Salud

Decir groserías ayuda a reducir el dolor: estudio

Estas malas palabras tienen efecto terapéutico

Por  Juan Leyva

Foto ilustrativa. Pixabay

Foto ilustrativa. Pixabay

Imagina que te has dado un golpe en el dedo chico del pie y el dolor es intenso... en esos casos no hay mejor analgésico que unas groserías de esas fuertes. 

A esta conclusión llegaron investigadores de la Universidad de Klee, Estados Unidos; gritar groserías  a todo pulmón ayuda a reducir el dolor

Para esta investigación se midió la respuesta al dolor de los participantes en el estudio. Todos ellos fueron sometidos a un chorro de agua helada, los investigadores indicaron que los que dijeron malas palabras eran capaces de soportar más tiempo bajo el agua. 

Richard Stephens, quien encabezó el estudio, dijo que decir groserías activa una respuesta emocional que regula el nivel de estrés causado por el dolor. 

Esta respuesta libera hormonas con efectos analgésicos, como la adrenalina, sin embargo, este método suele funcionar para personas que dicen pocas groserías a menudo.