Salud

Esperan más casos de Párkinson por secuelas de la Covid-19

 Especialista en neurología explicó a EL DEBATE el impacto para el entorno familiar y los cuidados necesarios de un paciente con mal de Parkinson

Por  Itzé Coronel Salomón

Enfermedad de el mal de Párkinson(Foto: El Debate)

Enfermedad de el mal de Párkinson | Foto: El Debate

México.- El mal de Parkinson afecta a más de 500 mil personas en México. Los especialistas en neurología encargados del tratamiento y diagnóstico de este padecimiento esperan un incremento de casos debido a secuelas de tipo neurológico que deja la COVID-19 a los pacientes.

Para abordar esta nueva característica de la enfermedad y su tratamiento, el doctor Miguel Humberto García Inda explicó en entrevista exclusiva para EL DEBATE cómo se diagnostica y se monitorea la evolución del mal de Parkinson.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Párkinson y la Covid-19

El doctor García Inda detalló que, dentro de su labor como especialista, el mal de Parkinson ocupa un lugar importante en el cuidado de los pacientes neurológicos, ya que es una enfermedad que produce mucho impacto a nivel familiar y económico, porque generalmente se necesitan medicamentos muy costosos, aunado a un impacto a nivel social, ya que es un paciente que se siente cohibido y mal de que lo vean con temblor o muy lento en sus movimientos.

El especialista explicó que actualmente se presenta un número mucho mayor de pacientes con esta enfermedad que en años anteriores. Expresó que esto se debe a que hay alteraciones generales que están produciendo o desencadenando este tipo de síntomas en los enfermos, «con el COVID-19 estamos esperando que los pacientes a largo plazo tengan una mayor incidencia en cuanto al mal de Parkinson».

Explicó que esta expectativa obedece a que la COVID-19 es una enfermedad viral en la que han podido observar que estos enfermos tienen alteraciones de tipo isquémico a nivel de los ganglios de la base, y esto va a repercutir a largo plazo a que tengan párkinson y que sea a edades más jóvenes, no como comúnmente se espera en ancianos.

Síntomas de el Párkinson

Físicos: Temblores, movimientos lentos, rigidez muscular, pérdida de los movimientos automáticos, como parpadear o sonreír.

Mentales: Cambios en el habla, suavemente, rápidamente, insultar o dudar antes de hablar. Cambios en la escritura, letra más pequeña.

Anímicos: Muy frecuentemente los síntomas incluyen depresión y ansiedad.

El doctor García Inda puntualizó que el párkinson es una enfermedad que se presenta en personas adultas ya grandes, con excepciones en personas jóvenes, que cuando es así pueden mostrar un margen de error, ya que es necesario  hacerles un estudio multisistémico y descartar cualquier otra cosa que esté causando lo que entonces sería un síndrome de Parkinson.

El diagnóstico de la enfermedad de el mal de Párkinson

Dijo el especialista que el mal de Parkinson tiene unas características muy definidas en las cuales el paciente refiere que está muy lento, su caminar muy pesado, mucha alteración en cuanto a la marcha es el síntoma número uno y el número dos es que inicia con un temblor de reposo, al que los especialistas le llaman «el cuentamonedas», ya que se ve como si estuviera contando dinero, explicó.

La siguiente característica es que se verá más lento en cuanto a su levantamiento, es decir, si usted lo incorpora va a estar muy torpe, muy lento; a eso le llaman rigidez. 
El neurólogo explicó que durante la exploración inicial se van a encontrar ciertos signos, como que la cara es inexpresiva, rígida, que tiene mucha grasa en su aspecto, así como una alteración en cuanto al lenguaje, que va a ser más lento, tendrá mucha alteración en la marcha y su temblor característico.

Añadió que también se le encontrará al paciente un signo que se llama la rueda dentada, que al momento de flexionar las piernas es como si tuviera usted una polea, que brinca la mano cuando usted la jala o encoge. Esas son las características clínicas principales en cuanto al párkinson, afirmó.

Tratamiento contra el mal del Párkinson

Para determinar el tratamiento del paciente, se considera el tiempo de evolución, así como determinar esto por grupos de edad, ya que si se trata de pacientes muy jóvenes, definitivamente no se pueden utilizar aún ciertos medicamentos, explicó el doctor García Inda.

En cambio, si ya el paciente tiene más de 60 años es posible determinar de acuerdo con la predicción y la clasificación por estadios de Hoehn y Yahr, una escala para determinar el estadio de progresión de la enfermedad.

Aquí es posible determinar si el paciente tiene un solo lado afectado o ambos lados afectados del cerebro, si tiene mucha alteración en la marcha, si necesita un bastón para caminar, está en silla de ruedas o está ya postrado en cama.

El médico detalló que, en caso de observar al paciente en estadios iniciales, que sea joven, que tenga mucho temblor, que esté muy rígido, entonces cuando el paciente va a consulta con el neurólogo lo que hacen es ajustar el tratamiento para dar una calidad de vida al enfermo mientras él pueda desenvolverse de una manera propia, ya que dijo que en estadios más avanzados necesitará de mucha ayuda de parte de la familia para poder llevar una vida normal; y cuando el paciente ya se queda postrado en cama es cuando viene el estadio final de la enfermedad, en el que se esperaría la muerte, pero esto sucede después de muchos años, aclaró.

¿Es posible prevenir el Párkinson?

El neurólogo con 28 años de experiencia atendiendo este padecimiento expuso que lamentablemente no es algo que se pueda prevenir, sino que es una enfermedad degenerativa del sistema nervioso central.

Agregó que actualmente existen teorías científicas relativas a que esta enfermedad se origina  a nivel intestinal, precisó que esto se debe a que tenemos toxinas a nivel intestinal que se van a los ganglios de la base, donde tenemos una sustancia llamada «sustancia nigra», responsable de la producción de dopamina, entonces esa alteración a nivel del sistema nervioso central intoxica esas células y hace que pierdan la producción de dopamina, aquí es cuando viene la alteración parkinsónica en el enfermo, aseguró.

Sin embargo, comentó que siguen siendo teorías. La investigación de la enfermedad sigue en proceso, «desgraciadamente todavía no hay un panorama certero ni tenemos tratamiento para esta triste enfermedad, porque en verdad es una situación triste, evolutiva, porque el paciente termina con mucha ayuda y apoyo de la familia cuando está en una etapa muy avanzada».

Esperanzas futuras para combatir el Párkinson

Miguel Humberto García Inda expuso que durante 28 años de experiencia con esta enfermedad, la punta del iceberg sigue siendo la levodopa/carbidopa, que es la combinación de medicamentos que utilizan los neurólogos con los pacientes desde que James Parkinson descubrió esta enfermedad, en 1817.

Dijo que se han hecho una serie de estudios en los cuales la intención es proteger esas células para que sigan produciendo dopamina el mayor tiempo posible, ya que desgraciadamente esas células van a morir y se van a detener cuando el paciente dependa en forma exclusiva del medicamento y vengan las alteraciones.

Actualmente se están haciendo estudios que han utilizado antioxidantes, protectores del sistema nervioso central, pero sin demostrar resultados concretos. Dijo que se tienen algunos criterios para operar a los pacientes, se trata de pacientes jóvenes que no tengan una calidad de vida, que no respondan bien a la levodopa/carbidopa.

Para este tipo de pacientes existen dos tipos de cirugías: una es con un neuromodulador (una terapia endovascular), se trata de un estimulador cerebral donde se meten dos electrodos en los ganglios de la base, lo que hace que el paciente mejore su enfermedad; la otra cirugía es por estereotaxia, en la cual se realiza un pequeño agujero en el cerebro y utilizan ablación, no es curativa, únicamente mejora los síntomas y después de ese tiempo, de igual manera se presentará la muerte.

Expresó García Inda que lo que se está manejando en los congresos de neurología a nivel internacional actualmente es tratamiento de implante de células madres a nivel del sistema nervioso central; adelantó que si esto funciona, el paciente va a mejorar mucho su calidad de vida.

Historia de la enfermedad

El primero en describir la enfermedad que lleva su nombre fue James Parkinson, en 1817.

Parkinson pensaba que la causa de la enfermedad era una alteración en el funcionamiento de la médula espinal, que podría extenderse al bulbo raquídeo, resaltando que no existía «modificación del intelecto ni de los sentidos».

En 1880, Jean-Martin Charcot bautizó la parálisis agitante como «enfermedad de Parkinson», y utilizó la escopolamina para el tratamiento del temblor. Entre 1918 y 1920, la pandemia de influenza española ocasionó que alrededor de cinco millones de personas desarrollaran síntomas parkinsónicos después de haberla padecido.

El perfil

Médico Miguel Humberto García Inda Villa / Foto: Cortesía

Nombre: Miguel Humberto García Inda Villa.
Lugar: Culiacán, Sinaloa.
Profesión: Médico especialista en neurología.
Trayectoria: Neurólogo certificado por el Consejo Mexicano de Neurología A.C. 
Atiende las consultas de Neurología en el  IMSS y en el Issste en Culiacán, Sinaloa, y en su práctica privada.  Cuenta con 28 años de experiencia en el diagnóstico y tratamiento de pacientes con el mal de Parkinson.

También puedes leer:

Estas son las enfermedades que complican el Covid-19

IMSS beneficios de la lactancia materna para el desarrollo del recién nacido

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo