Salud

De dónde nace la idea de que el dióxido de cloro puede curar la Covid-19

La idea de que el dióxido de cloro podría prevenir infecciones nació en el 2006, cuando un ingeniero publicó un libro en el que menciona como pudo evitar enfermarse de malaria

Por  Juan Leyva

El dióxido de cloro no puede curar la Covid-19 y pone en riesgo la vida(FreepiK/nensuria)

El dióxido de cloro no puede curar la Covid-19 y pone en riesgo la vida | FreepiK/nensuria

Casi desde el inicio de la pandemia por Covid-19, el dióxido de cloro fue catalogado como un remedio eficaz contra la Covid-19, erróneamente y a pesar de que las evidencias científicas apuntaban a que su uso es peligroso para la salud humana

La idea de que el dióxido de cloro podría prevenir infecciones nació en el 2006, cuando un ingeniero publicó un libro en el que menciona como pudo evitar enfermarse de malaria gracias a la acción de unas pastillas potabilizadoras de agua (clorito de sodio), a este "descubrimiento" lo llamó suplemento mineral milagroso

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

El ingeniero, llamado Jim Humble, es el responsable de hacer creer que el dióxido de cloro puede hacer frente a infecciones. Este mito ha sido replicado por muchas personas que incluso dan conferencias anunciando su utilidad para enganchar y engañar a millones de personas alrededor del mundo. 

Lo cierto es que, de acuerdo a estudios que demostraron no solo la ineficacia, sino  la peligrosidad de esta sustancia, la Organización Mundial de la Salud llamó a no utilizarlo como remedio contra la Covid-19. 

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha advertido también en diversas ocasiones sobre los peligros del uso de productos de dióxido de cloro y sus derivados para ser consumidos o inhalados como supuesto tratamiento contra el COVID-19.

Marcos Espinal, director del Departamento de Enfermedades Infecciosas de la Organización, dijo que no existe ningún ensayo clínico o resultado fehaciente de calidad que sugiera que estos productos sean efectivos o eficaces contra el COVID-19.

Lee más: Lo que dice la OPS acerca del dióxido de cloro

“Al contrario, es muy tóxico, es un gas amarillento que reacciona químicamente muy fuerte, puede producir la muerte, puede producir diarreas, neumonía y otra serie de eventos. Es imperativo que cuando la gente escuche que estos productos se ofertan, contacte a su ministerio de salud”, pidió el experto.

El dióxido de cloro es un gas sintético que s encuentra de manera natural en el ambiente y tiene un olor irritante. Este gas fue descubierto en 1814 por Sir Humphrey Davy quien lo produjo al mezclar ácido sulfúrico y clorato de potasio. 

Lee más: Juez en Argentina obliga a clínica a utilizar dióxido de cloro para tratar a un paciente con COVID-19

Este es utilizado de manera frecuente en la industria como blanqueador de papel y potabilizador de agua, es con la mezcla con agua cuando es llamado clorito. Esta sustancia puede ser tóxica dependiendo de la dosis que se ingiera. 

Por su parte, la Universidad Nacional Autónoma de México advierte sobre los peligros de utilizar esta sustancia para mejorar la salud. Carlos Ruis Alonso, del Departamento de Química Orgánica de la Facultad de Química de la UNAM dijo que este compuesto puede alterar la actividad eléctrica del corazón, bajar la presión arterial, insuficiencia hepática aguda, vómitos y diarreas severas. 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo