Salud

La forma correcta de nutrirse antes del ejercicio

 Los expertos sugieren que la nutrición previa al ejercicio debe personalizarse según sus necesidades

Por  New York Times

Foto ilustrativa. La alimentación tras el ejercicio es indispensable para buenos resultados.

Foto ilustrativa. La alimentación tras el ejercicio es indispensable para buenos resultados.

Mamá tenía razón cuando decía que no se podía nadar durante una hora tras el almuerzo. Aunque para hacer ejercicio hace falta energía, es importante que el ejercicio no interfiera con la digestión.

 Como Ricitos de Oro, se necesita justo la cantidad adecuada de comida. Si come demasiado podría sentirse torpe en lugar de energizado Si come muy poco, quizá no tenga el aguante para hacer un ejercicio efectivo.

 Los expertos sugieren que la nutrición previa al ejercicio debe personalizarse según sus necesidades, por ejemplo cuánto tiempo durará el ejercicio y si está restringiendo las calorías para perder peso.

 El momento también es muy importante. Si ha comido una comida completa, debe esperar de 3 a 4 horas antes de hacer ejercicio. Recuerde que una comida saludable incluye carbohidratos como los granos integrales o las legumbres, verduras no almidonadas, fruta, proteína magra como el pollo, el tofu o el pescado, y algo de grasa saludable. Si intenta perder peso, llene la mitad del plato con verduras y fruta, un cuarto con una proteína magra y un cuarto con granos integrales o legumbres en lugar de papas blancas o pasta.

 Horarios para la nutrición:

 Si va a comer una comida grande: coma al menos de 3 a 4 horas antes del ejercicio. Si va a comer una comida pequeña: coma de 2 a 3 horas antes del ejercicio. Si va a comer un refrigerio: coma 1 hora antes del ejercicio. Por supuesto, no siempre es posible elegir el momento perfecto de las comidas antes del ejercicio, sobre todo si entrena a primera hora de la mañana. Si necesita comer a una hora más cercana a su sesión de ejercicio, reduzca las calorías. Por ejemplo, reduzca las porciones de una comida completa a la mitad si va a comer dos o tres horas antes de hacer ejercicio.

 Por otra parte, si hace más de 4 horas que no come, un refrigerio pequeño pero saludable antes del ejercicio podría ayudarlo a prevenir las punzadas de hambre.

Foto: Pixabay

 Unos refrigerios inteligentes:

 Un plátano u otra fruta fresca. Yogurt. Un pequeño batido de fruta. Medio panecillo o unas galletas de grano integral. ¿Y qué pasa con la nutrición durante el ejercicio? Si su sesión dura menos de 60 minutos, es probable que beber agua sea suficiente.

 Pero lo mejor es guiarse por cómo se siente, así que experimente tanto con la comida como con el momento para encontrar el equilibrio adecuado entre maximizar la energía y evitar problemas digestivos.