Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Información básica sobre un riñón enfermo

Esta enfermedad suele detectarse muy tarde debido a que no presenta síntomas

Foto: El Universal

La insuficiencia renal crónica es una enfermedad que no tiene síntomas, por lo que suele imperceptible. Puede tardar varios años en pasar de insuficiencia renal crónica a enfermedad renal.

Es por ello que cuando a una persona se le detecta suele ser en etapas muy tardías, es por ello de suma importancia que conozcas los síntomas de un riñón enfermo, ya que esto puede ayudarte a acudir de manera oportuna al médico.

1. Cambios de micción. Los riñones producen orina y cuando estos fallan el color de la orina cambia. Uno de los síntomas más recurrentes son que tu orina puede ser espumosa, con burbujas o pálida. También puedes orinar con menos frecuencia, en cantidades menores de lo normal con orina oscura. Es muy preocupante si la orina contiene sangre o sientes dificultad para orinar.

2. Hinchazón. Tienes que saber que los riñones con insuficiencia no pueden deshacerse del fluido extra, que va acumulándose en el cuerpo ocasionando hinchazón de piernas, tobillos, pies, cara y manos.

3. Fatiga. Los riñones sanos producen una hormona llamada eritropoyetina, responsable de que el cuerpo produzca los glóbulos rojos encargados de transportar el oxígeno a la sangre. Esta disminuye cuando los riñones fallan. Es por ello que los músculos y la mente se cansan rápidamente, ya que debes de recordar que los glóbulos rojos son los encargados de transportar el oxígeno.

4. Sabor metálico en la boca. La acumulación de los desechos en la sangre cambia el sabor de los alimentos y ocasiona mal aliento. Este síntoma aparece en una etapa muy avanzada.

5. Presión arterial elevada. Esto se debe a que hay demasiada sangre en los vasos sanguíneos normales, o una cantidad normal en los estrechos, impidiendo un correcto flujo.

6. Disminución del apetito. A causa de la constante sensación de náuseas y la presencia de vómitos, provocados por los desechos acumulados.

7. Pérdida de peso involuntaria. Consecuencia de que la persona deje de comer por su falta de apetito o miedo a los síntomas anteriores.

8. Falta de aliento. La dificultad en recuperar el aliento puede estar relacionada con los riñones de 2 maneras. La primera, el fluido extra del cuerpo puede acumularse en los pulmones. Y segundo, la anemia puede dejar al cuerpo necesitado de oxígeno y con falta de aliento.

9. Tienes mucho frío. La anemia puede hacer que continuamente sientas frío, incluso en una habitación caliente.

10. Dolor en el costado o en las piernas. En ocasiones se puede sufrir dolor en la espalda o en el costado, relacionados con el riñón afectado.

Es importante que las personas que padecen diabetes, obesidad e hipertensión no esperen a presentar síntomas; por lo que se les recomienda ir al médico por lo menos cada 6 meses y realizarse al menos una vez al año las pruebas de orina y sangre.