Salud

El que se enoja pierde: la ira y sus consecuencias

¿Estallas por cualquier cosa? ¡Cuidado! podrías tener problemas para controlar tu ira

Por: Juan Leyva

No controlar la ira pude llegar a situaciones que comprometan tu integridad física.

No controlar la ira pude llegar a situaciones que comprometan tu integridad física.| Sara Krulwich/NYT

México.- Todos nos enojamos muchas veces a lo largo de nuestra vida, eso es normal, lo que no es normal es tener arranques de furia incontrolables, que afectan no solo tu salud sino también tu imagen y tu relación con  los demás.

¿QUÉ ES LA IRA?

La ira es una emoción humana completamente normal, que puede ser causada por factores de dos tipos:

Factores internos. Pueden ser recuerdos traumáticos, malos pensamientos, celos enfermizos o todo aquello que se atraviesa por nuestra mente y nos impide pensar con claridad.

Factores externos. Discutir con una persona, reclamarle a alguien ante lo que consideramos una injusticia, enfrentar una situación que se sale de nuestro control, como el retraso de un trámite, el tráfico, etc.

¿QUÉ LE PASA A MI CUERPO CUANDO ME ENOJO?

  • Aumenta tu frecuencia cardíaca.
  • Sube tu presión arterial.
  • Se incrementan tus niveles hormonales, como la adrenalina.

¿CÓMO SÉ SI TENGO UN PROBLEMA CON LA IRA?

Cuando escapa totalmente de tu control y te hace una persona violenta, capaz de gritar, insultar o incluso golpear. Generalmente, después de esos arranques te invade un sentimiento de culpa, vergüenza y/o arrepentimiento.

 PARA CONTROLAR LA IRA.

  • RELÁJATE. Cuando sientas que estás a punto de explotar, respira hondo y aléjate por un momento del pensamiento, persona o situación que te está irritando.
  • MINIMIZA. Cuando estamos alterados, tendemos a exagerar o dramatizar. Intenta revertir la situación y no darle tanta importancia, al menos por un momento, mientras te tranquilizas y pones en orden tus pensamientos.
  • SOLUCIONA. Si existe alguna manera de enfrentar el problema, hazlo; si no es así, reflexiona, ¿tiene sentido explotar ante algo que no tiene remedio?
  • COMUNÍCATE. Muchas veces los problemas se derivan de una mala comunicación o incluso por exceso de ésta. Si estás inmerso en una discusión, piensa bien antes de hablar para que ordenes tus ideas y baja el tono de tu voz y escucha a la otra persona.
  • SÉ CONDESCENDIENTE. Si no hay manera de entenderte con la otra persona porque está totalmente cerrada al diálogo, ponte por un momento en sus zapatos y trata de comprender el porqué de su falta de educación o de criterio.
  • RÍETE DE TI MISMO. El humor ayuda a calmar la rabia, relaja cualquier situación, siempre y cuando no parezca que te estás burlando de la otra persona. La idea es que no tomes las cosas demasiado en serio o como algo personal.

¿Y SI NO PUEDO CONTROLARME?

Si definitivamente no te es posible controlar tus arranques de ira a pesar de intentarlo, es urgente que busques ayuda profesional para que aprendas a manejar esos sentimientos. No permitas que afecten más tu entorno social y familiar.

Esta nota incluye información de: ISSSTE

En esta nota: