Salud

Inyección experimental podría proteger de la alergia al cacahuate

Este tratamiento requiere que las personas coman cantidades minúsculas del alimento al que son alérgicas en el consultorio de su médico

Por  Juan Leyva

Foto ilustrativa.(Imagen de <a href=Alexas_Fotos en Pixabay)" data-full="/__export/1573943750196/sites/debate/img/2019/11/16/inyeccion_experimental_podria_proteger_de_la_alergia_al_cacahuate_crop1573943641721.jpg_409163728.jpg" data-size="w:1510,h:852" />

Foto ilustrativa. | Imagen de Alexas_Fotos en Pixabay

Estados Unidos.- Las personas con una alergia al cacahuate deben mantenerse siempre vigilantes para prevenir una reacción alérgica potencialmente letal. Pero los investigadores reportan que la inyección de un nuevo fármaco podría ofrecer una protección, al menos temporal, contra las reacciones más graves.

Tan solo una inyección de un tratamiento experimental con anticuerpos permitió a las personas con una alergia grave al cacahuate comer el equivalente a más o menos un cacahuate de proteína de cacahuate dos semanas más tarde, encontró el estudio.

El fármaco es como "una manta protectora" que protege a las personas de la exposición accidental al cacahuate, comentó la autora sénior del estudio, la Dra. Kari Nadeau, directora de Centro de Investigación en Alergias y Asma Sean N. Parker de la Universidad de Stanford, en California.

Se estima que la alergia al cacahuate afecta a un 2.5 por ciento de los niños estadounidenses, y ese número ha aumentado de forma marcada en la última década, según el Colegio Americano de Alergias, Asma e Inmunología (American College of Allergy, Asthma and Immunology, ACAAI).

Los niños y los adultos con una alergia al cacahuate tienen un riesgo de sufrir una reacción alérgica súbita y grave (anafilaxia) que puede resultar letal si consumen incluso cantidades pequeñas de cacahuates.

El problema es que los cacahuates se encuentran en muchos alimentos, como los dulces, los cereales, los productos horneados, las salsas, los adobos e incluso el helado, según la ACAAI. 

Eso significa que las personas con alergias al cacahuate deben ser muy cuidadosas sobre lo que comen en casa, y con frecuencia los lugares donde pueden comer fuera de casa son limitados. Por ejemplo, muchas comidas asiáticas están hechas con cacahuates o salsas de cacahuate, y quizá se hayan frito en aceite de cacahuate.

Además de evitar los alimentos con cacahuate, el único tratamiento actual para la alergia al cacahuate es la inmunoterapia oral. Este tratamiento requiere que las personas coman cantidades minúsculas del alimento al que son alérgicas en el consultorio de su médico. La cantidad del alimento alérgeno se aumenta con el tiempo. El tratamiento puede tardar de seis meses a un año, y durante el proceso están en riesgo de una reacción alérgica, explicaron los autores del estudio.

El fármaco evaluado en el ensayo funciona de otra forma. El medicamento, llamado etokimab, interfiere con la acción de una sustancia llamada interleucina 33 (IL-33). La IL-33 desencadena una respuesta en cascada que provoca una reacción alérgica al exponerse a un alérgeno, como el cacahuate.

Los investigadores evaluaron el nuevo medicamento en 15 adultos con una alergia grave al cacahuate. Recibieron una única inyección de etokimab. Otras cinco personas con alergias graves al cacahuate recibieron un placebo.

Quince días más tarde, todos consumieron una pequeña cantidad de proteína de cacahuate bajo supervisión médica. Se les administró un desafío alimentario 45 días después de la inyección del medicamento.

A los 15 días, un 73 por ciento de los que fueron tratados pudieron comer el equivalente a la proteína de un cacahuate. A los 45 días, solo un 57 por ciento de los que recibieron el fármaco pudieron pasar el desafío alimentario. Las personas que recibieron el placebo no pudieron tolerar la proteína de cacahuate en ninguno de los dos momentos.

Alergia al cacahuate.
Foto ilustrativa.

"Nos sorprendió ver un efecto tan dramático", señaló Nadeau.

Como se trató de un ensayo clínico pequeño en fase 2, Nadeau apuntó que todavía se necesitan estudios más grandes que incluyan a pacientes más jóvenes y de más de un centro médico.

También quedan muchas preguntas. Por ejemplo, ¿hay un efecto aditivo después de más de una inyección? ¿El fármaco dura una cantidad distinta de tiempo en distintas personas? ¿Funciona con otros tipos de alergias alimentarias? Nadeau dijo que, en teoría, debería funcionar también con las alergias a otros alimentos.

El nuevo fármaco pareció tolerarse bien, y no se reportaron efectos secundarios graves.

El medicamento también se ha mostrado promisorio para el tratamiento del asma, dijo Nadeau.

El Dr. Noah Stern es jefe de otorrinolaringología en el Hospital Universitario DMC Harper, en Detroit. Comentó que aunque el estudio es "emocionante e importante, en realidad solo es el comienzo". Stern no participó en la investigación.

"Las alergias a los alimentos se hacen cada vez más comunes, y necesitamos muchas herramientas para tratar a las alergias a los alimentos, y este estudio parece mostrar que este fármaco podría ser una buena herramienta para el tratamiento de la alergia al cacahuate", señaló Stern. Pero añadió que el estudio fue pequeño, y que el medicamento no está disponible fuera de los ensayos clínicos.

Otro problema es el costo, apuntó. Los medicamentos biológicos, como este, pueden costar miles de dólares al mes.

Los resultados del estudio se publicaron en la edición del 14 de noviembre de la revista JCI Insight.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo