Salud

Consumo excesivo de sal provoca graves enfermedades

La sal tiene la capacidad de realzar el sabor natural de las verduras, carnes, frutas y otros productos, por lo tanto, está presente en nuestra alimentación

Por  Ivette Vazquez

La sal tiene la capacidad de realzar el sabor natural de los alimentos.(Foto: Cortesía)

La sal tiene la capacidad de realzar el sabor natural de los alimentos. | Foto: Cortesía

Guerrero.- Algunos de los riesgos que provoca el consumo excesivo de sodio (sal casera) en los alimentos, es hipertensión, osteoporosis, cáncer estomacal, accidentes cerebrovasculares e inclusive infartos, por lo que se recomienda se disminuya el consumo diario, informó la Delegación Guerrero del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

La sal tiene la capacidad de realzar el sabor natural de las verduras, carnes, frutas y otros productos, por lo tanto, está presente en nuestra alimentación, y es parte inseparable de nuestra dieta, pero esto no implica que deba ser consumida en abundancia, advirtió el IMSS en la entidad.

El médico de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) N° 9 del IMSS, Sergio Barrios Segoviano, explicó que, si bien el sodio es parte esencial de los minerales que el organismo necesita para su funcionamiento, su consumo en cantidades excesivas puede llegar a tener problemas a nivel circulatorio o cardiovascular.

Explicó que de acuerdo con los especialistas del Seguro Social, se recomienda consumir de dos a cinco gramos diarios, como una medida de prevención contra los padecimientos mencionados.

Consumo excesivo de sal provoca graves enfermedades. Foto: Pixabay

El médico del IMSS mencionó que es muy común que una persona, cuando inicia una alimentación sana, supervisada por un especialista en Nutrición, la disminución del consumo de sal es una de las recomendaciones principales, ya que la retención de líquidos es un factor que se atribuye al sobrepeso y obesidad.

Destacó que de acuerdo con los nutriólogos, el consumo excesivo de sal incrementa la sed, la cual trata de ser saciada con bebidas azucaradas y energéticas, como refrescos, cuyo consumo continuado y excesivo desequilibran el balance entre calorías ingeridas y calorías consumidas, predisponiendo al sobrepeso y obesidad.

Los adultos y personas de la tercera edad son los más afectados y pueden padecer: hipertensión arterial, problemas de edemas, afectación a nivel renal, infartos, asma, problemas óseos, gástricos e inclusive problemas estéticos como varices, ojeras y celulitis.

El médico recomendó evitar su consumo excesivo, además dijo, hay alimentos que ya lo contienen, por lo que se pueden utilizar sustitutos para dar la sazón deseada a los alimentos diarios.