Salud

El calor en la cabeza puede alterar el pensamiento: estudio

Muchas personas conocen el gope de calor, pero desconocen que el calor puee afectar al cerebro aunque la temperatura corporal siga siendo normal, informan los investigadores

Por  New York Times

Estados Unidos.- ¿Trabajar o jugar al sol puede "freírle" el cerebro? Sí, afirma un nuevo estudio de tamaño reducido, que encontró que un exceso de calor en la cabeza alteraba el pensamiento en unos voluntarios.

La mayoría de las personas saben que las temperaturas altas pueden provocar un golpe de calor o una insolación, a medida que la temperatura central del cuerpo aumenta de forma peligrosa, pero el sol ardiente puede afectar a su cerebro aunque su temperatura corporal siga siendo normal, informan los investigadores.

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

"La radiación solar tiene un efecto distinto y directo en la capacidad de las personas de realizar funciones que requieran pensamiento y coordinación, aunque la persona no esté demasiado hipertérmica, simplemente porque la cabeza esté expuesta a una alta radiación solar", señaló el investigador Andreas Flouris, profesor asociado del departamento de ciencias del ejercicio de la Universidad de Tesalia en Volos, Grecia.

Según el estudio, una exposición prolongada al sol puede afectar al desempeño motor y cognitivo incluso cuando el cuerpo llega a los 101 grados Fahrenheit (unos 38 grados centígrados), un grado por debajo de lo que se había reportado antes.

Esto implica que los trabajadores en exteriores se ven afectados cuando trabajan al sol, incluso aunque no alcancen unos niveles altos de hipertermia, dijo Flouris.

Esto podría explicar el aumento en los accidentes durante los trabajos muy intensos en verano. También afecta la forma en que calculamos el costo económico del cambio climático, lo que sugiere que los modelos económicos existentes quizá hayan subestimado el impacto en ese aspecto

En el estudio, Flouris y sus colaboradores evaluaron las capacidades mentales de ocho hombres de 27 a 41 años mientras trabajaban en computadoras y se exponían al calor directo de unas lámparas enfocadas en sus cabezas y espaldas.

Cómo afecta el calor a la cabeza

Investigadores encuentran cómo afecta el calor al cerebro.
Investigadores encuentran cómo afecta el calor al cerebro.

El calor afecta al pensamiento al socavar la forma en que el sistema nervioso funciona, explicó Flouris. "Como resultado, el calor reduce la velocidad a la que la información se transfiere, ya sea que se relacione con el pensamiento o con mover los músculos", aseguró.

Es muy importante que las personas que trabajan bajo el sol limiten la exposición en la cabeza, enfatizó. "Un buen sombrero o un casco sin duda protegen a la cabeza de estos efectos de la radiación solar", sugirió Flouris.

Es esencial que legisladores y científicos incluyan y tomen en cuenta los efectos de la radiación solar independientemente de la hipotermia cuando predigan los efectos del cambio climático, añadió.

El informe se publicó el 16 de Junio en la revista Scientific Reports.

El Dr. Sanjey Gupta es presidente de medicina de emergencias del Hospital de Southside en Bay Shore, Nueva York. Dijo que "aunque nuestro cerebro está muy bien protegido debajo de una capa de pelo, piel y hueso, el calor director en esa área podría calentar superficialmente al cerebro, y quizá el calor en realidad pase por esas capas y caliente las superficies del cerebro que están en contacto con el cráneo".

Este efecto podría volverse incluso más grave a medida que el planeta se caliente, apuntó Gupta.

Esto resalta un problema mundial, dado que muchas personas están expuestas a la luz del sol todo el tiempo. "Ahora sabemos que la exposición directa del cerebro al sol podría provocar algunos síntomas neurológicos, y debemos recomendar que las personas se protejan de la exposición directa al sol", añadió.

Es probable que usar un sombrero sea la medida más sencilla que se pueda tomar, dijo Gupta. Además, use ropa que le proteja del sol, que puede ayudar a evitar los efectos nocivos de la radiación UV.

Quizá también sea útil si el sombrero tiene espacio para poner una bolsa de hielo que pueda mantener a su cerebro fresco mientras usted trabaja o juega, observó Gupta.

Gupta dijo que si usted comienza a sentir los efectos del sol, por ejemplo al sentirse demasiado acalorado o mareado, debe buscar la sombra o entrar bajo techo y beber bastante agua.

Te puede interesar: 

Doble razón para permanecer en casa: el COVID-19 y el calor

Alerta en Tamaulipas por calor extremo: ¿cómo evitar un golpe de calor?

Por rayos ultravioleta y temperaturas extremas; Cofepris Sinaloa advierte riesgo extremo


Te recomendamos nuestro nuevo sitio soyvida.com donde encontrarás temas de hipertensión, diabetes, depresión y obesidad.  

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo