Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Salud

Es buena para el bebé la leche materna extraída con bomba

"Hasta hace unos 10 años, se daba por sentado que la leche del seno era estéril"

Por: New York Times

Foto ilustrativa.  Freepik.es

Foto ilustrativa. Freepik.es

La leche materna extraída con bomba quizá no sea igual de buena que la leche directa de los senos de mamá, sugiere un estudio reciente.

Los investigadores encontraron que la leche de las mujeres que usaban una bomba tendía a tener más bacterias potencialmente malas, y una menor abundancia y diversidad de gérmenes buenos, que la leche de las mujeres que solo alimentaban a sus bebés con el seno.

El estudio es el último paso en un área más reciente de investigación: ¿qué determina la conformación de las bacterias de la leche del seno, y cuáles son los efectos potenciales para la salud del bebé?

"Hasta hace unos 10 años, se daba por sentado que la leche del seno era estéril", explicó la investigadora sénior, Meghan Azad.

Pero el cuerpo humano está lleno de bacterias y otros gérmenes residentes. Y la investigación comienza a aclarar la forma en que esos "gérmenes", sobre todo los intestinales, afectan a los procesos corporales y a los riesgos de enfermedad.

Los estudios

Algunos de esos estudios se han enfocado en la leche materna, y han encontrado que en realidad contiene una abundancia de bacterias, según Azad. Pero eso deja muchas preguntas sin responder, entre ellas, ¿cuál es la procedencia de esas bacterias? ¿Y qué factores hacen que la leche materna de una mujer sea distinta que la de otra?

Una teoría es que las bacterias "migran" del tracto intestinal de la madre a la leche del seno, dijo Azad, profesora asistente de pediatría y salud infantil en la Universidad de Manitoba, en Canadá.

Pero podría haber otros factores que influyan, planteó. Los nuevos hallazgos sugieren que la forma en que se administra la leche materna (directamente o mediante el bombeo) es uno de esos factores.

Los investigadores analizaron muestras de la leche materna de casi 400 madres unos pocos meses tras dar a luz. Se encontró una amplia variación en el equilibrio bacteriano entre las muestras, dijo Azad.

Pero un factor que se asoció de forma constante con esa composición microbiana fue el modo de alimentación: si las madres alimentaban a sus bebés solo del seno, o si extraían leche con una bomba.

La leche de las madres que usaban bombas tendía a contener mayores niveles de ciertas familias bacterianas que a veces pueden provocar infecciones, como la Stenotrophomonas y la Pseudomonadaceae.

Contaninación por bacterias

Además, la leche de las madres que alimentaban a sus bebés directamente tenía una mayor diversidad de bacterias buenas, lo que en general se considera como mejor. Y eso incluye a bacterias que por lo general se encuentran en la boca.

Ese hallazgo sugiere que las bacterias orales de los bebés son una fuente de los microbios que se encuentran en la leche materna, según Azad.

La gran pregunta es qué significa todo esto.

Aún no está claro si el modo de alimentación afecta al equilibrio de bacterias en los intestinos de los bebés, o, en última instancia, a su salud o desarrollo, comentó Azad.

Anotó que investigaciones anteriores han mostrado que los microbios intestinales son importantes para el desarrollo del sistema inmunitario de los bebés. Y las "perturbaciones" en esas bacterias a principios de la vida se han vinculado con unos mayores riesgos de alergias y asma.

Es mejor directa

Azad dijo que su equipo planifica observar si la composición bacteriana de la leche materna se relaciona también con los riesgos de esas enfermedades, y además con el crecimiento de los bebés.

"Al final del día, eso es lo importante para los padres", señaló.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 13 de febrero de la revista Cell Host & Microbe.

Por ahora, algunas cosas están claras. La leche materna (ya sea del seno o de un biberón) es la mejor fuente de nutrición para los bebés, enfatizó la Dra. Lori Feldman-Winter, presidenta de la sección de lactancia materna de la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics).

Foto ilustrativa. Pixabay.com

Alimentar del seno es lo "ideal", anotó Feldman-Winter, que no participó en el estudio. "Pero lo segundo mejor es la leche materna extraída [con bomba]", afirmó.

"Recomendamos la lactancia materna exclusiva los seis primeros meses de vida, de cualquier forma que las madres puedan lograrlo", enfatizó Feldman-Winter.

Y añadió que si las madres pueden amamantar directamente incluso las primeras semanas, eso es mejor que no hacerlo nunca.

Ese es un punto crítico en Estados Unidos, que no tiene políticas de licencia por maternidad paga que permitirían que más mujeres amamanten directamente durante un periodo prolongado, anotó Feldman-Winter.

A medida que los investigadores aprenden más sobre los beneficios de la lactancia directa, dijo, los hallazgos tendrán implicaciones no solo para la salud, sino también implicaciones "culturales".

"Como sociedad, deberemos decidir cuáles son nuestros valores", indicó Feldman-Winter. Y eso podría significar que se encuentren "soluciones creativas" para ayudar a más madres que trabajan a lactar directamente, apuntó.

En esta nota: