Salud

Esto provoca el arsénico en ti, químico hallado en Peñafiel

El arsénico en su forma inorgánica es muy tóxico, puede ocasionar intoxicación crónica, puede causar cáncer, diabetes, neurotoxicidad, y otras más enfermedades 

Por  Valeria Estrada

Esto provoca el arsénico en ti, químico hallado en Peñafiel/Foto: Pixabay

Esto provoca el arsénico en ti, químico hallado en Peñafiel/Foto: Pixabay

La organización estadounidense Consumer Reports reveló que Peñafiel tiene altos niveles de arsénico, lo cual puede ser perjudicial para el ser humano. 

¿Qué es el arsénico?

El arsénico es un elemento natural de la corteza terrestre; ampliamente distribuido en todo el medio ambiente, está presente en el aire, el agua y la tierra. En su forma inorgánica es muy tóxico.

La exposición prolongada al arsénico inorgánico, principalmente a través del consumo de agua contaminada o comida preparada con esta y cultivos alimentarios regados con agua rica en arsénico puede causar intoxicación crónica.

Los efectos más característicos son la aparición de lesiones cutáneas y cáncer de piel.

Su mayor amenaza para la salud pública reside en la utilización de agua contaminada para beber, preparar alimentos y regar cultivos alimentarios.

Durante un estudio fue encontrado arsénico en las bebidas de Peñafiel/Foto: Temática

También se ha asociado a cardiopatías y diabetes. La exposición intrauterina y en la primera infancia se ha vinculado con efectos negativos en el desarrollo cognitivo y un aumento de la mortalidad entre los jóvenes adultos.

La exposición prolongada al arsénico a través del consumo de agua y alimentos contaminados puede causar cáncer y lesiones cutáneas. También se ha asociado a problemas de desarrollo, enfermedades cardiovasculares, neurotoxicidad y diabetes.

La intervención más importante en las comunidades afectadas consiste en prevenir que se prolongue la exposición al arsénico implantando un sistema seguro de abastecimiento de agua potable.

  • Fuentes de exposición

El arsénico es un elemento natural de la corteza terrestre; ampliamente distribuido en todo el medio ambiente, está presente en el aire, el agua y la tierra. En su forma inorgánica es muy tóxico.

La exposición a altos niveles de arsénico inorgánico puede deberse a diversas causas, como el consumo de agua contaminada o su uso para la preparación de comidas, para el riego de cultivos alimentarios y para procesos industriales, así como al consumo de tabaco y de alimentos contaminados.

La exposición prolongada al arsénico inorgánico, principalmente a través del agua de bebida o los alimentos, puede causar intoxicación crónica. Los efectos más característicos son la aparición de lesiones cutáneas y cáncer de la piel.

  • Consumo de agua y alimentos

El arsénico representa una amenaza importante para la salud pública cuando se encuentra en aguas subterráneas contaminadas. El arsénico inorgánico está naturalmente presente en altos niveles en las aguas subterráneas de diversos países, entre ellos la Argentina, Bangladesh, Chile, China, la India, México y los Estados Unidos de América. Las principales fuentes de exposición son: el agua destinada a consumo humano, los cultivos regados con agua contaminada y los alimentos preparados con agua contaminada.

Los pescados, mariscos, carnes, aves de corral, productos lácteos y cereales también pueden ser fuentes alimentarias de arsénico, aunque la exposición a través de estos alimentos suele ser muy inferior a la exposición a través de aguas subterráneas contaminadas. En el marisco, el arsénico está presente principalmente en su forma orgánica menos tóxica.

  • Procesos industriales

El arsénico se utiliza industrialmente como agente de aleación, y también para el procesamiento de vidrio, pigmentos, textiles, papel, adhesivos metálicos, protectores de la madera y municiones. El arsénico se emplea asimismo en los procesos de curtido de pieles y, en grado más limitado, en la fabricación de plaguicidas, aditivos para piensos y productos farmacéuticos.

  • Efectos en la salud

El arsénico inorgánico es un carcinógeno confirmado y es el contaminante químico más importante del agua de bebida a escala mundial. El arsénico existe también en forma orgánica.

  • Efectos agudos

Los síntomas inmediatos de intoxicación aguda por arsénico incluyen vómitos, dolor abdominal y diarrea. Seguidamente, aparecen otros efectos, como entumecimiento u hormigueo en las manos y los pies o calambres musculares y, en casos extremos, la muerte.

  • Efectos a largo plazo

Los primeros síntomas de la exposición prolongada a altos niveles de arsénico inorgánico (por ejemplo, a través del consumo de agua y alimentos contaminados) se observan generalmente en la piel e incluyen cambios de pigmentación, lesiones cutáneas y durezas y callosidades en las palmas de las manos y las plantas de los pies (hiperqueratosis). Estos efectos se producen tras una exposición mínima de aproximadamente cinco años y pueden ser precursores de cáncer de piel.

Además de cáncer de piel, la exposición prolongada al arsénico también puede causar cáncer de vejiga y de pulmón. El Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) ha clasificado el arsénico y los compuestos de arsénico como cancerígenos para los seres humanos; el arsénico presente en el agua de bebida también ha sido incluido en esa categoría por el CIIC.

Entre los demás efectos perjudiciales para la salud que se pueden asociar a la ingesta prolongada de arsénico destacan los que siguen: problemas relacionados con el desarrollo, diabetes y enfermedades pulmonares y cardiovasculares.

En particular, los infartos de miocardio inducidos por el arsénico pueden suponer una importante causa de aumento de la mortalidad.

En China, la exposición al arsénico se ha vinculado a la «enfermedad del pie negro», una afección grave de los vasos sanguíneos que causa gangrena. Sin embargo, esta enfermedad no se ha observado en otras partes del mundo; es posible que la malnutrición contribuya a su desarrollo.

El arsénico se ha asociado también a desenlaces adversos del embarazo y mortalidad de lactantes y a efectos en la salud de los niños, y la exposición intrauterina y en la primera infancia se ha vinculado con aumentos de la mortalidad entre los jóvenes adultos por causa de cánceres múltiples, enfermedad pulmonar, ataques cardiacos e insuficiencia renal.

Numerosos estudios han probado los efectos negativos de la exposición al arsénico en el desarrollo cognitivo, la inteligencia y la memoria.

Con información de la Organización Mundial de Salud.