Salud

Guía para saber si te falta vitamina A y cómo aumentar sus niveles

La falta de vitaminas  se traduce en deficiencias de salud, si la deficiencia es grave y prolongada puede traer consecuencias graves

Por  Juan Leyva

La falta de vitamina A se refleja en ceguera nocturna y otras deficiencias de la vista(Freepik/wirestock)

La falta de vitamina A se refleja en ceguera nocturna y otras deficiencias de la vista | Freepik/wirestock

La vitamina A es un elemento esencial para mantener una salud adecuada. La deficiencia de vitamina A generalmente se presenta en personas que han tenido carencia de proteínas y calorías grave por desnutrición por un largo periodo de tiempo. 

Para saber si se tiene carencia de vitamina A se debe realizar una evaluación médica mediante un análisis de sangre.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

La vitamina A es necesaria para el funcionamiento de las células nerviosas sensibles a la luz (fotorreceptores) presentes en la retina del ojo y, en consecuencia, contribuye a mantener la visión nocturna. Existen síntomas que pueden alertar sobre esta deficiencia, entre las que se encuentran: 

Un síntoma claro de la deficiencia de vitamina A es la ceguera nocturna que causa un trastorno de la retina. Si la deficiencia de vitamina A es grave, se comienzan a resecar las córneas y la conjuntiva de los ojos causando xeroftalmía, esa alteración es frecuente frecuente en los niños con una carencia aguda de calorías y de proteínas, lo que incluye una ingesta inadecuada de vitamina A (Vitamina del frío: el papel de la vitamina A en temporada invernal). 

La piel escamosa y reseca es otra manera en que se puede manifestar la carencia de vitamina A, que puede afectar de manera grave también al revestimiento de los pulmones, del intestino y de las vías urinarias se hace mas grueso y se endurece. 

El sistema inmunológico no funciona adecuadamente ante una carencia de vitamina A, por lo que son frecuentes las enfermedades e infecciones sobre todo en los lactantes. El crecimiento y el desarrollo del niño pueden ralentizarse. Más de la mitad de los niños con carencia grave de vitamina A pueden morir.

Los trastornos que afectan a la absorción intestinal de las grasas también pueden reducir la absorción de la vitamina A liposoluble y aumentar el riesgo de presentar una carencia de esta vitamina A. Algunos de estos trastornos son la diarrea crónica, la celiaquía, la fibrosis quística, ciertos trastornos pancreáticos y la obstrucción de las vías biliares.

Para prevenir la deficiencia de vitamina A se recomienda consumir verduras de hoja verde, frutas de color amarillo y naranja, además de zanahorias y calabacín y calabaza. La leche y los cereales son otra fuente de vitamina A. La yema de huevo, hígado, aceite de hígado de pescado también contienen vitamina A.

Es necesario que sea un médico quien dictamine y trate la deficiencia de vitamina A, ya que administrarla por dosis altas por largos periodos de tiempo sobre todo en niños puede traer consecuencias a largo plazo. En caso de detectarse una carencia de vitamina A, únicamente el médico puede recomendar dosis altas hasta que la apariencia de la piel y la ceguera nocturna se mejoren pero no deben ser administrados durante largos periodos ya que pueden ser tóxicos. 

Esta es la cantidad de vitamina diaria recomendada de acuerdo a la edad:

  • Desde 6 a 11 meses:350 mg.
  • Desde 1 a 6 años:400 mg.
  • Desde 7 a 10 años:500 mg.
  • Desde 11 a 14 años:600 mg.
  • Hombres de 15 años en adelante:700 mg.
  • Mujeres de 15 años en adelante:600 mg.
  • Mujeres embarazadas:700 mg.
  • Mujeres en periodo de lactancia:700 mg. 
     

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo