Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

¿Edulcorantes artificiales aumentan el riesgo de diabetes?

 Una ingesta alta de edulcorantes podría conducir a máximos "exagerados" en los niveles de azúcar en la sangre de las personas tras una comida

Un pequeño estudio australiano sugiere que consumir altas cantidades de edulcorantes artificiales podría afectar a la forma en que el cuerpo responde al azúcar, y aumentar el riesgo de diabetes de una persona.

 "Este estudio respalda el concepto de que los edulcorantes artificiales reducen el control del cuerpo de los niveles de azúcar en la sangre", apuntó el autor líder, Richard Young, profesor asociado en la facultad de medicina de la Universidad de Adelaida.

 Una ingesta alta de edulcorantes podría conducir a máximos "exagerados" en los niveles de azúcar en la sangre de las personas tras una comida, explicó, lo que a lo largo del tiempo "podría predisponerlas a desarrollar diabetes tipo 2". Hizo sus declaraciones en un comunicado de prensa de la reunión anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (European Association for the Study of Diabetes), en Lisboa, Portugal, donde se presentaron los hallazgos el miércoles.

 El estudio fue pequeño (con solo 27 personas) y duró apenas dos semanas, de forma que se necesitaría más investigación. Pero los hallazgos plantan preguntas interesantes, dijo un especialista en diabetes de EE. UU.

 Al leer la investigación australiana, el Dr. Roubert Courgi, endocrinólogo en el Hospital de Southside en Bay Shore, Nueva York, anotó que "probó que la repuesta de glucosa [azúcar en la sangre] está alterada" en las personas que consumen muchos edulcorantes artificiales.

  "Este estudio reafirma que los edulcorantes artificiales pueden de cualquier forma afectar a la respuesta del cuerpo a la glucosa", apuntó.

 En el estudio, 27 personas sanas se eligieron al azar para consumir unas cápsulas que contenían edulcorantes artificiales (sucralosa o acesulfame K) o un placebo "falso".

 Las cápsulas se tomaron tres veces al día antes de las comidas, durante dos semanas. La dosis total incluida en las cápsulas de edulcorante para un día equivalía a beber poco más de 1.5 cuartos de galón (1.4 litros) de una bebida de dieta endulzada artificialmente al día, anotaron los investigadores.

 Al final de las dos semanas, las pruebas mostraron que las personas que habían tomado los edulcorantes artificiales presentaban cambios en la respuesta del cuerpo al azúcar, mientras que las que habían tomado el placebo no.

 Young anotó que investigaciones anteriores han mostrado que el consumo regular de grandes cantidades de edulcorantes artificiales se asocia con un mayor riesgo de diabetes tipo 2.

 Una nutricionista de EE. UU. se mostró de acuerdo en que aunque los edulcorantes artificiales podrían parecer una alternativa saludable al azúcar, esos productos no carecen de desventajas.

 "Los edulcorantes artificiales tienen menos calorías, pero pueden de cualquier forma ser una adición malsana a la dieta", explicó Dana Angelo White, una dietista registrada que da clases en la Universidad de Quinnipiac en Hamden, Connecticut.

 "Igual que comer mucho azúcar, demasiado azúcar falso también puede conducir a problemas de salud", advirtió. "La mayor preocupación parece ser el consumo a largo plazo en grandes cantidades, así que como siempre dicen los expertos en la nutrición, la moderación es la clave".

 Por su parte, Courgi señaló que a veces el uso de edulcorantes con pocas calorías simplemente fomenta otras conductas alimentarias malsanas.

 "Esos edulcorantes artificy ya no iales podrían ofrecer menos azúcar que otros productos, pero no son un pase libre para el consumo en masa", dijo. "Los consumidores deben usar estos productos con discreción, debido al riesgo de diabetes".

 Los expertos indican que los hallazgos presentados en reuniones médicas por lo general se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.

  El Calorie Control Council, que representa a los fabricantes de edulcorantes artificiales, no respondió a una solicitud de comentarios de HealthDay