Salud

El estrés te roba horas de sueño y así puedes contrarrestarlo

Las personas que están trabajando sienten que están trabajando más tiempo y más duramente por menos, o que sus trabajos no son seguros

Por  New York Times

Foto ilustrativa: Pixabay

Foto ilustrativa: Pixabay

El estrés causado por las cuestiones económicas y políticas causa en millones de personas en el mundo insomnio nocturno. Un estudio realizado en el 2013 indicó que las personas afectadas por el estrés dormían seis horas o menos por la noche, pero esa cifra aumentó a un 33 por ciento en el 2017. 

La autora principal del estudio, Jennifer Ailshire, profesora asistente de gerontología y sociología en la Universidad del Sur de California, en Los Ángeles, dijo que muchos factores podrían explicar esta tendencia.

 Si habla con las personas, lo que escucha con mayor frecuencia es la inseguridad económica y la ansiedad económica, señaló. Las personas no duermen pensando en esas cosas.

 Incluso las personas que están trabajando sienten que están trabajando más tiempo y más duramente por menos, o que sus trabajos no son seguros, apuntó Ailshire.

 "También hay un nivel en aumento de estrés asociado con nuestro mundo cada vez más conectado", añadió. 

 Las personas están pegadas a sus teléfonos celulares, leyendo las noticias en Twitter y en Facebook, y viendo cómo las cosas se están derrumbando en el mundo justo en los dispositivos que tienen en las manos, anotó Ailshire.

 Los expertos en el sueño recomiendan que la mayoría de los adultos tengan entre 7 y 8 horas de sueño de buena calidad por noche.

 Los hispanos y los afroamericanos mostraron los mayores aumentos en un sueño inadecuado, encontraron los investigadores. La cantidad de participantes negros en el estudio que dijeron que dormían menos de seis horas aumentó de un 35 por ciento en 2004 a un 42 por ciento en 2016, y luego se redujo levemente. Entre los hispanos, pasó de un 26 a un 33 por ciento en ese periodo.

 Entre los blancos, la cantidad de los que reportaron que dormían poco aumentó de un 29 a un 31 por ciento en el mismo periodo. En 2017, existía una diferencia de un 10 por ciento entre los negros y los blancos.

 Los aumentos en el mal sueño entre los negros y los hispanos podría significar que sus vidas están empeorando, advirtió Ailshire.

 "Esas comunidades han estado experimentando eventos violentos, por ejemplo deportaciones entre los hispanos y violencia entre los negros", indicó.

 Además, las personas están permaneciendo despiertas viendo compulsivamente la televisión o películas en sus tabletas y teléfonos, dijo Ailshire.

 "Quizá nunca podamos precisar las causas exactas de que los estadounidenses estén perdiendo sueño, pero las tendencias son claras", explicó.

Existen alternativas para calmar el estrés. Foto: Pixabay

 No dormir lo suficiente se vincula con un aumento en el riesgo de obesidad, una reducción en el funcionamiento mental, la demencia, la enfermedad cardiaca y la diabetes. Además, dormir muy poco puede aumentar el riesgo de accidentes de coche, accidentes en el trabajo y problemas en las relaciones sociales, anotó Ailshire.

 En el estudio, los investigadores recolectaron datos sobre casi 400,000 adultos de EE. U. de 18 a 84 años de edad que participaron en la Encuesta nacional de entrevista de salud de EE. UU. Se preguntó a los participantes cuántas horas dormían cada noche.

 Los hallazgos aparecen en una edición reciente en línea de la revista Sleep.

  El Dr. James Rowley, jefe de la división de medicina pulmonar, de la atención crítica y del sueño en el Hospital de la Universidad de Harper, en Detroit, dijo que "es alarmante que las tendencias respecto a un sueño de poca duración fueran peores entre los negros y los hispanos". 

 Esos grupos ya tienen un mayor riesgo de unos malos resultados de salud, anotó. Un sueño de una duración más corta en esas poblaciones aumentará sus problemas.

 Una mayor cantidad de estadounidenses no están durmiendo las siete horas recomendadas, y esto conducirá a una reducción en la productividad en la escuela y en el trabajo, a problemas en las relaciones y a unos efectos adversos para la salud, advirtió Rowley. 

 "Los médicos y otros profesionales de la salud deben ser conscientes de estos hallazgos, y preguntar a sus pacientes cuánto duermen, y aconsejarlos sobre cómo dormir más", sugirió.

  La National Sleep Foundation ofrece los siguientes consejos dormir bien de noche:

 Haga que su habitación sea cómoda. Tenga una hora regular para dormir. Mantenga la habitación oscura y fresca. Saque los smartphones, tabletas y televisores de la habitación. Haga ejercicio a diario.