Salud

¿De dónde viene el mito del pollo con hormonas?

Actualmente no se utilizan hormonas para acelerar el crecimiento de los pollos,  pero sí otros compuestos que no son riesgosos para humanos

Por  Juan Leyva

¿De dónde viene el mito del pollo con hormonas?(Freepik)

¿De dónde viene el mito del pollo con hormonas? | Freepik

La carne de pollo ocupa los primeros lugares mundiales en cuanto a producción y consumo, solo situada detrás de la carne de cerdo. En México la carne de pollo es la más consumida, se estima que cada persona en México llegaría a consumir hasta 34 kilos de pollo anuales. 

La carne de pollo es bondadosa en cuanto a sus propiedades para la salud, no tiene tanta grasa intramuscular comparada con la de cerdo y res, además es digerible de una manera fácil y contiene minerales y vitaminas del complejo B

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Sin embargo, mucha gente aún sigue creyendo el mito de que a los pollos de granjas se les inyectan hormonas humanas para acelerar su crecimiento y su cantidad de carne, pero ¿de donde viene el mito del uso  de hormonas  en los pollos?

Leer mas: Lavar el pollo crudo aumenta el riesgo de sufrir intoxicación

De acuerdo al  Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, el mito de que los pollos contienen hormonas proviene de los años 50, cuando se utilizaba dietilestilbestrol (DES), un compuesto sintético con actividad estrogénica, que además de ocasionar una castración hormonal, aceleraba el crecimiento del ave. 

Este compuesto se utilizaba para acelerar el crecimiento de los pollos macho, ya que era de lento crecimiento, sin embargo, este compuesto está prohibido para su uso en la producción animal por la evidencia de su alta residualidad en los tejidos animales, dijo  Humberto González Ríos, investigador y titular de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Animal del CIAD. 

Sin embargo, se indicó que en México está permitido el uso de  antibióticos promotores de crecimiento (APC) para la producción de pollos de engorda que mejoran la digestibilidad de nutrientes. y, por lo tanto, la ganancia de peso del animal. 

Dentro de las indicaciones de uso, se establece que deben dejar de administrarse unos días antes del sacrificio del animal, para asegurar que no aparezcan residuos de estos en la carne. Sin embargo, debido a la preocupación de los consumidores por su salud y los posibles efectos secundarios que puedan acarrear estos APC, muchos países han establecido legislaciones que prohíben su uso en la avicultura.

Actualmente ya hay varios productos alternativos al uso de APC, que se usan con mayor frecuencia en la alimentación de los pollos de engorda; entre ellos podemos mencionar a los probióticos, prebióticos, ácidos orgánicos y compuestos puros o mezclas de extractos obtenidos de plantas, los cuales han mostrado tener efectos benéficos en la promoción del crecimiento animal, sin representar algún tipo de riesgo para el consumidor. 

Leer mas: ¿Se debe retirar la espuma del agua al hervir la carne?

"Por lo anterior, podemos mencionar que la carne de pollo disponible en el mercado formal de México (de producción nacional o importada) no posee hormonas sintéticas que puedan implicar un potencial riesgo para nuestra salud. Por el contrario, podemos aprovechar el beneficio de su calidad nutricional como parte de nuestra dieta" indicó Humberto González Ríos.

Síguenos en

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo