Selecciona tu región
Salud

Influenza: ¿Por qué cada año se actualiza la vacuna y el tratamiento antiviral permanece?

La influenza es una enfermedad respiratoria grave, pero que una vacuna anual puede ayudar a evitar las complicaciones severas

Por Juan Leyva

-

Cada año la vacuna contra la influenza es distinta, ya que se adapta al tipo de virus que se estima circulará como predominante en la temporada. Sin embargo, el tratamiento contra la enfermedad es el mismo siempre. Pero ¿qué los hace diferentes y por qué cada año es necesario actualizar la vacuna?

La influenza es una enfermedad viral que ataca al sistema respiratorio, de no atenderse a tiempo trae consigo consecuencias graves para la salud e incluso la muerte. 

El uso de cualquier vacuna busca estimular el reconocimiento del sistema inmunológico ante el componente del virus en cuestión, de manera que, cuando el cuerpo se infecte, permita al sistema inmune una respuesta más rápida y eficaz para defenderse del virus. 

Según el doctor Arturo Galindo Fraga, especialista en infectología, “actualmente en México sólo se utilizan vacunas de virus inactivos, las cuales permiten el reconocimiento antigénico y la producción de anticuerpos neutralizantes contra el virus”.

El virus de influenza está compuesto por material genético ARN y tiene la característica de presentar una alta frecuencia de cambios en su genoma, conocidos como drifts, los cuales pueden ocasionar que el virus evada la neutralización por anticuerpos obtenidos con la vacuna.

“Estos cambios son los que obligan a revisar anualmente las cepas del virus que se incluyen en la composición de la vacuna, buscando que estas coincidan en lo más posible con las cepas circulantes, para maximizar el efecto de protección de la vacunación”, indicó el especialista. 

Es por ello que cada año, la Secretaría de Salud hace un llamado a la población para acudir a vacunarse contra el virus de influenza y permanecer alertas a los síntomas, los cuales pudieran incluir fiebre muy alta, dolores musculares, tos seca, dolor de garganta, entre otros. Es importante mencionar que, a pesar de estar vacunados, sigue existiendo el riesgo de contagio.

Afortunadamente, hoy existen tratamientos antivirales que ayudan a contrarrestar la enfermedad. Según el Dr. Galindo, al momento existen tres grupos farmacológicos en uso clínico que tuvieron o tienen efectividad contra la influenza:

Adamantanos. Los cuales desde la aparición de la de influenza AH1N1 en 2009 perdieron su efectividad debido a las cepas circulantes.

Inhibidores selectivos de la endonucleasa. El cual tiene efectividad contra la influenza A y B. Cabe aclarar que si bien, en los últimos años no se ha encontrado una resistencia importante ante las nuevas cepas, sí existen reportes anteriores que han alcanzado hasta un 9% de resistencia.

Inhibidores de neurominidasa. En nuestro país, el fármaco disponible de este grupo es el Oseltamivir, el cual actúa sobre la proteína principal del virus y bloquea su capacidad de replicación en el organismo.

Si bien, existen mutaciones que generan resistencia al Oseltamivir, la frecuencia de su presentación en cepas circulantes es menor al 1%.

Este medicamento es efectivo para influenza tipo A y B y debe ser prescripto por un especialista para asegurar su uso correcto. En México, el único laboratorio que cuenta con este medicamento apto para toda la familia es Liomont y puede suministrarse incluso desde las primeras dos semanas de vida.

Leer mas¡Siguen subiendo! México supera las 280 mil muertes por Covid-19

Joven exhibicionista burla vigilancia en malecón de Mazatlán, Sinaloa
Síguenos en