Salud

Hombre muere por un raro virus que le atacó el cerebro

Un hombre de Nueva York, Estados Unidos, murió a causa del virus Powssan (POW) transmitido por una especie de garrapata

Por  El Debate

Hombre muere por raro virus que le atacó el cerebro, transmitido por una especie de garrapata.(Imagen ilustrativa/ Pixabay)

Hombre muere por raro virus que le atacó el cerebro, transmitido por una especie de garrapata. | Imagen ilustrativa/ Pixabay

Nueva York, Estados Unidos.- Un hombre de la localidad de Gardiner, en Nueva York, murió esta semana a causa del un raro virus llamado Powssan (POW), que le atacó el cerebro, y que fue transmitido por una especie de garrapata, considerada uno de los insectos más peligrosos del país norteamericano.

Según informó el Departamento de Salud del condado de Ulster, la especie responsable de contagiar al hombre del extraño virus es la garrapata de los ciervos, o garrapata de patas negras (Ixodes scapularis), que a su vez adquiere esta afeacción de roedores infectados. Esta especie habita principalmente en el este de Estados Unidos, aunque también puede encontrarse en el sudeste de Canadá y el noreste de México.

Las muertes por el virus Powssan son sumamente infrecuentes. El fallecimiento de este hombre es el primer caso registrado en Nueva York en lo que va del año, y en 2018 se reportaron un total de 21 casos de Powssan neuroinvasivo en Estados Unidos.

AYÚDANOS Da click a la estrella de Google News y síguenos

El virus Powssan pertenece al género Flavivrus, causante de otras enfermedades transmitidas por insectos como la fiebre amarilla, el dengue o la fiebre de Zika.

La garrapata de los ciervos fue la especie que transmitió el virus al hombre. Imagen ilustrativa/ Pixabay

Las personas infectadas por este virus pueden padecer síntomas como fiebres, dolores de cabeza, náuseas, debilidad, confusión, pérdida de coordinación dificultades de habla y hasta convulsiones, aunque en muchos casos, el paciente puede no presentar ningún síntoma.

Esta afección en ocasiones puede resultar en una severa encefalitis capaz de dejar el cerebro hinchado, y con una tasa de mortalidad en torno al 10 por ciento. Además, cerca de la mitad de los supervivientes a esta forma grave de infección puede quedar con secuelas a largo plazo, como pueden ser jaquecas frecuentes, pérdida de masa muscular y problemas de memoria, según explica el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC).

El número de infecciones causadas por mordedura de garrapata de los ciervos, con la enfermedad de Lyme a la cabeza de las estadísticas, crece de manera sostenida y en parte es por causa del cambio climático.

Ejemplar de Ixodes scapularis. Imagen ilustrativa/ Pixabay

Transmisión

De acuerdo al Departamento de Salud de Nueva York, el virus POW se transmite por la picadura de una garrapata infectada. Las posibilidades de ser mordido por una garrapata son mayores durante las épocas del año en que las garrapatas están más activas. La mayoría de los casos han ocurrido en las regiones del noreste y los Grandes Lagos de los Estados Unidos a fines de la primavera, principios del verano y mediados del otoño, cuando las garrapatas están más activas.

Las personas que trabajan al aire libre o se dedican a actividades al aire libre como acampar, caminar, hacer jardinería, pasar tiempo en campos de atletismo o jugar en ambientes con césped o bosques tienen un mayor riesgo de exposición.

Las garrapatas pueden infectarse con el virus POW si se alimentan de animales pequeños como ratones y otros mamíferos pequeños que están infectados. La enfermedad se puede transmitir a los humanos cuando una garrapata infectada pica a una persona.

A diferencia de otras enfermedades transmitidas por garrapatas, una garrapata puede transmitir el virus POW mientras se adhiere a una persona por tan solo 15 minutos. La enfermedad del virus de prisioneros de guerra no se puede transmitir directamente de una persona a otra.

15 minutos bastan para que una garrapata que se adhiere a una persona le transmita el virus Powssan. Imagen ilustrativa/ Pixabay

La garrapata que propaga principalmente el virus POW a los humanos es la garrapata de patas negras o la garrapata del venado (Ixodes scapularis). Esta es la misma garrapata responsable de infectar a las personas con la enfermedad de Lyme. La garrapata de la ardilla (Ixodes marxi) y la garrapata de la marmota ( Ixodes cookei ) también tienen el potencial de propagar el virus POW a las personas, pero estas garrapatas no suelen alimentarse de humanos.

No existe un medicamento específico para curar o tratar la enfermedad del virus POW. Los proveedores de atención médica generalmente intentarán aliviar los síntomas de la enfermedad. La atención de apoyo para enfermedades graves puede incluir hospitalización, asistencia respiratoria y líquidos intravenosos.

Más noticias