Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Doctores tratan depresión con imanes cerebrales

MEDICINA - IMANES

Meghan McGill era una estudiante de primer año en la universidad cuando fue diagnosticada con depresión. Ella fue perdiendo el interés por leer y bailar, dos de sus actividades favoritas, y faltó a tantas clases que fue expulsada de la facultad.

Seis años más tarde, a los 28 años, finalmente vio a un psiquiatra quien la puso en tratamiento con Prozac. Esto no la ayudó. "Perdí muchos empleos porque yo no lograba interesarme en el trabajo", dijo Meghan.

La experiencia de McGill es un caso familiar para muchos pacientes con depresión. Esto se debe a que uno de cada 10 norteamericanos toma antidepresivos, según el centro para el control de la enfermedad - y casi el 15 por ciento de todas las mujeres los consume; sin embargo, del 20 al 40 por ciento de los pacientes no puede tolerar los efectos secundarios o no le hace efecto su uso.

Es por eso que un tratamiento diferente y nuevo anima a los doctores, se llama Estímulo Transcranial Magnético (TMS, por sus siglas en inglés); este consiste en la aplicación de imanes para aliviar la depresión. Esta extraña técnica puede proporcionar un camino para traer finalmente el alivio a pacientes como McGill, que no responde a medicaciones antidepresivas o a quien prefiere tratamientos no tradicionales para la enfermedad.

Resultados alentadores con TMS

Un grupo de científicos presentaron su último éxito con TMS en la 167 reunión anual de la Asociación Americana de Psiquiatría, en Nueva York. A considerar que las TMS fueron aprobadas por el FDA en 2008 para el tratamiento de depresión y a diferencia de la electroterapia (ECT), que usa corriente eléctrica para estimular el cerebro para tratar enfermedades como el desorden bipolar, las TMS no provocan convulsiones.

Los investigadores, liderado por el Dr. Mark Demitrack, director médico de Neuronetics, Inc. y el Dr. Kit Simpson, de la Universidad Médica de Carolina del Sur, estudiaron a 306 pacientes con trastorno depresivo mayor que fueron tratados con un dispositivo llamado TMS Therapy NeuroStar ®. (NeuroStar fue la primera terapia de TMS en el mercado, y en el año 2013, la FDA aprobó otro dispositivo TMS llamado Brainsway.)

Después de un año las personas que recibieron seis semanas de TMS diarias, apuntando a las regiones de humor del cerebro, el 53 por ciento no tuvo síntomas o derivó a depresión suave. Después de un período comparable de tiempo, sólo el 38 por ciento de personas tratadas con antidepresivos obtuvo el mismo resultado.

"Pienso que las TMS son un complemento muy valioso para nuestro tratamiento", dice el Doctor Amit Anand, vicepresidente del Centro para la Salud Conductual, en la Clínica de Cleveland. Aunque Anand no estuvo implicado en la investigación, señaló que es un modo de tratar la depresión directamente, con pocos efectos secundarios. Agrega: "Otra investigación ha mostrado que sólo un pequeño porcentaje de la gente responde al tratamiento, pero pienso que si hasta un cuarto de toda aquella gente responde, ya es ganancia".

El Doctor Anand dice que la Clínica de Cleveland pronto ofrecerá el servicio, que él ve como una opción viable entre los antidepresivos y el ECT. "Pienso que es lo mejor para la gente que no puede tolerar los antidepresivos debido a los efectos secundarios". Continúa: "Esto realmente da esperanza a la gente, pero pienso que las expectativas deben ser realistas".

Por otra parte, el Doctor Demitrack dice que las TMS entran cuando los doctores y pacientes buscan una segunda opción.

Modo de uso del tratamiento.

En la terapia de TMS, un imán grande es puesto al lado izquierdo de la cabeza del paciente. Pulsos magnéticos estimulan las áreas del cerebro de poca actividad del paciente, que están implicadas en la regulación de humor. El paciente está despierto todo el tiempo. El efecto secundario es un poco de dolor de cabeza ocasionalmente.

Las TMS, sin embargo, son más caras que las terapias médicas, pero ya que esto es un tratamiento de tiempo ilimitado, la empresa argumenta que en dos años resulta más económico que las terapias médicas. Empresas de seguros ya comienzan a pagar por el tratamiento. El estudio fue realizado por y para la empresa de productos médicos, Neuronetics, la S.A.

Por ahora, el Doctor Demitrack dice que las TMS sólo están siendo estudiadas en los pacientes que no responden a antidepresivos, y no como una primera terapia de línea. Aunque, dice que un día los pacientes podrían preferirlo como un primer tratamiento, aun cuando sea logísticamente más difícil de aplicar que las terapias con medicinas.

La Asociación Americana de Psiquiatría no tiene una declaración oficial sobre las TMS, pero esto denota que los estudios han logrado descubrimientos relativamente pequeños para establecer las ventajas de las TMS.

Resultados alentadores pueden ayudar a más pacientes como McGill a liberarse de sus peores síntomas depresivos. "A la segunda semana de tratamiento, yo, de repente ya cantaba con la radio de mi coche", dice Meghan. "Me sentí muy diferente. Solamente pensé, el Exitazo", finalizó.

(Fuente: Doctors Treat. Time)