Salud

El síndrome metabólico

Este padecimiento conjuga las enfermedades crónicas más comunes en esta época

Por  Andrea del Carmen Montenegro Sánchez

Foto temática.(Agencia Shutterstock)

Foto temática. | Agencia Shutterstock

“El Síndrome Metabólico es una serie de signos y síntomas que están relacionados con las enfermedades crónicas: diabetes, hipertensión, obesidad, trastornos de los lípidos”, comenta el doctor Israel Diarte Arellano Médico Internista y Jefe de Centros de Especialidad en el Servicio de la Salud de Sinaloa, quien explicará este padecimiento.
Una persona que tiene tendencia a la obesidad, y tiene tendencia a tener los lípidos elevados, y que tiene tendencia a tener diabetes o hipertensión, que tiene la tendencia de todos estos padecimientos, es una persona que tiene el llamado Síndrome Metabólico.
“Es una persona que en cierta medida está propensa a tener mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, como infartos, trastornos cerebrales más severos como son, la gente los conoce como embolias”, comenta el especialista. La forma de prevenirlos son los hábitos de vida saludables como: comer poca sal, hacer ejercicio todos los días, una buena alimentación. Es un problema muy común y tanto hombres como mujeres pueden padecerlo, y no tiene nada que ver con la edad. No incluye la edad, género, raza. Una persona que se pasa en la oficina sentada 9 horas al día, definitivamente tiene más riesgo que alguien más activo.

Nutrición
“Aquí tenemos que ver que nosotros hemos provocado en mucho tener este tipo de problemas debido a que nuestros hábitos alimenticios no son precisamente los más adecuados”, explica el médico internista.Solemos comer alimentos demasiado ricos en grasas, con demasiado contenido de azúcares, somos uno de los países que más refresco consume. Estamos consumiendo notoriamente muchas calorías de las llamadas calorías vacías, es decir que no tienen ningún valor nutricional. “Solemos confundir lo que es sano con lo que no es apto para nosotros mismos como seres humanos. Por ejemplo desayunar o cenar cereal de caja según nosotros corresponde a un hábito saludable, sin embargo muchos de los cereales de caja que consumimos tienen demasiados carbohidratos y azúcares”, añade Israel Diarte. También nos encanta tomar jugos envasados en la mañana cuando en realidad una dieta correcta nos permite solo 400 ml de un jugo al día, de frutas naturales, sin azúcar añadida, nunca de los jugos envasados que contienen pero demasiada azúcar, y a veces nos tomamos medio litro solo en el desayuno, y hasta más de un litro al día.
Creemos que estamos teniendo hábitos muy saludables cuando en realidad no es correcto. Y esos hábitos alimenticios acompañados del estilo de vida tan sedentario que estamos teniendo, es lo que nos ha llevado precisamente a tener estos altos índices de obesidad, de diabetes, hipertensión y del Síndrome Metabólico, con todo lo que esto deriva.
“Una forma de combatirlo es utilizando el plato del buen comer, una serie de cambios donde comemos menos carne, comemos más frutas y verduras, consumir más fibra, consumiendo menos sodio (sal), menos carbohidratos complejos y menos grasas”, recomienda Diarte Arellano. Acudir a un centro especializado que tenga el apoyo nutricional donde nos den una adecuada dieta y nos orienten a saber qué comer, los centros de salud del estado cuentan con este servicio, este apoyo. De manera que podría tener cambios en sus hábitos dietéticos. Un estilo de vida saludable te va a llevar a menos riesgo de desarrollar obesidad, todas estas enfermedades, y por lo tanto menos riesgo de desarrollar Síndrome Metabólico.

Actividad física
Y estos cambios alimenticios obviamente acompañados de un hábito de ejercicio. Aquí si soy muy puntual, la meta son 150 minutos de ejercicio aeróbico distribuidos en la semana. Se recomienda mucho 30 minutos 5 días a la semana de ejercicio aeróbico. La meta son 150 minutos de ejercicio aeróbico distribuidos en la semana. Se recomienda mucho 30 minutos 5 días a la semana de ejercicio aeróbico.
“La gente escucha ejercicio aeróbico y piensa en el gimnasio, en el spinning, cree que tiene que entrenarse y correr un maratón, y es un error. Un ejercicio aeróbico sería por ejemplo, 30 minutos caminando de manera continua”, manifiesta el médico internista.Pero para saber si realmente estás haciendo un buen ejercicio aeróbico, vas a ir caminando por ejemplo, y vas a sentir cierta fatiga, que te va a costar o no te va a permitir muy bien platicar con la persona de al lado, te costaría trabajo decir algunas palabras, definitivamente ese es hacer ejercicio aeróbico. “O solo simplemente aumentarle mil pasos a tu día contribuyen muchísimo a tu salud. Y la meta sería que en día diéramos por lo menos 10 mil pasos”, enfatiza el especialista Israel Diarte.
Otra manera de saberlo es en la forma de tomarse el pulso, para las personas que cuentan con algún tipo de aparato, gadget para medir su presión mientras hace ejercicio, es una fórmula muy sencilla, se llama frecuencia cardiaca máxima y consiste: 220 menos tu edad eso te da la frecuencia cardiaca máxima. Para hacer un ejercicio aeróbico, se requiere alrededor del 60 por ciento de la frecuencia cardiaca máxima. Si estás haciendo ejercicio y en la medición de tu gadget muestra llevas la frecuencia de tu corazón demasiado alta, quiere decir que es muy intenso, entonces no el ejercicio no es muy aeróbico que digamos. “Se requiere que sea muy aeróbico para que quemes la grasa, se oxigena, se oxida y luego se quema esta grasa”, finaliza.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo