Salud

El sexo es bueno para la salud de adultos mayores

Las personas que buscan más satisfacción en la vejez podrían encontrar que el sexo es la sal de la vida, sugiere una investigación reciente

Por  New York Times

Foto ilustrativa. Pixabay

Foto ilustrativa. Pixabay

En el estudio, los investigadores analizaron datos de encuestas de casi 6,900 adultos mayores, con una edad promedio de 65 años, en Inglaterra. Encontraron que los que dijeron que habían tenido cualquier tipo de actividad sexual en los 12 meses anteriores tenían unas puntuaciones más altas en el disfrute vital que los que no eran sexualmente activos.

 Entre las mujeres, besar y acariciar con una mayor frecuencia, además de sentirse emocionalmente cercanas a su pareja durante el sexo, se asoció con un mayor disfrute vital. Pero no hubo una asociación significativa entre el coito sexual y el disfrute de la vida.

 Entre los hombres, la satisfacción con la vida sexual y la frecuencia del coito sexual se asoció con un mayor disfrute vital.

 "Los hallazgos de nuestro estudio sugieren que quizá sea beneficioso que los médicos pregunten a los pacientes geriátricos sobre su actividad sexual, y ofrezcan ayuda para las dificultades sexuales, por ejemplo los problemas con la erección, dado que la actividad sexual ayuda a las personas mayores a tener unas vidas más satisfactorias", señaló el colíder del estudio, Lee Smith, profesor de medicina del ejercicio en la Universidad de Anglia Ruskin, en Inglaterra.

 "Investigaciones anteriores han sugerido que el coito sexual frecuente se asocia con una variedad de beneficios para el bienestar psicológico y fisiológico, por ejemplo una mejor calidad de vida y salud mental, y un riesgo más bajo de ciertos tipos de cáncer y eventos coronarios letales", dijo Smith en un comunicado de prensa de la universidad.

Los profesionales de la salud deben reconocer que los adultos mayores no son asexuales, y que una vida sexual frecuente y libre de problemas en esa población se relaciona con un mayor bienestar

"Pero a las poblaciones que envejecen no se les anima de forma regular a que prueben posiciones nuevas y exploren distintos tipos de actividades sexuales",  añadió Smith

 El estudio aparece en la edición del 12 de diciembre de la revista Sexual Medicine.