Salud

Efectos psicológicos de la pandemia

El confinamiento por el COVID-19 deja estragos en la salud mental

Por  Andrea del Carmen Montenegro Sánchez

Foto temática.(Agencia Shutterstock)

Foto temática. | Agencia Shutterstock

La pandemia por el COVID-19 está causando no solo efectos físicos en las personas, sino también daños psicológicos. La psicóloga clínica Sarahí Beltrán Lugo platica cuáles han sido las principales afectaciones a la salud mental de la población por el confinamiento a causa de la situación de salud, así como algunas acciones a llevar a cabo para mejorar.
“Los cambios que ha traído consigo el COVID-19 han generado una desorganización biopsicosocial. Todos estos cambios han exigido, y exigen, de nosotros grandes esfuerzos de adaptación y, hasta que se consigue, muchos de nosotros presentamos sintomatología diversa, como depresión, estrés o ansiedad”, señala la psicoterapeuta.
Los efectos psicológicos por el confinamiento por la pandemia de COVID-19 pudieran ser: trastornos por estrés postraumático, trastornos depresivos y síndrome de la cabaña (miedo a salir de casa).

Secuelas
Explica la psicóloga que durante el confinamiento, las consultas psicoterapéuticas más frecuentes han sido: insomnio o problemas con el descanso, cambios en la alimentación, sentimientos complejos (como frustración, culpa, impotencia, soledad y tristeza), pensamiento anticipatorio, pérdida de concentración o falta de ánimo, duelo, entre otras más.
En algunos casos, se puede desarrollar trastorno por estrés postraumático después del confinamiento. Es uno de los posibles trastornos que pueden originarse tras el confinamiento a raíz de que algunas personas pueden percibir un riesgo para su vida o la de sus familiares, sin necesidad de haber enfermado realmente.
Entre los síntomas frecuentes del trastorno por estrés postraumático, según el DSM5, se encuentran: pesadillas, inquietud, irritabilidad, dificultad para concentrarse, estado de alerta constante, aislamiento social, recuerdos repetitivos no voluntarios que causan angustia, conductas compulsivas (como abusar del alcohol o comer de manera descontrolada), que pueden desarrollarse además de las emociones anteriores.
“Cabe destacar que estos síntomas más psicológicos pueden llegar a reflejarse en el cuerpo, lo que se conoce como somatización. Nuestro psicólogo nos describe que: debido al estado de alerta permanente, pueden aparecer dolores musculares, de cabeza, hipertensión arterial, problemas digestivos, dolores en el pecho, sensación de ahogo, mareos, cansancio, entre otros”, agrega Sarahí Beltrán.
Toda la población ha sido vulnerable a estos problemas. La población, de manera general, se ha visto afectada, nuestro estilo de vida, nuestras rutinas, nuestros planes e incluso nuestras emociones; y ahora también debemos adaptarnos a otra normalidad.
Estas situaciones que hemos vivido en tan solo unos meses podrían terminar repercutiendo en la salud mental, ya que esta pandemia podría dejar secuela entre la población, las enfermedades emocionales y trastornos mentales anteriormente mencionados.

Recomendaciones
¿Cómo mejorar la salud mental en estos tiempos de pandemia?
Esta adaptación a la nueva normalidad se producirá de manera más fácil en unas personas que en otras, es por esto que la sugerencia sería:

  • Tener manejo del miedo: tenemos que trabajar para mantener bajo control los pensamientos negativos y alarmantes derivados del miedo.
  • Aceptar las situaciones que no dependen de ti, no puedes hacer nada para cambiar su evolución.
  • Aprender de la experiencia que has vivido, porque esto te ayuda a conocer tus puntos fuertes y tus puntos débiles frente a las situaciones de la vida cotidiana.
  • Confía en ti y también en los demás para afrontar las situaciones adversas.
  • Si padeces enfermedades emocionales previas, es importante su atención, puesto que esta situación excepcional incrementará los síntomas ansiosos y depresivos.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo