos, la vitamina B2 o riboflavina es importante para el crecimiento, desarrollo y funcionamiento adecuado de las células del cuerpo. Entre sus funciones más importantes, está la de convertir en energía todos los alimentos que consumimos. 

La vitamina B-2 (riboflavina) se encuentra en huevos, vísceras tales como el hígado, la leche semi descremada, hortalizas verdes como espárragos, brócolis, espinacas, cereales fortificados, pan y otros productos a bases de cereales.

La falta de riboflavina causa estragos en la piel, úlceras en las comisuras de la boca, labios hinchados y con grietas, caída del cabello, dolor de garganta, incluso trastornos hepáticos y problemas del sistema reproductivo y nervioso. 

Lea también: Estudio lo confirma: Sí puedes ver una "película completa" de tu vida al momento de morir

- Vitamina C: Entre sus funciones importantes, en cuanto a la salud de encías y dientes toca, es que ayuda a prevenir la gingivitis, gracias a que fortalece los tejidos conectivos de la boca. Con eso, se combate el sangrado de las encías y que éstas se enfermen. 

La vitamina C, también conocida como ácido ascórbico, es necesaria para que nuestro cuerpo pueda producir colágeno, una proteína necesaria para la cicatrización de las heridas. Además, mejora la absorción del hierro que contienen alimentos de origen vegetal.

Los cítricos aportan vitamina C para nuestra salud de dientes y encías. / Foto: Pxhere

En general, es muy necesaria para el correcto funcionamiento de nuestro sistema inmunológico. Las cantidades de vitamina C que necesitamos varían según la edad.

Vitamina C: Edades y cantidad diaria recomendada:

  • Bebés hasta los 6 meses de edad - 40 mg
  • Bebés de 7 a 12 meses de edad - 50 mg
  • Niños de 1 a 3 años de edad - 15 mg
  • Niños de 4 a 8 años de edad - 25 mg
  • Niños de 9 a 13 años de edad - 45 mg
  • Adolescentes (varones) de 14 a 18 años de edad - 75 mg
  • Adolescentes (niñas) de 14 a 18 años de edad - 65 mg
  • Adultos (hombres) - 90 mg
  • Adultos (mujeres) - 75 mg
  • Adolescentes embarazadas - 80 mg
  • Mujeres embarazadas - 85 mg
  • Adolescentes en período de lactancia - 115 mg
  • Mujeres en período de lactancia - 120 mg

Algunas de las mejores fuentes de vitamina C son las frutas cítricas, como naranjas, toronjas y sus jugos. Igualmente los pimientos rojos y verdes y el kiwi. La vitamina C también está en frutas y verduras como el brócoli, fresas, melón, papas horneadas y tomates. 

- Probióticos: De acuerdo a Mayo Clinic, los probióticos son alimentos o suplementos que contienen microorganismos vivos destinados a mantener o mejorar las bacterias "buenas" (microflora normal) en el cuerpo. Para el caso de la salud bucal, estimulan la producción de saliva, un factor que minimiza los ácidos, eliminando las bacterias en la boca. Ello lleva a una reducción del mal aliento y a minimizar los síntomas de la gingivitis e inflamación de las encías. 

Los probióticos se encuentran de manera natural en alimentos como el yogur. Si estás considerando la ingesta de suplementos tomados para obtener estos microorganismos, lo recomendable es que lo hagas visitando a un médico, y así te asegures que son los adecuados.

Todos los anteriores, son algunos de los nutrientes y vitaminas necesarios para unos dientes y encías sanas, sin embargo, recuerda que no lo son todo. Un elemento clave y elemental es una adecuada higiene, como el correcto cepillado de dientes, uso de hilo dental, pastas con flúor, entre otras acciones que te podrá recomendar tu dentista.

Síguenos en