Salud

Curan con nuevos fármacos a 2 enfermos de ébola en el Congo

El ébola es peligroso, pero es curable con el tratamiento debido

Por  Juan Leyva

Esperance Nabintu y su hijo de un año, Ebenezer Fataki, regresan a casa una vez que se los declara curados de ébola, en Goma, Congo, martes 13 de agosto de 2019. (AP Foto/Justin Katumwa)

Esperance Nabintu y su hijo de un año, Ebenezer Fataki, regresan a casa una vez que se los declara curados de ébola, en Goma, Congo, martes 13 de agosto de 2019. (AP Foto/Justin Katumwa)

Estados Unidos.- Los médicos que combaten el ébola se apresuraron a utilizar el caso para transmitir el mensaje de que los enfermos pueden recuperarse de la gravísima enfermedad si se les brinda el cuidado adecuado.

El ébola es peligroso, pero es curable con el tratamiento debido, dijo el doctor Jean-Jacques Muyembe, director del Instituto Nacional de Investigaciones Biomédicas del Congo.

“El ébola mata rápidamente y el ébola se cura rápidamente”, dijo Muyembe en conferencia de prensa en Goma.

“Estos casos fueron detectados muy rápidamente. El esposo estaba infectado, estuvo en su casa durante 10 días y su esposa y su hijo se contagiaron”, dijo Muyembe. “Apenas los equipos detectaron estos casos, los trajeron aquí al centro de tratamiento. Les brindamos un tratamiento que es eficaz y en poco tiempo los dos están curados”.

Muyembe dijo que existen dos medicamentos nuevos “que se usarán para tratar a enfermos de ébola porque según los estudios y los resultados que obtuvimos en el laboratorio, éstas son las dos drogas que son eficaces”.

El médico y otros científicos anunciaron esta semana que los resultados preliminares en dos ensayos en Congo hallaron que dos drogas _fabricadas por Regeneron y el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés)_ aparentemente salvaban vidas.

Los investigadores dijeron que se necesitan nuevos estudios para determinar la efectividad de los compuestos. En el ensayo, murieron menos personas tratadas con la droga de Regeneron o la del NIH, alrededor del 30%, que las tratadas con otra.

Esperance Nabintu se regocijó de haber sobrevivido junto con su hijito de un año.

“Alabado sea el Señor, agradezco al Señor. Mi hijo y yo estábamos enfermos de ébola, pero Dios nos ha curado”.

“Hermanos míos, no debemos dudar. El ébola existe”, dijo Nabintu, cuyo esposo fue el segundo enfermo de ébola que murió en Goma. Desde entonces no se ha detectado otro muerto por la enfermedad.