Salud

La Profeco da a conocer los jamones que no son jamones

Los jamones estudiados fueron estudiados por la Profeco y el resultado es que muchos jamones no son jamones

Por  Juan Leyva

Estudio de la Profeco indica qué jamones no son jamones(Pixabay)

Estudio de la Profeco indica qué jamones no son jamones | Pixabay

La Revista del Consumidor ha realizado un estudio de calidad de algunas marcas mexicanas de jamón y ha dado a conocer cuáles incumplen con el porcentaje de carne que anuncian. El estudio fue realizado en el laboratorio del la Procuraduría General Federal del Consumidor (Profeco). 

Se analizaron 44 productos y se realizaron 570 pruebas a las distintas marcas y distintas clasificaciones como "extrafino, fino, preferente comercial y económico". 

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Se encontró que las marcas que se estudiaron no tienen información completa que está fuera de las normas y otras tienen menos producto del que anuncian. 

El estudio revela lo siguiente: 

La marca que se promociona como "Jamón Sparta", la Profeco concluyó que no es jamón. El estudio dijo que la formulación no debería usar la denominación "jamón" ya que contiene pollo que no es declarado en los ingredientes. 

Las marcas Bafar, jamón de pavo 400 gramos y Duby, Jamón cocido de pavo 500 gramos, tienen 4.7 y 4.6 menos productos respectivamente, por lo que ambas marcas no cumplen con el contenido que anuncian.  

La marca Galy, jamón cocido de cerdo y pavo a granel, a su vez, incumple el porcentaje mínimo de cerdo ya que contiene 52.5 por ciento y debe tener el 55 por ciento. La marca Parma, jamón de pierna york 200g, no indica en etiqueta la clasificación comercial.  

Por su parte, el jamón Sparta Cocido de un kilo, denominado jamón de pavo y cerdo no debería usar esta denominación ya que contiene pollo entre sus ingredientes que no declara en su etiqueta. 

También se analizó la marca de jamón Duby, jamón cocido de pavo, pero la cantidad total de carne utilizada no corresponde al muslo de pavo que exige la norma Norma Oficial Mexicana 158-SCFI-2003. 

Por su parte, Lala Plenia, jamón de pavo virginia no indica en la etiqueta el porcentaje de proteína de soya agregada. 

Los jamones que están fuera de la norma son: 

Parma Campestre, de 250 gramos ostenta ser fino, pero contiene fécula que no deberían tener los jamones denominados finos.  Cuadritos, jamón virginia de pavo/ A granel no cumple el porcentaje de proteína libre de grasa, de acuerdo a la clasificación "preferente" que ostenta.
Parma Sabori, el jamón virgina de Pavo de 250 gramos no cumple con la reducción del 25 por ciento de sodio para denominarse "bajo en sodio". 
Por último el Jamón San Rafael jamón real pierna 300g contiene almidón que no declara en sus ingredientes. 

La Procuraduría Federal del Consumidor indica que antes de consumir un tipo de jamón se verifiquen sus ingredientes

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo