Salud

Conoce qué consecuencias tiene el exceso de estrés en el cuerpo

El estrés afecta diversos procesos del cuerpo, entre ellos el metaboliso, lo que genera un aumento de peso o dificultad para perderlo

Por  Juan Leyva

El estrés afecta al cuerpo de maneras distintas, una consecuencia es el aumento de peso(Freepik)

El estrés afecta al cuerpo de maneras distintas, una consecuencia es el aumento de peso | Freepik

Se estima que entre el 75 y 90 por ciento de las visitas médicas se relacionan, directa o indirectamente con enfermedades ocasionadas por el estrés, este problema se ha ido acrecentando en la sociedad sobre todo por los estilos de vida de la sociedad moderna que incluyen el uso de redes sociales, jornadas de trabajo extensas, falta de ejercicio físico y otros factores.

El estrés es un factor determinante en la aparición de diversas enfermedades, pero hay dos a las que pocas veces se les pone atención: el impacto en los niveles hormonales y la habilidad de mantener un peso saludable. 

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Como cualquier otra enfermedad, el estrés se manifiesta de forma física y de forma emocional y desencadena la producción de cortisol, conocida también como la hormona del estrés,  esta hormona es crucial para la sobrevivencia humana ya que hace que el cuerpo reaccione ante situaciones de peligro.

El problema del cortisol es que cuando se produce de manera excesiva por el estrés constante, cuando los niveles de cortisol permanecen elevados por mucho tiempo impacta en el metabolismo y la estabilidad emocional. El cortisol elevado de manera crónica produce ansiedad, problemas de sueño, desequilibrios hormonales, problemas de infertilidad y por ende, aumento de peso. 

Muchas personas, a pesar de tener una dieta saludable y realizar ejercicio no pueden bajar de peso y es debido a los niveles de estrés. Al ser un problema difícil de detectar hace que las personas no alcancen su objetivo al buscar perder peso. 

El estrés y el sueño

El cortisol es la hormona que nos mantiene alertas, para conciliar el sueño el estado de alerta debe estar al mínimo. Los niveles de cortisol deben ser más elevados por la mañana y tienen que reducirse a lo largo del día hasta llegar a su estado más bajo por la noche. Cuando los niveles de cortisol y otras hormonas del estrés, como la adrenalina, son más altos de lo normal durante el día, puede ser más difícil dormirse, o dormir durante toda la noche.

Estrés promueve los antojos

Un estudio publicado por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos indicó que cuanto más ajetreada sea la vida, los horarios y la vida frenética, más difícil será mantener una dieta saludable.  Especialmente cuando se trata de nuevos hábitos alimentarios, algunos estudios muestran que el estrés empuja a las personas a volver a antiguos hábitos integrados como consecuencia de señales del entorno. 

Las personas estresadas y con hambre pueden ser más sensibles a los antojos de alimentos azucarados cuando están tristes o abrumadas, por lo que hay un mayor riesgo de ganar peso y de contraer problemas de salud.

Estrés y problemas digestivos 

El estrés es una de las causas principales de los problemas y desequilibrios digestivos, como el estreñimiento o la diarrea (ambas asociadas con el SCI), el reflujo gástrico y las intolerancias a los alimentos FODMAP. Esto se debe a la acción inflamatoria del estrés, que puede dañar el tejido del tracto gastrointestinal, dificultando la correcta absorción de los nutrientes y aumentando otros síntomas relacionados con el síndrome del intestino permeable.

Signos de estrés en el cuerpo

El estrés puede causar muchos tipos de síntomas físicos y emocionales. Algunas veces posiblemente no se dará cuenta de que estos síntomas son ocasionados por el estrés. Aquí hay algunos signos de que el estrés le puede estar afectando:

  • Diarrea o estreñimiento
  • Mala memoria
  • Dolores y achaques frecuentes
  • Dolores de cabeza
  • Falta de energía o concentración
  • Problemas sexuales
  • Cuello o mandíbula rígidos
  • Cansancio
  • Problemas para dormir o dormir demasiado
  • Malestar de estómago
  • Uso de alcohol o drogas para relajarse
  • Pérdida o aumento de peso

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo