Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Inmunoterapia, la herramienta para ganarle a los tumores cancerígenos

TUMORES - CÁNCER

La inmunoterapia, que manipula con fármacos el sistema inmunitario para que reaccione frente a las células del cáncer, parece un tratamiento prometedor contra esta enfermedad. En el último congreso anual de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica (ASCO), celebrado en Chicago estos días, se han comunicado los últimos resultados en las investigaciones en este campo.

La nueva tierra prometida en el tratamiento de los tumores es la inmunoterapia que manipula con fármacos el sistema inmunitario para que reaccione frente a las células del cáncer. De momento, son terapias biológicas que tienen que administrarse en los hospitales.

Pero antes de preparar al sistema inmunitario para que acabe con el tumor, es preciso determinar los posibles efectos secundarios de estas innovadoras terapias y conocer qué pacientes se beneficiarán de ellas.

Muchos estudios pretenden avanzar en esta dirección desde que en la pasada reunión anual de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica (ASCO) se presentaron dos trabajos que mostraron la seguridad de un medicamento (ipilimumab) frente al melanoma avanzado. Inmediatamente fueron publicados en el New England Journal of Medicine.

Los estudios tuvieron tanto impacto que la inmunoterapia contra el cáncer se ha considerado como el avance científico de 2013.

En el 50º congreso anual de ASCO, celebrado en Chicago (EE UU) entre el 30 de mayo y el 3 de junio de 2014, se han comunicado los resultados sobre nuevos tratamientos y en otros tipos de tumores. Entre ellos hay dos investigaciones más avanzadas en inmunooncología del melanoma promovidos por la farmacéutica Bristol-Myers Squibb Company.

Mejora significativa de la supervivencia

En la primera, un ensayo fase 3 –que evalúa la eficacia y seguridad del tratamiento en varios centenares de personas–, una dosis de ipilimumab de 10 mg/kg en 475 pacientes mejoró significativamente la supervivencia sin reaparición del tumor en personas con melanoma en estadio III –diseminado hasta uno o más ganglios linfáticos– que presentan riesgo alto de recaída.

El tiempo de supervivencia sin cáncer de quienes habían recibido el fármaco fue de 26,1 meses, mientras que la media para los pacientes que recibieron placebo fue de 17,1 meses.

"Hay pacientes con estadios III de melanoma extirpado quirúrgicamente que poseen un riesgo de recaída a los cinco años desde el 40% al 80%", ha explicado desde Chicago Alfonso Berrocal, del servicio de Oncología Médica del Hospital General Universitario de Valencia y experto en inmunooncología independiente a este estudio. "Hasta ahora se utilizaba interferón (producido naturalmente por el sistema inmune como respuesta a agentes patógenos), que reducía el riesgo un 10%, pero no era suficiente".

El experto explica que se observó una reducción del 25% del riesgo de recidiva –reaparición del tumor maligno– o de fallecimiento. A los tres años, el 46,5% de los pacientes tratados con este fármaco estaban libres de recidiva de la enfermedad en comparación con el 34,8% de los tratados con placebo.