Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Salud

Ingredientes "inactivos" en medicamentos podrían causar alergias

Los médicos y los pacientes deben ser conscientes de los ingredientes inactivos de los medicamento

Por: New York Times

Los medicamentos tienen ingredientes inactivos que podrían no ser tan inofensivos. Foto: Pixabay

Los medicamentos tienen ingredientes inactivos que podrían no ser tan inofensivos. Foto: Pixabay

Más de un 90 por ciento de los medicamentos que los estadounidenses toman contienen un ingrediente inactivo que podría provocar una reacción alérgica, sugiere un estudio reciente.

La lactosa, el aceite de cacahuate, el gluten y los colorantes químicos se añaden a los fármacos para mejorar el sabor, prolongar su duración, mejorar la absorción o hacer que el medicamento sea resistente a la manipulación, explicaron los investigadores. Pero también pueden ser problemáticos para los pacientes que son alérgicos a esos ingredientes.

"Alrededor de un 75 por ciento de la mayoría de las pastillas está conformado por los ingredientes inactivos, y apenas un 25 por ciento está conformado por el medicamento", señaló el autor principal, el Dr. C. Giovanni Traverso, gastroenterólogo en el Hospital Brigham and Women’s, en Boston.

En promedio, cada pastilla o cápsula contiene más de ocho ingredientes inactivos distintos, y a veces hasta 38, añadió. Los informes de pacientes que han sufrido reacciones alérgicas graves a un ingrediente inactivo no son raros.

Traverso dijo que cuando los médicos recetan un fármaco, solo recetan el ingrediente activo. No se prevé que los ingredientes inactivos tengan un efecto.

Los médicos y los pacientes deben ser conscientes de los ingredientes inactivos de los medicamentos, enfatizó Traverso. Con frecuencia, la lista completa de ingredientes se encuentra en el folleto que se incluye con el medicamento, y también se pueden encontrar en las bases de datos de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., dijo.

Los médicos siempre deben preguntar a los pacientes sobre las alergias no solo a los medicamentos, sino a los ingredientes inactivos que contienen, añadió Traverso.

Además, los médicos deben ser conscientes de los ingredientes inactivos en los fármacos que receten. "Una pastilla no solo contiene el medicamento", dijo Traverso.

En el estudio, Traverso y sus colaboradores observaron los ingredientes inactivos de más de 42,000 fármacos. Esas pastillas y cápsulas contenían casi 360,000 ingredientes inactivos.

Los analistas encontraron 38 ingredientes inactivos que pueden provocar reacciones alérgicas tras su ingesta. Además, casi un 93 por ciento de los medicamentos que los investigadores estudiaron contenían al menos uno de esos ingredientes.

El equipo de Traverso encontró que alrededor de un 45 por ciento de los medicamentos contenían lactosa, un 33 por ciento contenían un colorante alimenticio, y poco menos de un 1 por ciento contenían aceite de cacahuate.

Con frecuencia, hay disponibles formulaciones de esos medicamentos que no contienen esos ingredientes. Pero algunos medicamentos, incluyendo la progesterona, que contiene aceite de cacahuate, tienen pocas alternativas.

Los ingredientes inactivos pueden provocar reacciones alérgicas como urticaria, dificultades para respirar o síntomas gastrointestinales, advirtió Traverso.

No está claro qué cantidad de un ingrediente desencadena una reacción. La cantidad de un ingrediente, por ejemplo de lactosa, podría ser demasiado baja como para provocar una reacción en los pacientes, excepto en los que tengan una intolerancia grave a la lactosa o las personas que tomen varios medicamentos que contengan lactosa, apuntaron los investigadores.

Los hallazgos se publicaron en línea el 13 de marzo en la revista Science Translational Medicine.

"Más nos vale tener más cuidado, sobre todo en una época en que las alergias están en aumento", planteó el Dr. Marc Siegel, profesor de medicina en el Centro Médico Langone de la NYU, en la ciudad de Nueva York.

Siegel, que no participó en el estudio, anotó que a medida que la intolerancia a la lactosa se hace más común, y dado que tantos medicamentos contienen lactosa, esto podría convertirse en un problema incluso más grande.

Además, las personas que dicen que son alérgicas a un medicamento podrían en realidad ser alérgicas a uno de los ingredientes, añadió.

"Lo que usted creía que era una alergia a su pastilla antihipertensiva podría en realidad ser una alergia a la lactosa", dijo Siegel. "Podríamos estar diciendo que la gente es alérgica a cosas [a las que] en realidad no es alérgica".

En esta nota: